UNSAM: Se extiende la indignación frente a una nueva muerte por aborto clandestino.

Los estudiantes expresaron su bronca por el fallecimiento de Liz, una joven madre de 34 años empujada por el estado a la clandestinidad en medio de la votación en el senado.

Miércoles 15 de agosto de 2018 | Edición del día

En el día de ayer, paralelamente al pañuelazo realizado en la puerta del Hospital de Pacheco y a la concentración en la casa de la provincia de Buenos Aires, se extendieron en la universidad las expresiones de indignación y bronca frente al fallecimiento de Liz. Decenas de estudiantes se sumaron a una campaña fotográfica frente al hecho.

Festejan los que no salvan ninguna vida

Esta muerte ocurre a pocos días de la votación negativa sobre el proyecto de ley de interrupción voluntaria del embarazo, donde 38 senadores de todos los bloques (desde el FPV hasta Cambiemos) negaron el derecho a las mujeres a decidir con insólitos argumentos. No faltaron los que festejaron como la Vice Presidenta Gabriela Michetti o las que se sintieron aliviadas como la Gobernadora Maria Eugénia Vidal, nunca más claro que nos divide la clase a pesar de compartir el género, sino como se explican los festejos de clandestinidad que año a año se lleva la vida de cientos de mujeres.

Yo si me enojo

La Iglesia ha sido responsable de operar hasta el último minuto para que la ley no salga, por esto es necesario remarcar que si queremos conquistar el aborto legal, debemos señalar claramente a los responsables de atrasar más de 100 años nuestros derechos. Por esto, tenemos que impulsar el más amplio repudio y organizar nuestra bronca para seguir avanzando quitándonos de encima a la iglesia, para separarla del estado y que deje de recibir los cientos de millones de subsidio (más de $170 millones al año) para negarnos la decisión sobre nuestro propio cuerpo. Para esto es necesario que también exijamos que los centros de estudiantes salgan de la inmovilidad bajo la que han estado durante todo este año y se pongan a la cabeza de esta pelea en la universidad. Organizando toda nuestra fuerza no hay dudas, por Liz y por todas, será ley.







Comentarios

DEJAR COMENTARIO