Juventud

JUVENTUD

Elecciones UNLa: una lista para defender la educación pública

Entre los días 3,4 y 5 de mayo se realizarán las elecciones a Consejo Superior y a los Consejos Departamentales en la Universidad Nacional de Lanús, la Juventud del PTS encabeza en los departamentos de Salud Comunitaria y Humanidades y Artes formando parte de la Lista Multicolor junto a otras agrupaciones de la izquierda.

Belén Soria

Candidata a Consejera Superior del Departamento de Salud Comunitaria por la Multicolor / UNLa

Carolina González Massad

Candidata a Consejera Superior del Departamento de Humanidades y Arte por la Multicolor / UNLa

Lunes 17 de abril | 17:58

Una vez más vamos a una elección de gobierno universitario donde se presentarán dos listas: por un lado la Lista Granate, compuesta por las agrupaciones peronistas que conducen la Federacion de la Universidad de Lanus que responden al rectorado y por el otro lado la Lista Multicolor, alianza conformada por la Juventud del PTS junto a Encuentro Popular Estudiantil (EPE), Estudiantes Críticos, el Partido Obrero y Estudiantes Autoconvocados. A la fecha, la Junta Electoral no ha confirmado la participación de una tercera lista, de Libres del Sur.

Estas elecciones se dan en un escenario muy distinto al del 2014. El gobierno de Macri se encuentra en una verdadera cruzada contra la gran lucha docente, que acaba de reprimir a los maestros en pleno Congreso como lo hizo durante el 6A con la Gendarmería en la Panamericana, criminalizando la protesta social en el marco de un contundente paro general. El PRO intenta mostrarse ante los empresarios como que es capaz de disciplinar a los trabajadores, para poder profundizar el ajuste que venimos sufriendo mediante despidos y tarifazos. Para esta tarea, muchas veces, ha contado con la inestimable ayuda del peronismo. Ellos, que prometieron durante el año pasado la llamada “resistencia con aguante”, fueron los principales garantes de la gobernabilidad, votando leyes esenciales como el pago a los fondos buitres o la ley de presupuesto entre otras 83 leyes que votaron. En las provincias donde gobiernan, como en Santa Cruz donde está Alicia Kirchner, llevan adelante la misma campaña reaccionaria contra los docentes que está desarrollando en estos momentos Vidal en Buenos Aires.

Hoy son momentos de transición también para el oficialismo Granate, que especula con que las próximas elecciones definirán quién se sienta en el sillón de la rectora Ana Jaramillo. Ellos especulan sus cargos sin cuestionar un ápice del régimen universitario donde la representación de los docentes, no docentes y estudiantes minoritaria. La Granate, con sus cargos, busca hacer carrera, no les importan ni los intereses de los estudiantes ni los de la comunidad, esto lo vemos expresado en la votación en contra de todos los proyectos presentados por la oposición y lo vimos también hace poco cuando la UNLA firmó un acuerdo con el corrupto y represor Nestor Grindetti, que por unos pesos para acondicionar una sala de la Universidad consigue una foto para lavarse la cara y hacer campaña. No podemos permitir que sigan pasando cosas así.

Durante estos tres años la izquierda formó parte del gobierno universitario por primer vez. Sofía Salce, militante de la Juventud del PTS y de Pan y Rosas hizo carne esas peleas desde el espacio conquistado por la oposición, donde desarrollamos una alternativa independiente del rectorado. En este periodo hemos confirmado de la potencialidad que tienen estas instancias de cogobierno para favorecer a los intereses de los estudiantes cuando en ellas se expresa la voz de los que defendemos la educación pública, que estén día a día desde los cursos llevando a instancias institucionales las necesidades y discusiones que allí se desarrollan. La presencia de una voz “díscola”, que no acata las órdenes de quienes piensan que la Universidad debe ser funcional a los intereses del PJ bonaerense, de los gobiernos municipales y de las empresas ha fortalecido a todos los estudiantes y motorizado reclamos que fueron durante años cajoneados. Es el caso de los proyectos presentados contra el Ingreso Restrictivo donde cada año quedan cientos de estudiantes sin poder ingresar a la universidad ya que la gestión de la UNLa sigue pasando por alto la Ley de eliminación de los ingresos restrictivos.

La gestión granate que hoy se muestra como opositora al macrismo, durante el año pasado fue quien voto a favor del presupuesto universitario a la baja, dejando que el ajuste en la educación publica pase sin molestia alguna, solo la de los estudiantes que no pueden seguir estudiando ya que en conjunto con los tarifazos y la inflación en la Universidad de Lanús los bufets y las fotocopiadoras están en manos de empresas privadas que solo se llenan sus bolsillos a costa de nuestra educación. Vemos como el discurso Granate de una universidad comprometida con la comunidad es puro doble discurso, ellos administran una educación para unos pocos y son incapaces de cumplir con las expectativas que ellos mismos generan en el ingreso, dejando a casi un 40% de los ingresantes de este año fuera de la Universidad.

Con apenas una consejera superior, pusimos en apuros a los Granates y a Jaramillo, que durante años administraron la Universidad a su antojo sin ninguna oposición seria. La emergencia de la lista Multicolor inauguró una nueva etapa en nuestra Universidad, ya que fue el momento donde también recuperamos el Centro de Estudiantes de Salud Comunitaria para los estudiantes, dando la pelea por que se retomen las mejores tradiciones democráticas del movimiento estudiantil como son los delegados por curso, el funcionamiento de las secretarias junto a estudiantes no agrupados, como ocurre con la Secretaría de Genero del CESACO que es uno de los espacios más importantes para las mujeres de la UNLa que se cada vez gritan más fuerte, que si tocan a una son parte de la organización de miles.

Por eso en esta nueva elección de gobierno universitario la oposición a la lista granate dará todo de si para defender los espacios conquistados y para poder conquistar nuevos, la Juventud del PTS y Pan y Rosas seguirá enfrentando consecuentemente al peronismo y al kirchnerismo de la UNLa, seguirá enfrentando el ajuste del gobierno nacional de Cambiemos desde cada espacio conquistado en los gobiernos universitarios. Los estudiantes de la UNLa deben formar parte de esta lucha por consejeros independientes y de izquierda, para agitar cada vez más fuerte la defensa por la educación publica, porque nuestra educación vale más que sus ganancias.






Temas relacionados

Educación pública   /    UNLa   /    Elecciones   /    Juventud

Comentarios

DEJAR COMENTARIO