Juventud

LA PLATA

UNLP: Medicina cambia de autoridades tras 27 años de Hoja de Roble

Expectativas ante la nueva composición del Consejo Directivo, tras décadas de hegemonía, la Hoja de Roble queda en minoría.

Pierina Marzocca

Estudiante de Medicina - UNLP

Sábado 7 de abril | 20:34

El martes se realizó la primer Asamblea Estudiantil del año para debatir alrededor de la elección de autoridades a desarrollarse el próximo lunes 9 de abril en la Facultad de Ciencias Médicas. Por primera vez en 27 años la histórica agrupación Hoja de Roble pierde la mayoría de los Consejeros Directivos ante una Lista Opositora.

Hoja de Roble: “El hijo de un zapatero no puede ser Médico”.

Son miles los estudiantes, trabajadores docentes y no docentes que vivieron en primera persona la política que encarnó, por más de 25 años la agrupación Hoja de Roble. Durante medio siglo manejó la facultad a su antojo: Ingresos eliminatorios e irrisorios que impidieron acceder a decenas de miles estudiantes; bochazos masivos; modificaciones de los planes de estudio ilegales que implicaban extensiones en la carrera; reducción de contenidos imprescindibles para la formación; regímenes de cursada sin bandas horarias y con correlatividades en bloque; persecuciones políticas a militantes estudiantiles, la mayor precarización laboral dentro de la unlp y el encubrimiento durante 7 años del vicedecano Enrique Perez Albizu, cómplice de la última dictadura, constituyen los ejemplos más contundentes. Esta cartera de políticas provocó que cientos de estudiantes se vean en la obligación de abandonar la carrera, o de ni siquiera empezarla.

Si una frase caracteriza a la Hoja de Roble, es que “el hijo del zapatero no puede ser médico”. Dejando a las claras que el conjunto de restricciones buscan una facultad para pocos, una facultad de elite. Que a su vez está basada en una concepción de medicina hegemónica: una salud para pocos. Esta orientación política responde directamente a los intereses de la medicina privada y las corporaciones médicas, que se enriquecen millonariamente con la salud de las personas. Estos intereses son los que rigen las currículas, que buscan formar profesionales en función de lo que necesitan las grandes clínicas privadas y laboratorios farmacéuticos.

¿Quién pateó el tablero a la Hoja de Roble?

Fuimos los miles estudiantes que nos organizamos históricamente por la defensa de la educación y la salud pública, quienes frenamos el avance de estas políticas restrictivas de la Hoja de Roble. En nuestra facultad quedaron grabadas cientas de asambleas multitudinarias y en las calles se encuentran nuestras huellas. Así vencimos el ingreso eliminatorio. Expulsamos al ex Vicedecano Enrique Pérez Albizú, docente de Anatomía e integrante de la Hoja de Roble, quién fue cómplice del último genocidio de nuestro país, entregando a estudiantes y firmando certificados falsos de defunción en la última dictadura genocida.

Fuimos nosotros, quienes mostramos nuestra fuerza y logramos que se entreguen los títulos de más de 200 médicos, cuando la propia facultad se los negaba. Fue la fuerza del movimiento estudiantil la que pudo reabrir las carreras de Enfermería y Nutrición. La que puso en pie la primera Cátedra Libre de Aborto Legal, Seguro y Gratuito en la facultad. Fue la organización estudiantil la que logró la suspensión de las cursadas frente al femicidio de Emma, mientras las autoridades pretendían seguir dando clase como si nada hubiera pasado.

Ante el recambio de autoridades, la nueva mayoría: ¿es verdadero cambio?

La oposición que busca sacar a la Hoja de Roble en el Consejo Directivo está conformada por distintos sectores políticos. La parte estudiantil se integra por los peronistas de Remediar-JUP, hasta el brazo estudiantil de Cambiemos la Franja Morada-UCR, pasando por el Unite-PCR y Viento de Abajo de la corriente estudiantil kirchnerista Patria Grande. Todas las agrupaciones estudiantiles apoyan la nueva lista opositora haciendo creer que ésta es la salida a las demandas del movimiento estudiantil. Pero, ¿quién es verdaderamente la oposición y a qué intereses responde?

Esta “amplia unidad de todos los sectores para sacar a la Hoja”, como bien gustan decir los mismos impulsores, fue promovida desde el Rectorado. No está de más aclarar, que Tauber es quien estuvo trabajando para ser nuevamente rector de la UNLP a partir de fines de abril. Pero fue él quien, durante su anterior gestión (2010-2014), mantuvo la precarización de cientos de no docentes. Fue su gestión la que convivió con el ingreso eliminatorio en Medicina y con Pérez Albizú, y fue Tauber quien formo parte del recorte para los docentes y no docentes del Boleto Educativo Gratuito provincial en 2015. El futuro Rector representa a la UCR y al gobierno nacional, es quien se encargará de bajar el Plan de Ajuste de Cambiemos en la UNLP. Así sucederá con el recorte presupuestario recientemente aprobado, que quita 3 mil millones de pesos a la universidad.

La lista opositora está formada además, por la Agremiación Médica Platense y respaldada por el Colegio de Médicos; ambas, entidades involucradas con la medicina privada, que sólo responden con silencio frente al actual ataque del macrismo, y su intento de aplicación de la Cobertura Universal en Salud (CUS).

Detrás de la lista de oposición en la que el centro de estudiantes confía, hay intereses contrarios a los intereses de los miles de estudiantes, cientos de trabajadores docentes y no docentes que transitamos la facultad.

¿Cómo podemos confiar en la lista opositora si sabemos que está vinculada al Colegio de Médicos y a la Agremiación Médica Platense? ¿Cómo podemos confiar en que podrán ser quiénes den respuesta a las demandas históricas del movimiento estudiantil cuando son quienes están a cargo de los grandes negociados de la salud? ¿Podemos confiar en que tendremos una formación de género cuando son quienes llaman a Monseñor Agüer a debatir sobre el aborto?

Te puede interesar: La Plata: La Iglesia y el Colegio de Médicos aliados contra el aborto

En definitiva, detrás del interés de sacar a la Hoja de Roble del que habla la lista opositora se esconde una caja millonaria que está en juego. Laboratorios y clínicas privadas la miran de cerca. Como también los posgrados privados (los nuevos enemigos de las residencias públicas) son una muestra de la abultada caja que manejan estas instituciones académicas.

El movimiento estudiantil no puede regalar su fuerza a estas conducciones. La salida está en la unidad de quienes defendemos todos los días la salud y la educación pública de manera independiente de los gobiernos de turno y de los gerentes de la medicina privada. La lucha de las enfermeras y trabajadores de la salud del Hospital Posadas para enfrentar los despidos y el plan de ajuste, en coordinación con todos los sectores en lucha dan muestra del camino para vencer el ataque al pueblo trabajador y a la Salud Pública. Este camino es nuestra única garantía para conquistar una formación de calidad, orientada a los intereses de las grandes mayorías.

Con la fuerza de los abajo se puede construir otra facultad

En la asamblea estudiantil del pasado martes, la agrupación de la Juventud del PTS – Frente de Izquierda, planteó que no se puede confiar en la Hoja de Roble, pero tampoco en la oposición. Los estudiantes, la inmensa mayoría de la facultad, ya conocimos las grandes corporaciones médicas de la mano de la Hoja de Roble, por eso sabemos que no están del lado de nuestros intereses y es por eso que no debemos confiar tampoco, en las agrupaciones estudiantiles que las muestran como alternativa.

Queremos construir una facultad verdaderamente inclusiva, en la que nadie se quede afuera de sus aulas y peleamos por una educación de calidad, cuya formación este destinada a pensar e intervenir sobre los problemas de la salud de las amplias mayorías populares. Para lograrlo, tenemos que poner toda nuestra fuerza cotidiana para romper con la manera en la que se organiza en la actualidad el co-gobierno de la facultad y de la UNLP.

Las elecciones se dan en un marco totalmente antidemocrático en el que el Claustro Estudiantil siendo la amplia mayoría, posee la minoría en la representación para la votación. Si queremos que se escuchen nuestras demandas y poder decidir sobre nuestra facultad, debemos discutir que no sea una camarilla la decida por nosotros el futuro de nuestra universidad. Las reivindicaciones que tenemos los estudiantes, trabajadores docentes y no docentes, podremos obtenerlas únicamente si confiamos en nuestra propia fuerza organizada de manera independiente de quienes están del lado de la medicina privada, las clínicas y los laboratorios; como del Gobierno Nacional y sus colaboradores para aplicar el plan de ajuste.







Temas relacionados

Facultad de Medicina   /    Carrera de Medicina   /    La Plata   /    Universidad Nacional de La Plata (UNLP)   /    La Plata, Berisso y Ensenada   /    Universidad   /    Juventud

Comentarios

DEJAR COMENTARIO