Juventud

UNIVERSIDAD

UNJu Humanidades: las clases comienzan el 3 de agosto ¿están contempladas todas las voces?

El decano Cesar Arrueta difundió una resolución sobre el inicio del calendario académico y la implementación del modelo pedagógico “aula ampliada en contexto de pandemia”.

Violeta Gerés

Estudiante de Trabajo Social - UNJu

Viernes 26 de junio | 15:51

Mediante un comunicado y video, el decano de la Facultad de Humanidades y Ciencias Sociales, anunció el inicio del primer cuatrimestre para el próximo 3 de agosto y su finalización el 13 de noviembre. A su vez, informó que el calendario académico arrancará formalmente el 1° de julio, para recibir programaciones de cátedra, tomar mesas especiales y coordinar actividades en las sedes.

El documento “del acompañamiento pedagógico contextual a nuevos escenarios de aula ampliada” circuló unos días antes de que la provincia vuelva a fase 1. Pero, solamente, entre el claustro docente. Salvo en algunos casos, donde las cátedras decidieron compartir el material, se pudo tener acceso. En este sentido, surge la pregunta ¿se puede pretender una propuesta integral, si no se incluye a estudiantes en el armado de la misma?

Una vez más, como desde el inicio de la cuarentena, las autoridades toman decisiones unilaterales a espaldas de la mayoría de la comunidad educativa. El consejo académico aprobó esta resolución, sin que el claustro estudiantil tuviera acceso a la lectura y discusión del mismo. El centro de estudiantes permanece en silencio e inactivo.

Es necesario discutir un plan para retomar las actividades académicas. Las y los estudiantes y docentes realizaron un gran esfuerzo para mantener el acompañamiento pedagógico durante la cuarentena. Pero, también, existen muchas dificultade. Una gran cantidad de estudiantes se encuentran en la incertidumbre de poder continuar sus estudios, muchos otros se quedaron afuera, se ven afectados económicamente, porque se quedaron sin laburo o les recortaron los sueldos. La crisis económica y social golpea y cada vez se siente más, la universidad no está por fuera de esto.

La modalidad de “aula ampliada” contempla distintas formas de cursado, desde la presencialidad, entornos virtuales, actividades domiciliarias y rendir en condición libre.

Algunos interrogantes surgieron desde estudiantes sobre aspectos que el documento abarca y otros que no, como ¿están dadas las condiciones de seguridad e higiene? Teniendo en cuenta los problemas edilicios ¿qué inversiones se están haciendo?

Por otro lado, en relación al acceso de los y las estudiantes, en una encuesta realizada por la misma facultad se conoció que el 63% expresó que no podía realizar el cursado virtual. Sin embargo, en el video, el decano plantea que este nuevo modelo es complementario del acompañamiento pedagógico contextual por lo cual las cátedras podrán decidir reconocer los contenidos ya trabajados y acotar su dictado. Es decir, de un momento a otro el acompañamiento adquiere formalidad, sin hacer un relevamiento de todos los inscriptos y cuántos realmente pudieron mantener todo el período del acompañamiento. Todo el primer discurso de la no evaluación ni acreditación, debido a que no sería inclusivo, queda ahora en papel mojado.

Siguiendo las problemáticas de la conectividad, una gran cantidad de estudiantes necesitarán de la modalidad presencial, la cuál será limitada pero además requiere de garantías para evitar la deserción, como el BEGU y BEGUP , que no están en funcionamiento, asi como, becas económicas y el comedor universitario.

Estos y más aspectos tienen que discutirse desde la comunidad educativa, incluyendo a todas las voces, con espacios de debates por carreras e instancias asamblearias. Porque pensar la vuelta a clases no puede ser además sin poner en discusión el presupuesto para las universidades y las pretensiones de avanzar en la mercantilización de la educación, convirtiendo en normas las cuestiones excepcionales debido a la pandemia.

Desde la agrupación Oktubre realizamos un llamado a todos y todas las estudiantes a impulsar espacios de organización, coordinando con docentes, para debatir sobre todos los aspectos que hacen a la educación y al contexto que se está atravesando. A impulsar asambleas por carreras, debates por WhatsApp, a que nos solidaricemos y busquemos las vías para llegar a quienes no tengan acceso a internet. Exigimos a la conducción del centro de estudiantes que se ponga a la cabeza. Los estudiantes tenemos nuestra herramienta de organización y no puede seguir paralizado. Los consejos académicos tienen que ser públicos y los consejeros estudiantiles deben llevar las demandas de la mayoría. Las y los estudiantes tenemos derecho a decidir y queremos ser parte de las discusiones, las decisiones unilaterales no van más.







Temas relacionados

Educación   /    Jujuy   /    UNJu   /    Facultad de Humanidades   /    Jujuy   /    Juventud

Comentarios

DEJAR COMENTARIO