UNGS: ¿Qué se pone en juego en estas elecciones de centro de estudiantes?

En esta masiva elección en curso, los estudiantes se encuentran ante un enorme desafío, defender la independencia del centro frente a las agrupaciones que quieren allanar el camino del ajuste.

Viernes 10 de noviembre | Edición del día

El día jueves (ayer) se realizó la segunda jornada de votación de centro de estudiantes en la Universidad Nacional de General Sarmiento. Desde la actual conducción del centro de estudiantes, el Frente de Estudiantes de Izquierda, creemos importante poner en debate qué tipo de centro de estudiantes apostamos a seguir construyendo y qué es lo que se pone en juego hoy.
El resto de las agrupaciones que se presentan no tienen en su agenda defender la educación pública ante los embates que planea el macrismo para el 2018. El presidente, en su último discurso, anticipó una reforma laboral y un plan de recortes a la educación universitaria con la cínica frase “se requiere el esfuerzo de las universidades”. Como si los estudiantes no haríamos ya enormes esfuerzos para recibirnos, o los docentes y trabajadores para quedar en planta, ¿No?

La omisión de la Rectora y el Funyp.

Frente a los dichos del presidente, la rectora Dicker amaga a responder en su nota en Pagina 12 del día 03/11/2017, pero en ella omite plantear de qué forma la universidad va a enfrentar la terrible deserción que viene padeciendo el claustro estudiantil o los altos niveles de precarización laboral en un marco de ajuste a la educación.
Para nosotros esto deja a las claras, más allá de las poses, que la gestión no va a enfrentar el ajuste sino que va a administrarlo. El FUNYP, brazo estudiantil de estas autoridades y en la misma línea de “omisiones” de la rectora, no expresa en el contenido de su campaña una sola preocupación siquiera por la defensa de la educación pública. En estos materiales es claro que su primer enemigo es Nicolas Del Caño y no el ajuste del gobierno de Macri. Los materiales del FUNYP solo atacan a un diputado que estuvo acompañando a los trabajadores de Lear y Pepsico en su lucha contra los despidos, un parlamentario que cobra un salario igual al de una docente, de la fuerza política que presentó el proyecto del boleto educativo gratuito.
El FUNYP quiere “dialogar” con los ajustadores, como ya lo hizo en el 2016 siendo dirección de CEUNGS, cuando sus propios consejeros en los institutos votaron un presupuesto universitario a la baja, un recorte encubierto. Incluso se jugó a desmovilizar a los estudiantes que salieron a luchar juntos a los docentes durante el conflicto educativo, siendo un obstáculo para esa organización.

El desafío.

Nuestra lista apuesta a mantener un centro democrático, participativo y de lucha, en un clima político que se muestra conservador, que defienda la educación pública y no considere que la universidad es ajena a los problemas del pueblo trabajador. Al igual que lo hemos hecho todo el año, saliendo a las calles por Santiago Maldonado y acompañando cada pelea en defensa de todos nuestros derechos.
No nos dejemos engañar por estas agrupaciones, hoy un voto al Frente de Estudiantes de Izquierda, es el primer paso activo en la UNGS para responder a los planes de ajuste que Cambiemos tiene para las universidades del conurbano.








Temas relacionados

UNGS

Comentarios

DEJAR COMENTARIO