Política México

DENUNCIA

UNAM despide “fast track” al profesor Sergio Moissen

Fue por fallo discrecional del jurídico de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la UNAM. Se trata de un acto de persecución a la izquierda. Publicamos el comunicado del Movimiento de los Trabajadores Socialistas ante el hecho.

Miércoles 7 de junio | 08:56

Comunicado ante la expulsión del profesor Sergio Moissen

El día 30/5 se notificó al profesor Sergio Moissen que su contrato de trabajo había sido rescindido producto de un fallo discrecional del jurídico de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la UNAM, que hizo caso omiso de las pruebas y la defensa presentada frente a la acusación que se le imputa. Las autoridades lo despiden argumentando “que no se condujo con rectitud de ánimo como profesor” y “faltas a la probidad y honradez” (aunque la relación afectiva entre ellos se desarrolló cuando Sergio ya no era su profesor).

Sergio es un reconocido luchador social y activista, profesor de asignatura de la misma facultad hace 4 años. Fue parte del YoSoy132, detenido el 10 de junio del 2013 junto a otros activistas por las fuerzas represivas de Mancera, y viajó para llevar su solidaridad y la de su organización a las obreras maquiladoras en lucha de Ciudad Juárez, ciudad golpeada por los feminicidios y la violencia contra las mujeres. Por lo tanto, un sujeto incómodo para la actual administración universitaria.

Como no suele ocurrir en estos casos, las autoridades resolvieron de forma expedita su despido, sancionando a Sergio para “ejemplificar”, sin atender a las pruebas presentadas en su defensa, e intentar lavarse la cara por la vía de aparecer comprometidos en la lucha contra la violencia de género. Sin embargo, el jurídico de la facultad no comprobó la denuncia de abuso, sino que su despido está argumentado por medio de una argucia legal sin fundamento real. Es un fallo escandaloso con clara intencionalidad política, en el marco de un clima de hostigamiento político y moral contra el compañero. Las autoridades que despiden “fast track” a Sergio son las que actúan hipócritamente ante la violencia de género en casos como el de Marcelino Perelló y el feminicidio de Lesvy, y que criminalizan a estudiantes y trabajadores que se organizan. Son las que implementan mayores medidas de seguridad, con militares en distintos campus, credenciales, cámaras, recortes en carreras de Ciencias Sociales, cierre de cursos y despido de profesores críticos.

Reclamamos su derecho democrático y legítimo a defenderse legal y políticamente de este ataque, que está acompañado de una campaña de desprestigio en redes sociales y que decide su culpabilidad en un juicio sumario.


Queremos manifestar que al enterarnos de la denuncia en el mes de marzo, una comisión de compañeras del MTS y Pan y Rosas se entrevistó de inmediato con la denunciante. En esa reunión participó una compañera que tenía una relación personal con ella. El objetivo era conocer de primera mano su versión y tomar cartas en el asunto, dada la importancia que le damos a la lucha contra el machismo y contra todo tipo de opresión dentro y fuera de nuestras filas.

Entrevistamos también a otras mujeres que tenían una relación de amistad con la denunciante y conocieron de parte de ella, una primera versión de los hechos, antes de la denuncia anónima pública. Y escuchamos también el testimonio de Sergio Moissen.

Al entrevistar a las otras mujeres que conocieron previamente el suceso por boca de la denunciante, surgieron discrepancias con el relato que ésta nos narró, que además cambió notoriamente en la denuncia presentada ante el jurídico de la facultad. El testimonio de Sergio Moissen también discrepa con el relato de la denunciante.

Todos los elementos y pruebas que tuvimos y que recabamos desde ese momento estuvieron a disposición de las organizaciones o personalidades que lo solicitaran.
A partir de todo lo que hicimos para clarificar la situación, conocer todos los hechos y todas las voces, no identificamos acoso o abuso sexual por parte de Sergio. Sin embargo, el compañero asumió la existencia de una actitud de insensibilidad machista, particularmente en el último tramo de la relación, cuando ella le manifestó las consecuencias del trauma que había sufrido. Ante eso, consideramos que Sergio debería haber tomado en cuenta el contexto de su historia de vida y haber sostenido una relación únicamente de amistad, sin tener una relación íntima, más allá de que fuera de común acuerdo y consensuada.

Actuando en consecuencia con esta definición, y en acuerdo con el compañero, desde mediados de marzo resolvimos que no será figura pública del MTS hasta que la organización lo considere, en función de si se desarrolla un avance en el combate de su machismo, ya que hasta que lo haga no puede ser portavoz de las ideas de nuestra organización, que lucha contra todo tipo de opresión.

En el mejor ánimo de construir un camino hacia la verdad, intentamos mantener un canal de diálogo basado en la atención y el respeto con la compañera, para manifestarle nuestra visión y resoluciones, y para escuchar sus sugerencias, lo cual no fue posible por su negativa.

Nosotros -con un método opuesto a aquellos que condenan a Sergio sin permitir el menor derecho a su defensa– buscamos conocer todos los hechos, entrevistando en particular a la denunciante. Y ponemos a disposición de quien lo solicite (organizaciones, personalidades, etcétera) todo lo que hicimos, los argumentos y pruebas presentados por Sergio, así como el acta de nuestra organización que demuestra cómo actuamos, protegiendo, como hicimos desde el inicio, los datos personales y toda referencia de la denunciante y de los actuantes en el proceso. No tenemos nada que ocultar. Nuestra organización no encubre abusadores, acosadores ni actitudes machistas, las cuales combatimos como parte de nuestra lucha contra todo tipo de opresión.

La rescisión del contrato de Sergio Moissen, en un proceso fast track viciado y sin que el jurídico de la Facultad permita una verdadera defensa, muestra que esta acusación lamentablemente fue utilizada tanto por las autoridades como por sectores del feminismo conocido como separatista, para levantar una campaña en nuestra contra. Exigimos que cese esta campaña de hostigamiento político y moral contra el compañero y de difamaciones contra el MTS y Pan y Rosas.

Llamamos a todos los estudiantes, académicos y trabajadores, a las organizaciones políticas, democráticas y de izquierda, a exigir la inmediata reinstalación de Sergio Moissen y pronunciarse por su derecho a una legítima defensa como trabajador académico de la UNAM con plenos derechos.

El MTS tiene la plena voluntad de presentar las pruebas y testimonios ante las instancias necesarias, para llegar a la verdad.

MOVIMIENTO DE LOS TRABAJADORES SOCIALISTAS






Temas relacionados

Sergio Abraham Méndez Moissen   /   Política México   /   UNAM

Comentarios

DEJAR COMENTARIO