Juventud

UNIVERSIDAD

UBA: militares de la Escuela Naval se pasean uniformados por el CBC de Martínez

Docentes y estudiantes de la UBA repudian la presencia de unos quince “estudiantes” de la Escuela Naval. Provocativamente, el viernes hicieron movimientos militares en los pasillos del establecimiento.

Domingo 11 de junio | 17:27

En el mediodía del último viernes unos quince uniformados ingresaron al establecimiento educativo de la sede de Martínez de la Universidad de Buenos Aires, entraron con sus respectivos uniformes militares e hicieron una recorrida por el establecimiento.

La explicación que dieron las autoridades es que son alumnos de la escuela militar que vienen a ver las carreras de la Universidad de Buenos Aires y que desde la sede central el rector del CBC, el radical Jorge Ferronato, lo autorizó.

Sin embargo, según la Ley de Educación Superior Nº 24.521 sancionada y promulgada en 1995, se establecen una serie de derechos y obligaciones sobre los establecimientos educativos universitarios y no universitarios respecto de la presencia de personal represivo y portador de armas.

Claramente esto tiene que ver con las experiencias represivas, de secuestro, tortura y asesinato de docentes y estudiantes no muy lejana en el tiempo.

Nicolás, docente de Semiología dijo al respecto que vieron a “un grupo de personas, ordenadas en fila, vestidas con uniforme militar, de la Marina se puede decir por los colores, blanco y azul. Y estaban caminando por los pasillos de la facultad como si nada. Eran unos quince, ordenados, con alguien que no estaba vestido de militar y que les estaba como dando indicaciones respecto de la sede. Fue un minuto, o sea la sorpresa no nos dio tiempo de sacar el celular ni nada, cuando nos percatamos ya no los vimos”.

Consultado por la agrupación En Clave Roja, el docente continuó planteando que “era justo un horario en que había muy poca gente, fue una situación en la que nosotros llegamos a sala de profesores y charlamos un poco con los docentes y estamos bastante preocupados con la situación. Estamos viendo qué medidas tomar y estamos realmente preocupados. Yo trabajo acá en la sede hace diez años, o sea, como estudiante tengo muchísimos años de vida acá en la UBA y nunca en mi vida vi esto. Nunca vi ni uniformados, ni militares, en otras instancias viví ciertas represiones y demás pero nunca un militar adentro de la facultad”.

Respecto a la portación de armas Nicolás vio “que tenían una especie de sable reglamentario o algo por el estilo. No vi armas de fuego, pero tampoco puedo descartarlo ni desmentirlo”. Y concluyó diciendo que “queda una imagen extraña. Yo creo que hay una idea de provocación porque bueno, imagino que los miembros de las fuerzas armadas saben perfectamente que tienen absolutamente y terminantemente prohibido el acceso a todo centro universitario y establecimiento educativo con el uniforme militar. Imagino que es algo que si no lo saben deberían saberlo y no puedo interpretar la presencia de tantos uniformados si no es justamente como una provocación”.

Esto se da en el marco de una avanzada de conjunto de presencia policíaca, de Gendarmería o directamente militar en diversas universidades y establecimientos educativos, a lo largo de estos últimos meses. La presencia de Policía y Gendarmería en la UTN esta semana; los sucesos ocurridos en la Universidad de Jujuy el pasado 12 de abril; la intrusión policial en San Juan el 30 de mayo y la Prefectura Naval en la Universidad Nacional de Mar Del Plata esta misma semana.

Lo cual no sería posible sin el acercamiento y la reconciliación por parte del gobierno con las fuerzas armadas. Esto es porque necesitan volver a darle legitimidad al sistema represivo del Estado y a las instituciones desprestigiadas durante las últimas décadas.

Se pretende disponer de ellas para callar a quienes no van a dejar de denunciar y consecuentemente organizarse para responder a todas las medidas de ajuste que viene llevando adelante el gobierno.

Se entiende, asímismo, que esta avanzada por parte del macrismo, que plantea que no fueron 30 mil los desaparecidos, que fue una guerra sucia y la teoría de los dos demonios, como también el escandaloso fallo del 2x1, que finalmente tuvo que salir a repudiar ante la contundente respuesta de medio millón de personas en las calles, no serían posible sin la reconciliación y la complicidad de los gobiernos anteriores a éste.

Desde los radicales con Alfonsín y sus leyes de Obediencia Debida y Punto Final, como también los indultos llevados a cabo por el peronista Carlos Menem (que sigue presentándose para senador con las listas del PJ), el kirchnerismo por su parte tiene gran responsabilidad en esto ya que mas allá del discurso de los derechos humanos, hubo grandes retrocesos en esta materia que plantean esta idea de reconciliación, por ejemplo la designación de Cásar Milani, militar partícipe y cómplice de la última dictadura cívico-militar, además de la no apertura de los archivos, la desaparición de Jorge Julio López, la designación de los pliegos de los jueces votantes del 2x1.






Temas relacionados

Ciclo Común Básico (CBC)   /    Fuerzas Armadas   /    Armada   /    UBA   /    Libertades Democráticas   /    CABA   /    Universidad   /    Juventud

Comentarios

DEJAR COMENTARIO