Mundo Obrero

Turnos rotativos: insalubridad, vida a destiempo y la necesidad de cambiarlo todo

Un análisis sobre las alteraciones ocasionadas por los turnos rotativos a partir de la experiencia de trabajadores petroleros de Shell-Raízen, que se inscribe en la necesaria implementación del histórico reclamo por las 6 horas de trabajo que encarnizaron en la huelga de YPF Ensenada en 1968.

Martes 16 de abril | 01:09

Los turnos rotativos como ataque a la salud de los trabajadores

Innumerables estudios médicos revelan los trastornos que ocasionan los turnos rotativos en la salud física y mental de los trabajadores. El foco de la problemática reside en la alteración del ciclo circardiano, que funciona como un reloj biológico que actúa sobre el organismo.

Uno de los factores más críticos es el descanso físico. Las personas que trabajan de noche utilizan más energía y recursos vitales mientras que la calidad del sueño que obtienen durante el día hace poco probable que se reparen los daños que puedan causar a su salud. Por lo tanto, si el esfuerzo en el trabajo nocturno es mayor, el corazón deberá adaptarse a ese esfuerzo para hacer frente a las demandas del organismo. Según algunos estudios, el riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares es 1,83 veces más alto que en diabéticos. Por otro lado, los trastornos del sueño antes señalados conllevan asociados un riesgo cinco veces mayor de sufrir síndrome metabólico. Algunos estudios concluyen que el tiempo medio de aparición es a los seis años. Los trastornos cardiovasculares más frecuentes entre los trabajadores que ejercen tareas en ese tipo de turnos son: enfermedades coronarias, arritmias e hipertensión arterial. También existen trastornos metabólicos que están asociados a la obesidad y el sobrepeso.

En el plano de manifestaciones digestivas, los trabajadores de turno suelen comer a disgusto y con poco apetito al estar obligados a saltear la comida principal. En algunas ocasiones deben dejar de lado alguna comida, especialmente en el trabajo a turnos (el desayuno después del turno noche). Además, los alimentos suelen estar mal repartidos a lo largo de la jornada y frecuentemente tienen alto contenido calórico con abuso de la ingesta de grasas. Suele haber un aumento del consumo de café, tabaco y excitantes para combatir el sueño. Esto puede ocasionar dispepsia, gastritis, reflujo gastroesofágico, estreñimiento, úlcera de estómago (en relación con las alteraciones hipotalámicas que surgen como consecuencia del conflicto existente entre los ritmos orgánicos y los ritmos laborales). El riesgo es 3,9 veces mayor que en trabajadores que desempeñan tareas en turno fijo.

Podés leer: Los turnos rotativos y la falta de tiempo para vivir

Un dato realmente alarmante es que en octubre de 2007 el Centro Internacional de Investigación sobre el Cáncer (IARC) consideró al trabajo a turnos como probablemente carcinógeno en humanos incluyéndolo en el grupo 2A, o sea el segundo en factor de riesgo.

De la subsistencia a la obligada sensación de muerte social

El trabajo en turnos rotativos hace que se menoscabe aún más la capacidad psicofísica, lo que se traduce en un incremento del número de fallos o errores que, a la vez, disminuyen el rendimiento laboral, Las empresas que utilizan turnos rotativos con jornadas nocturnas incluidas no toman en cuenta las situaciones de riesgo que comprometen peligrosamente la seguridad de sus empleados y que se manifiestan en forma de accidentes que algunos terminan con la vida. El riesgo de incidentes en trabajadores a turnos o nocturnos es 2,1 y 1,9 veces mayor respectivamente en comparación con los trabajadores de día.

En el plano psicológico se ha comprobado que el trabajador nocturno presenta una sensación de descontento y aislamiento tal, que algunos la han calificado como “muerte social”. Esta sensación es consecuencia de la diferencia entre el sistema de horarios del trabajador nocturno en contraposición al de los otros trabajadores; es decir, una desincronización de su tiempo de ocio, que ya es limitado por la cantidad de horas de trabajo, que se ve agravada cuando se realizan turnos rotatorios por la continua modificación de los horarios.

La conclusión de estos datos, es que el trabajo en turnos rotativos conlleva un ritmo de vida que es completamente hostil hacia la salud de los trabajadores; los trastornos van desde alteraciones físicas, con fuertes alteraciones al organismo, hasta razones psicológicas y sociales.

Las experiencias que los trabajadores de la refinería Shell-Raízen del polo petroquímico de Dock Sud relataron a La Izquierda Diario, explican que sufren uno o más de estos trastornos, donde la falta de tiempo con la familia, afectos, amigos, aumenta el descontento y situaciones de stress. Todos tienen problemas de peso, suben o bajan muchos kilos. Algunos sufren altos niveles de colesterol, diabetes, entre los desórdenes más comunes. Hay un puñado de enfermedades que muchas veces se mezclan con las estacionales, pero se repiten hasta desembocar en enfermedades complejas.

La ganancia de las empresas a costa de la salud obrera

¿Porque las empresas organizan su plantel con este esquema tan perjudicar hacia la salud? La justificación elemental que emiten está basada en mantener una producción full time, hablamos de empresas que por la complejidad y escala de la producción no paran nunca de producir, a excepción, siguiendo el modo de producción de la petrolera Shell, de las paradas de plantas donde se realizan las reparaciones de mantenimiento. Ante esto el esquema de turnos se impone para garantizar un plantel de empleados las 24 horas. Pero a pesar de esta realidad, en la producción los turnos diarios son de 8 horas, o en algunos de 12 horas, todos dentro del esquema de 48 horas semanales. Sin embargo, partiendo de lo planteado por el Centro Internacional de Estudios sobre el Cáncer (IARC) donde catalogan tanto al trabajo en turnos rotativos dentro del segundo grupo de factores de riesgo, es necesario abrir el debate sobre si los turnos rotativos deberían catalogarse como trabajo insalubre.

Según la ley de contrato de trabajo, Ley 20.744, "la jornada laboral no puede tener más de 6 horas diarias cuando las condiciones, la forma o la naturaleza del trabajo afectan la salud.". En el caso de los empleados de la refinería Shell/Raízen tal debate se impone no solamente por el problema de los turnos rotativos sino por la exposición a contaminantes sólidos, líquidos y gaseosos, por el trabajo con productos altamente inflamables e incluso exposición a campo magnético.

También leé: Una bocanada de aire fresco para aguantar la fábrica

Para profundizar en este tema, hablamos con el licenciado en Higiene y Seguridad Fernando Luna, quien además es trabajador de la petrolera de Dock Sud que nos dijo: "Hace unos años nos quieren imponer la idea de que precarizando y tercerizando trabajo es mejor. En un país cuyo índice de mortalidad laboral es uno de los peores del mundo, 8.4 cada cien mil trabajadores. En el gremio petrolero hemos visto como han avanzado con convenios como el de Vaca Muerta que llevó a una brutal flexibilización y bajas de medidas de seguridad en pos de ahorro de costos. Y ya han muerto 5 trabajadores en menos de un año sin contar las decenas de accidentes. Se habla de costos de las empresas, pero no se habla del tendal de muertos y enfermos que deja este sistema de trabajo. Siempre somos la variable de ajuste para asegurar las ganancias de las empresas. Para Luna, quien además forma parte de la lista Naranja y milita en el PTS-FIT: “Todo esto se vuelve una cínica ecuación donde la vida del trabajador no vale nada. Hoy en día todo esto se potencia en un nuevo marco de ajuste ante las exigencias de los organismos internacionales, donde hablan de competitividad y costos. Esto para los trabajadores son despidos o flexibilización. Por eso la seguridad no puede quedar en manos de las empresas y sindicatos”.

Trabajar menos horas, descansar más

Frente al problema de los turnos rotativos, la demanda por las 6 horas de trabajo además de ser legítima, es histórica en el gremio petrolero. Con este reclamo no solamente se ganan horas de descanso y esparcimiento, que hacen al mayor bienestar en la salud integral de los trabajadores, sino que incluso requeriría mayor cantidad de personal dando una solución concreta al agraviante problema de la desocupación que afecta a millones repartiendo las horas de trabajo sin una baja de los salarios. Está la salud de los trabajadores de un lado y la sed de ganancia de las patronales del otro, pero nuestra vida vale mucho más que sus ganancias.

El Licenciado en Higiene y Seguridad Fernando Luna planteó además que “En momentos donde el FMI dirige un duro plan de ajuste de la mano de Cambiemos, los gobernadores, los grandes empresarios con la complicidad de las centrales sindicales, los trabajadores debemos salir a enfrentar esa política saqueadora. Sabemos muy bien que todas las variantes patronales van a seguir ligadas al ente internacional y por ende, pagando. La salida es romper con el FMI y no pagar esa deuda, tal como propone el diputado del PTS-FIT Nicolás del Caño., los trabajadores debemos salir a defender nuestras conquistas, pelear por mejores condiciones laborales y de vida y también plantear propuestas que apunten a resolver el problema de la desocupación",

El reclamo de las 6 horas en el gremio petrolero, una demanda histórica

Las patronales sellaron a fuego una derrota histórica a este legítimo reclamo frustrando uno de los tantos procesos de luchas radicalizados que dio la clase obrera argentina en la década del 60/70. Esto sucedió en el septiembre de 1968 en la enorme huelga de 63 días de YPF Ensenada, donde los valerosos obreros no solo se organizaron contra la patronal sino contra el gobierno de Onganía contando con un amplio apoyo popular. El reclamo central era mantener la conquista de las 6 horas de trabajo. Las conclusiones de esta enorme lucha aún están vigentes para pensar la actualidad, donde las centrales sindicales entregan la vida de los trabajadores a cambio de sus negocios y cuidando las ganancias del patrón.

Hoy, con las centrales sindicales en tregua con el gobierno, se levanta de forma urgente la necesidad de organizarse para expresar con fuerza la necesidad de cambiarlo todo.

Te puede interesar: La histórica huelga de YPF Ensenada







Temas relacionados

Turnos rotativos    /    Petroleros   /    Shell   /    Provincia de Buenos Aires   /    Zona Sur del Gran Buenos Aires   /    Mundo Obrero

Comentarios

DEJAR COMENTARIO