×
Red Internacional
La Izquierda Diario

En el marco del paro convocado por SiTAS, se realizó un corte de la ruta 38 a la altura de la ciudad de Concepción y una movilización desde el Hospital de Niños hasta la sede central del Si.Pro.Sa. Es necesario una asamblea interhospitalaria de base para discutir cómo seguir.

En el marco del paro convocado por el gremio SiTAS para los días 3, 4 y 5 de marzo se realizó una jornada de protesta que tuvo expresión en el sur de la provincia y en la capital. Desde muy temprano los trabajadores del Hospital Regional de Concepción se concentraron en la ruta 38 para realizar un corte que fue votado en asamblea. Al mismo tiempo se realizó una concurrida e importante movilización que partió del Hospital de Niños, pasó por el Hospital Padilla y culminó en la sede central del Si.Pro.Sa.

Las y los trabajadores de la salud tenemos muchos motivos para movilizarnos: el congelamiento de nuestros salarios, el ajuste en la salud y la persecución política y sindical en todos los hospitales y CAPS. El gobernador Manzur congeló los salarios desde el 2019 y no conforme con esto también anuló la cláusula gatillo establecida en la última Acta Acuerdo. El ajuste presupuestario a la salud votado por el peronismo y la oposición de cambiemos en el congreso de la nación, y el votado por todos los bloques en la provincia, significa un golpe a los trabajadores de la salud y a nuestros pacientes ya que se establecerá una restricción al dinero destinado para garantizar los recursos en salud.

La pandemia por Covid 19 puso en evidencia el desfinanciamiento crónico del sistema de salud, donde los altos niveles de precarización laboral y la disminución progresiva de la capacidad de compra del salario han llevado a nuestra provincia a tener una de las tasas más altas del personal de salud fallecido por el virus. Por eso también marchamos por nuestros muertos.

La crisis política abierta con el escándalo de la distribución de las escasas vacunas en un plan de vacunación dirigidos tanto por gobiernos oficialistas como opositores y que tuvieron como beneficiarios a los allegados al poder, también tiene su expresión en nuestra provincia. Para la ministra Chahla tienen prioridad sus empleados directos y el sector privado a quienes les entregaron sin control miles de dosis de vacunas para que exista un plan de vacunación paralelo ajeno a una planificación racional y equitativa de la vacunación. Muchos trabajadores de la salud todavía no están vacunados.

Ante estas injusticias y este avasallamiento de nuestros derechos se le suma la criminalización de la protesta y la persecución para intentar acallarnos si levantamos la voz y nos organizamos. A principio de año con una carta documento Jesús Amenábar, luego con denuncias penales a dirigentes del SiTAS Adriana Bueno y Julián Nassif. A esto se le suman los sumarios e intentos de traslado a Alfredo Mena y Silvia Posadas del Hospital Centro de Salud y el despido de Juan José Paz del área Covid 19 del Hospital del Este por poner de manifiesto las mentiras de la ministra Chahla. A principios de este año el Si.Pro.Sa. sancionó a más de 6 trabajadores del Hospital Avellaneda por ejercer su derecho a huelga, y esta semana se sumaron amenazas a los jefes de servicio del Hospital Padilla para que no hablen con los medios de comunicación, coartando la libertad de expresión en los hospitales.

Todo esto está pasando gracias a la complicidad de los gremios mayoritarios, ATSA y SUMAR, que ni siquiera han emitido palabra frente a estos problemas y ataques, dejando a la deriva a los trabajadores de la salud. SiTAS viene convocando paros con y sin concurrencia y a distintas actividades votadas en asambleas hospitalarias; pero necesitamos más fuerzas para lograr todas nuestras reivindicaciones y torcerle el brazo al gobierno para que se terminen todas estas maniobras de persecución.

A su vez, el gobierno ha convocado a los gremios de la salud, a los inicios de las reuniones paritarias para el 8 de marzo. Al parecer el ofrecimiento del gobierno será un porcentaje muy por debajo de la inflación proyectada para este año, y que por ahora cuenta con el beneplácito de las conducciones gremiales traidoras docentes y estatales que ya pactaron un 30% en dos cuotas, muy por detrás de lo que perdimos en el 2020 y de la inflación proyectada para el 2021.

Desde Salud desde las Bases creemos que SiTAS debería convocar una asamblea interhospitalaria de trabajadores de la salud de toda la provincia, afiliados o no, sin importar el gremio al que pertenezcan, de planta permanente, precarizados y tercerizados. Esta convocatoria debería contar con una fuerte exigencia al resto de los gremios, ATSA, SUMAR, SITE, ATE, para que inviten a sus representados a participar. El objetivo debería ser conquistar la unidad de los trabajadores de la salud en perspectiva de aumentar las fuerzas y votar desde las bases un plan de lucha que contemple movilizaciones, paros y cortes unificados para golpear con solo puño por todos nuestros derechos.




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias