Internacional

ESTADOS UNIDOS

Trump enfrenta demanda por detención indefinida de niños migrantes

Demandan al gobierno estadounidense por arrestos arbitrarios y por tiempo indefinido para niños y adolescentes, otro ataque de Trump contra los migrantes. La excusa según las autoridades: sacar de las calles a presuntos miembros de pandillas relacionadas con el MS-13.

Miércoles 21 de febrero | Edición del día

Este martes 20 de febrero se interpuso una demanda colectiva en contra de la administración Trump, en nombre de la Unión para las Libertades Civiles de Nueva York (NYCLU), por detener de manera indefinida a menores inmigrantes, incluso en aquellos casos en los que un juez dictamina la liberación.

La demanda, presentada en una corte federal de Nueva York, es dirigida contra la Oficina de Reasentamiento de Refugiados (ORR). Supuestamente la función de esta institución es reunificar a niños con sus familias pero ha frenado la liberación de menores detenidos por una nueva política de Donald Trump.

Huir de las pandillas, caer en las garras de las autoridades de EEUU

Un menor de 17 años, identificado como LVM, es el principal demandante. Éste fue detenido en julio de 2017 en su casa en el suburbio de Long Island como parte de una ofensiva lanzada por la administración Trump contra supuestos miembros de pandillas relacionadas con el MS-13.

LVM no tiene antecedentes penales ni participación en pandillas. Hace más de 7 meses que esta preso, a pesar de que un juez de inmigración, un supervisor local de la ORR y cada cuidador en las instalaciones donde estuvo concluyeron que no representa un peligro, de acuerdo con la NYCLU. Alrededor de 40 menores de edad están actualmente detenidos en el estado de Nueva York bajo circunstancias parecidas. Así es que se sumarían a la demanda colectiva.

Donna Lieberman, directora ejecutiva de la NYCLU, denunció:

El gobierno Trump está atrapando en el purgatorio a niños, muchos de los cuales vinieron a Nueva York para escapar del trauma y la violencia, separándolos de sus familias y poniendo fin a sus vidas.

Subrayó la gravedad de la detención de niños sobre la base de pruebas endebles, y que es más difícil “comprender la crueldad de mantenerlos encerrados incluso después de que los propios jueces y representantes del gobierno hayan dicho que deberían irse a casa”.

El caso de LVM es emblemático: emigró de El Salvador a Estados Unidos en mayo de 2016 con su madre y su hermano tras sufrir un ataque por parte de miembros de una pandilla. Su familia solicitó asilo a las autoridades estadounidenses y permanece en procedimientos judiciales de inmigración.

Según la NYCLU, LVM es uno de las docenas de adolescentes que fueron arrestados y detenidos por la Oficina de Inmigración y Aduanas (ICE) en Nueva York como parte de la campaña de la administración de Trump contra supuestos pandilleros con base solo en informes de escuelas.

Apenas una seña obscena con los dedos del medio a un compañero de clase le costó a LVM una suspensión de la Escuela Secundaria Bellport, en el condado de Suffolk. En la demanda se explica que las autoridades escolares confundieron ese gesto con señas de pandillas. ¿Cuánto de prejuicio racista hubo en esa “confusión"?
Peor aun, aunque el adolescente no tiene tatuajes, la ORR acusó vagamente a LVM de usar “ropa de pandillas” y tener “tatuajes de pandillas”.

Políticas antimigrantes

Ya en julio de 2017 la NYCLU había dado a conocer que ICE había comenzado a arrestar adolescentes con base en rumores infundados de su participación en pandillas, y advirtió a la ORR que colocar a menores en detención, a menudo a miles de kilómetros de su hogar, viola sus derechos.

“El gobierno de Trump ha subvertido por completo las leyes diseñadas para proteger a los niños inmigrantes vulnerables bajo el cuidado de la Oficina de Reasentamiento de Refugiados”, planteó Paige Austin, abogada del NYCLU. Explicó Austin que “mucho después de que se reúnan con sus familias, los adolescentes inmigrantes son detenidos indefinidamente mientras esperan que los funcionarios de la administración Trump firmen su liberación”.

Edith Esmeralda Mejía de Galindo, la madre de LVM, denunció a su vez que las autoridades le exigen cada vez más documentos, que ella ha debido ofrecer en numerosas ocasiones.

Es urgente que se multipliquen las voces en Estados Unidos, México y Centroamérica contra los ataques de Trump y sus secuaces contra la comunidad migrante, por plenos derechos para todos y por el libre paso a través de los países de la región.

Con información de Notimex







Temas relacionados

Internacional

Comentarios

DEJAR COMENTARIO