Economía

ESTADOS UNIDOS

Trump desmintió que cambiará el programa de jubilación en la reforma tributaria

El presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, descartó ayer la posibilidad de frenar un programa de ahorro jubilatorio con impuestos diferidos, llamado 401 (k), para costear los recortes de impuestos a grandes corporaciones.

Martes 24 de octubre | Edición del día

Fotografía: EFE

El presidente norteamericano debió aclarar ayer que no tiene previsto eliminar deducciones impositivas vinculadas a un plan de ahorro para las jubilaciones utilizado por millones de trabajadores. También expresó sus dudas sobre la posibilidad de agregar otro nivel de impuesto a la renta (o ganancias) dirigido a los estadounidenses más ricos, que había sido propuesto por los republicanos.

El potencial retroceso de los planes 401 (k), que durante cuatro décadas han abarcado a millones de trabajadores como medio de ahorro para la jubilación, es uno de varios puntos importantes que fue agregado a la agenda de revisión fiscal que Trump prometió como candidato y que ahora impulsa a los funcionarios de su partido republicano, que controlan el Congreso pero sólo por un margen de 52 a 48, a aprobar antes de fin de año.

La Casa Blanca y sus aliados en el Congreso han planteado la idea de recortar ciertas deducciones impositivas para compensar los ingresos que se perderían debido a los recortes de impuestos que proponen, cuya pieza central es una reducción drástica en la tasa del impuesto a la renta corporativo.

Te puede interesar: La reforma tributaria de Trump

Prensa reconocida como el periódico Wall Street Journal y el New York Times informaron el viernes que los republicanos estaban considerando un tope anual de aproximadamente U$S 2.400 en contribuciones antes de impuestos a los planes 401 (k), esto significa aproximadamente un 13 % de lo que los trabajadores de menos de 50 años actualmente contribuyen al impuesto de base diferida. Eso reduciría drásticamente la cantidad de dinero que los trabajadores pueden ahorrar para la jubilación en los planes 401 (k), que normalmente se invierten en una cartera de fondos mutuos.

"No habrá ningún cambio en su 401 (k)", escribió Trump en Twitter. "¡Esta ha sido siempre una gran y popular reducción de impuestos de clase media que funciona, y se mantiene!"

Alterar los planes 401 (k), que han reemplazado en gran medida a las pensiones de beneficios definidos en los Estados Unidos, correría el riesgo de enajenar a decenas de millones de trabajadores. Pero esto también perjudicaría intereses en Wall Street, debido a los millones de honorarios que obtienen por administrar los planes de ahorro.

El plan de ajuste impositivo de Trump implica renunciar a U$S 6 billones en recortes de impuestos, un regalo para los Estados Unidos ricos y corporativos que generaría un mayor crecimiento del déficit federal.

Más de 94 millones de estadounidenses están cubiertos por planes de contribución definida como un 401 (k), según un estudio reciente realizado por el administrador de activos Vanguard. Los activos totales en dichos planes superan los U$S 7 billones.

Los demócratas, conscientes del atractivo de los recortes de impuestos para muchos estadounidenses de la clase trabajadora, incluidos algunos que abandonaron el partido en las elecciones de 2016, dijeron que los posibles cambios 401 (k) representaban la eliminación de los ahorros de jubilación de la nación.

"Esto va a devastar a las familias estadounidenses si no le damos a la gente un incentivo para ahorrar", dijo la senadora demócrata Heidi Heitkamp en CNBC. "Es absolutamente la dirección equivocada".

Asegurar la aprobación por parte del Congreso de su plan impositivo es sumamente importante para Trump, quien aún no ha logrado una importante legislación en el Congreso desde que asumió el cargo en enero, incluida una reforma sanitaria que también prometió como candidato el año pasado.

Te puede interesar: Trump se reunió con demócratas en busca de apoyo para la reforma tributaria

La Casa Blanca argumenta que los recortes de impuestos son necesarios para impulsar el crecimiento económico y crear empleos. Como señalan muchos analistas, como Michael Roberts, ello es falso y no está demostrado empíricamente que la rebaja de impuestos genere más empleo por las empresas, más bien sucede lo contrario.

Sin embargo, lo que estaría frenando a Trump en sus planes de ajuste impositivo más severo es la necesidad de alcanzar un acuerdo con los Demócratas, que argumentan que es posible que la reforma ponga en peligro la salud fiscal a largo plazo de Estados Unidos.

Con base en el esquema del plan que se dio a conocer el mes pasado, los expertos independientes han llegado a la conclusión de que las empresas y los mayores ingresos serían los más beneficiados, y muchas personas de ingresos medios altos enfrentarían impuestos más altos.

Por otra parte, hay indicios de que los republicanos pueden agregar un cuarto nivel de impuesto a la renta que afecta a los que más ganan con el plan fiscal. La propuesta fue presentada por el presidente de la Cámara de Representantes, el republicano Paul Ryan. El plan preveía inicialmente reducir la cantidad de corchetes a tres de los siete actuales.

Sin embargo, también con ello Trump pareció derramar frialdad sobre la idea. En una entrevista transmitida por Fox Business Network el lunes, el presidente de EE.UU. dijo que "puede que no suceda". "La única razón que tendría (es) si por alguna razón siento que la clase media no está siendo debidamente atendida".

También hay presión de los inversores para aprobar la revisión fiscal. La expectativa de profundos recortes de impuestos ha ayudado a alimentar un vertiginoso repunte bursátil durante el primer año de Trump como presidente, con el índice S & P 500 .SPX en alza por más del 13 %.

Te puede interesar: Paradojas y crisis del gobierno Trump








Temas relacionados

Estados Unidos   /    Donald Trump   /    Impuestos   /    Reformas   /    Estados Unidos   /    Economía Internacional   /    Economía

Comentarios

DEJAR COMENTARIO