Cultura

OPINIÓN

"Trotsky: el rostro de una revolución": apuntes sobre una miniserie antiTrotsky

El primer capítulo de la serie "Trotsky: el rostro de una revolución", confirmó lo esperado: falsedades y tergiversaciones desde Moscú a cien años de la Revolución Rusa de 1917.

Raúl Dosta

@raul_dosta

Viernes 15 de junio | 15:09

Alerta: los siguientes apuntes contienen información sobre la trama de la serie y del primer capítulo, transmitido el miércoles pasado por el canal 22 de la televisión pública mexicana.

1.- En la primera escena, hay que acotar que los autores del guión intentan instalar cuestiones ideológicas muy atrasadas e identificables con la sociedad rusa bajo el zarismo. Así la primera escena parte del cuestionamiento a la libre sexualidad de la mujer y quiere identificar los vicios propios de los generales zaristas con Trotsky. La mujer "pecaminosa", es utilizada para tergiversar totalmente a un personaje clave de la Guerra Civil: Larissa Reissner, a quien la propaganda machista presenta como una mujer frívola al servicio del general, cuando en realidad se trataba de una heroica combatiente que igual hacia espionaje o peleaba en tanto se destacaba por sus escritos periodísticos.

La escena del tren blindado, en la que ponen a Larissa como testigo pero también como instigadora de la crueldad de Trotsky al mandar a fusilar uno de cada diez “perdedores”, acusándolos de haber huido del combate ¡al sur de Petrogrado! cuando en realidad se había perdido la ciudad de Kazán, tiene que ver con el relato que Larissa hace de la resistencia en Sviask, una batalla épica que sirvió para luego retomar Kazán, donde cuenta que Trotsky ordenó el fusilamiento de 27 desertores, como se dice aquí.

2.- Respecto al encuentro entre Lenin y Trotsky. Nos ponen una escena en Paris, (Trotsky era enviado a dar conferencias en varias ciudades como Paris, Zurich o Viena para los emigrados rusos, pero años después del pretendido encuentro “casual”). Todos sabemos que de la primera fuga desde Siberia, Trotsky se fue a Londres, en donde llegó a la casa de Lenin enviado por quienes lo liberaron. La despedida de Alejandra antes de fugarse es muy ruin, donde Trotsky engaña a su mujer con la promesa de volver. Otra vil mentira: Alexandra promovió la fuga de Trotsky, porque para ella la causa revolucionaria era más importante que su relación de pareja.

3.- El encuentro entre Parvus y un agente alemán para ponerle precio a la colaboración de Trotsky por ¿mil millones de marcos? Para desestabilizar Rusia. Trata de asentar la propaganda de la policía zarista de que los bolcheviques eran pagados por el gobierno alemán. Con la variante de que el encargado era Trotsky, porque a Lenin no se le puede adjudicar dada la popularidad paternalista que aun conserva en el pueblo ruso.

4.- En el caso de Jacques Mornard, deslavando su papel de sicario de la GPU y para hacerlo potable, tratan de colocarlo como un aguerrido militante stalinista que quiere confrontar a Trotsky y éste termina cediendo y dándole material para hacer una biografía. Incluso muestra un cierto acercamiento entre Monard y el revolucionario ruso, cuando en la realidad, nunca existió tal y hasta poco antes de su asesinato, Trotsky mantuvo distancia.

5.- Respecto a Nikolai Trotsky, es el modelo del carcelero arribista capaz de castigar y asesinar a sangre fría a sus prisioneros y al que los guionistas asignaron el rol de ser el molde del Trotsky sanguinario.

La idea de la serie es instalar la idea de un Trotsky igual (o peor) que Stalin, donde la diferencia habría sido que uno ganó y el otro perdió. Esta producción rusa busca también dejar la idea de que los bolcheviques (desde Lenin a Trotsky) no estaban interesados por el bienestar de la población, sino por la idea de "cambiar el mundo" de un par de fanáticos dogmáticos, a saber, Lenin y Trotsky.

Esta miniserie, de la que aún falta la transmisión de siete capítulos más, quiere asociar la idea de revolución al caos. La revolución no como un movimiento profundo de las masas, sino como el descontento que se puede manipular en función de determinados intereses. Esto con la "innovación" de que son las mismas (supuestas) palabras de Trotsky en su testamento político las que legitiman esa visión.






Temas relacionados

estalinismo   /   Canal 22   /   Revolución rusa   /   León Trotsky   /   Joseph Stalin   /   Televisión   /   Cultura

Comentarios

DEJAR COMENTARIO