Internacional

EUROPA

Triunfo de los trabajadores de Electrolux en Rumania

Tras 10 semanas de huelga los trabajadores de la planta de Electrolux en Rumania han ganado un duro conflicto laboral.

Jueves 9 de mayo | 17:59

Foto: Industriall Europe

Los 420 trabajadores que sostuvieron una huelga de más de dos meses festejaron el triunfo en la planta rumana de Electrolux en Satu Mare. El sindicato local, afiliado a FS Solidaritatea Metal, y la administración local de Electrolux han llegado a un acuerdo colectivo este jueves que incluye un aumento salarial del 5.5% a partir del 1ro de mayo de 2019 y un bono de asistencia adicional de 50 euros brutos. Ademas acordaron a partir del 1 de enero de 2020 un aumento salarial adicional del 5,5% y una bonificación adicional de 100 euros brutos; vales de comida de 66 euros; bonus anual; vales de vacaciones; seguro médico privado, salarios compensatorios, bonos de jubilación y hasta 28 días de vacaciones por año como parte del paquete de beneficios.

Este paquete sobrepasó al reclamo original de 3€ por día (70 euros como una suma fija mensual), mientras la empresa sostenía la propuesta de 1€ por día, con la posibilidad de descontarlo en caso de ausencia médica. Esto acaba con las pérdidas salariales en caso de ausencia laboral por razones médicas, ya que el descuento es proporcional a los días trabajados y se calcula en la baja por enfermedad, mientras que en la oferta inicial de la gerencia la bonificación se perdería.

En el último tiempo los sindicatos rumanos habían aumentado la presión sobre la empresa a través de una caravana que recorría todo el país con una campaña de boicot a los productos de Electrolux. Además los sindicatos suecos de IF Metall y Unionen aumentaron la presión sobre la administración central en Suecia lo que contribuyó en gran medida al cambio en la actitud de la administración local en Rumania. Estos esfuerzos internacionales aportaron al acuerdo final.

Electrolux, el trabajo superexplotado y la solidaridad de clase

Electrolux es una multinacional sueca que provee electrodomésticos a 160 países y factura más de 102 mil millones de dólares al año, con sede en Estocolmo. Sin embargo, sus ganancias son a base de superexplotar trabajadores en todo el mundo.

En el caso de Rumania, la mano de obra es brutalmente barata. Le estaban pagando a sus trabajadores alrededor de € 360 por mes. Este salario es inferior al mínimo en Rumania, donde la cantidad necesaria para vivir es de € 537 para una persona soltera y € 1410 para una familia de dos adultos con dos hijos. Sin embargo Electrolux se negaba a aumentar los salarios de los trabajadores rumanos a un nivel que les permita junto a sus familias vivir alejados de la pobreza. Otro ejemplo es Polonia donde se les paga menos de € 600 mensuales. En Suecia, el trabajador promedio en la industria gana alrededor de € 2800.

En Argentina, sus métodos son más brutales, directamente despide a sus trabajadores y envía a patotas para reprimir a los quienes sostienen las huelgas.

El ejemplo de los rumanos es una muestra de que se puede vencer a Electrolux, donde la solidaridad internacional jugó un papel central.







Temas relacionados

Electrolux   /    Rumania   /    Europa   /    Internacional

Comentarios

DEJAR COMENTARIO