Internacional

ELECCIONES EUROPA

Triunfo de la derecha y crecimiento de la ultra derecha en las elecciones de Hungría

Con el 99,9 % de los votos escrutados en las elecciones municipales del domingo, se ha confirmado el triunfo del partido de gobierno, el conservador Fidesz y la consolidación del ultraderechista y xenófobo Jobbik como segunda fuerza electoral del país.

Martes 14 de octubre de 2014 | Edición del día

La información ofrecida por la Oficina Nacional Electoral (NVI) confirma que el Fidesz ganó en las 19 juntas provinciales y en la capital, Budapest, manteniendo la mayoría que logró en las municipales de 2010, aunque en algunas regiones ha perdido apoyo.
La abstención fue alta, algo frecuente en las elecciones húngaras, llegando al 57 por ciento.
En la capital, el Fidesz ganó en 17 de los 23 distritos, con lo que gobernará la ciudad con una mayoría de dos tercios.
El Jobbik, partido de ultraderecha xenófobo, que ya fue el segundo partido más votado en las elecciones europeas de mayo, ha consolidado su crecimiento, logrado 100.000 votos más que en las municipales de hace cuatro años.
La extrema derecha es especialmente fuerte en los pueblos y las ciudades más pequeñas, aunque ha logrado cinco alcaldías en localidades de más de 10.000 habitantes. En total, esta fuerza controla ya 14 ayuntamientos en todo el país.
Este partido fue la tercera fuerza más votada en las elecciones generales del pasado abril.
Jobbik tiene un discurso neonazi, racista y xenófobo.
Un diputado de Jobbik propuso el año pasado que se hicieran “listas de judíos” entre los ciudadanos, porque son “un peligro para la seguridad nacional”. También sostuvo que había que “separar” a los niños gitanos de sus padres y meterlos en internados para “sacarlos de la influencia” que los rodea.
Militantes de Jobbik han encabezado ataques violentos contra campamentos gitanos, en acciones neonazis similares a las de Aurora Dorada en Grecia.

El Partido Socialista, segunda fuerza parlamentaria, se presentó a las municipales coaligado con numerosas formaciones de izquierda en las distintas ciudades. Quedó en tercer lugar en estas elecciones. En su conjunto, el voto progresista supera aún al del Jobbik.

Un total de 31 localidades del país tendrán alcalde socialista, entre ellas la cuarta ciudad más grande de Hungría, Szeged.

El 40% de la población de Hungría vive actualmente bajo el umbral de la pobreza. En 2013, el sueldo mínimo neto era de 66.500 forint (220 €), muy por debajo de lo necesario para sostener una familia. Un millón de personas son las más pobres, con ingresos mensuales que no superan los 85 euros mensuales.

En este marco de grave crisis social y empobrecimiento de gran parte de la población, junto al desprestigio de los partidos tradicionales, la ultraderecha húngara ha venido creciendo en las últimas elecciones.







Temas relacionados

Racismo   /    Hungría   /    Extrema derecha   /    Neonazis   /    Xenofobia   /    Elecciones   /    Europa   /    Internacional

Comentarios

DEJAR COMENTARIO