Sociedad

CRISIS HABITACIONAL

Trenes Argentinos avanza nuevamente sobre los vecinos de La Victoria de San Fernando

A meses del desalojo de una decena de familias del barrio popular, la empresa estatal con la complicidad de la dirección del sindicato ferroviario buscan quedarse con terrenos y viviendas de las familias

Lunes 25 de enero | 14:51

Bajo el argumento de hacer ampliaciones de infraestructura, la empresa que administra el ferrocarril Mitre "Trenes Argentinos Operaciones (SOFSE)", busca sacarle mas terreno al Barrio Popular La Victoria ubicado en la localidad homónima de la Zona Norte que se encuentra allí hace mas de 15 años cuando la viejas empresas de ferrocarriles y de cargas fueron privatizadas y despidieron masivamente trabajadores.

Queriendo poner en funcionamiento una tercer vía, se les dejo saber a los vecinos que sería reducido parte del parque interno donde en este momento se encuentra en construcción un centro de juegos infantiles y parque de recreación, a la vez que es la calle de ingreso para decenas de hogares y su principal acceso.

Este avance se da luego que la empresa en complicidad con las direcciones sindicales, pero principalmente la del Oso Rodríguez de la Unión Ferroviaria, el Poder Judicial con la jueza Arroyo Salgado, y los gobiernos de los distintos niveles (Alberto Fernández, Axel Kicillof y Juan Andreotti), desalojaran a familias (en septiembre del 2020) que habían construido de forma precaria sobre terrenos en desuso. A las dichas se les habría ofrecido una compensación, pero la realidad fue muy diferente y cruda cuando volvieron a vivir en la plaza del barrio, con el problema habitacional inicial, o hacinados en villas cercanas.

El desalojo del nuevo asentamiento fue también el puntapié para empezar a avanzar sobre el barrio de conjunto, sacando familias que se encontraban allí hace años con casas ya trabajadas del ala este del barrio.

La complicidad con la dirección sindical

En pos de poder obtener la mayor cantidad de terrenos posibles, apenas iniciado el año, la empresa junto a la dirección de la Unión ferroviaria (en un trabajo conjunto) comenzaron la limpieza de un terreno en desuso donde año tras año se acumularon vagones viejos y desechos ferroviarios para expandir el Centro Reecreativo de Victoria del gremio. Pero su coste no fue gratis, ya por ello movieron una familia mayor que vivía desde tiempo atrás en uno de los vagones mudándola al terreno de una familia aledaña que se encuentra censada por el Registro Nacional de Barrios Populares (ReNaBaP). Este registro que tiene sustento en la Ley 27.453 prohíbe cualquier tipo de avance sobre estos barrios hasta el 2022.

Pero hecha la ley, hecha la trampa: Vecinos denunciaron a este medio que encargados y miembros de la directiva del sindicato se acercaron a las viviendas con el fin de evaluar la extensión y disposición de las mismas. Una tarea innecesaria si se considera que con la remoción del material ferroviario ya se dispone de un predio extenso para el disfrute de los trabajadores que podría también ser compartido con el barrio.

Vale recordar que la Union Ferroviaria, por directivas del Oso Rodríguez, escoltó en persona la topadora que desalojó las familias del asentamiento nuevo en septiembre del 2020. Curiosa relación de cooperación para un organismo que debe defender a sus trabajadores de justamente sus patrones; ¿hay independencia para defender los intereses de estos?.

Falta de agua potable

Mientras la empresa, estatal, propone un proyecto de renovación y modernización de los ferrocarriles, que beneficiaran a cientos de miles de usuarios, aprovecha esta situación para seguir avanzando sobre este Barrio surgido al calor de las políticas menemistas que dejaron enorme cantidad de pobres y desocupados.

El barrio lleva mas de 20 años en la localidad, reconocido como tal y ahora con un plan de mejoramiento por parte de los vecinos y entidades sin fines de lucro, aún no cuenta con agua potable corriente mientras hay conocimiento de esta situación por parte del municipio dirigido por Juan Andreotti (Frente de Todos), la empresa ferroviaria y la empresa AySA (de agua portable) en manos de Malena Galmarini.

Un Barrio que busca el progreso, y la mejora de su calidad de vida, con un proyecto de plaza, calles acordes, luz corriente, agua potable y lugares de recreación, recibe ataques constantes y omisiones consientes de políticos que gobiernan para los empresarios y únicamente cambian de sillones, tanto a nivel nacional (Fernández) como a nivel provincial (Kicillof) mientras se viene de un gran ataque a los sectores populares por parte del gobierno de Mauricio Macri y María Eugenia Vidal.

Desde el surgimiento de La Victoria las diversas empresas junto con los gobiernos nacionales y provinciales, por medio de las fuerzas represivas, prohíben a los vecinos ingresar materiales de construcción o que puedan mejorar sus hogares negándoles el derecho de avanzar en viviendas de calidad.

El nuevo gobierno del Frente de Todos en la presidencia con Alberto Fernández y en la gobernación con Axel kicillof, no dieron ninguna respuesta concreta de las promesas que hicieron en campaña sobre el problema habitacional mas que desalojos y represión como se vio en Guernica que dejaron a cientos de familias en la calle sin un techo en plena pandemia.

Ver mas: Guernica, punto de inflexión: el pacto que propuso Cristina empezó con represión

Pero el Barrio Popular La Victoria sigue demostrando que la organización y la voluntad de sus habitantes, es la base para parar los avances de las ambiciosas e insaciables empresas que operan el ferrocarril, y de los candidatos del Frente de Todos y Cambiemos que solo traen falsas promesas.

Ferroviarios y vecinos

Tanto la empresa como la dirección sindical, saben del gran riesgo que corren sus intereses si los trabajadores ferroviarios y los vecinos (parte de los cuales son ferroviarios) unen sus luchas ya que tienen los mismo intereses: mejorar sus condiciones de vida. Es por que saben el riesgo que buscan constantemente dividirlos.

¿Cuánto se podría avanzar si el barrio se urbanizara? Los vecinos, entre los que se encuentran los ferroviarios, tendrían servicios y su calidad de vida mejoraría enormemente, mientras que se podría seguir avanzando en construir viviendas para los ferroviarios que aún alquilan en el marco de los constantes aumentos y el sueño imposible de la casa propia.

El aporte conjunto de la lucha por la urbanización, y de los vecinos para la construcción de nuevas viviendas para los ferroviarios va de la mano; incluso siendo un hecho que la empresa y el sindicato quieren tapar completamente.







Temas relacionados

Malena Galmarini   /    Trenes Argentinos   /    Aysa   /    Ferrocarril Mitre   /    San Fernando   /    Unión Ferroviaria   /    Zona Norte del Gran Buenos Aires   /    Sociedad   /    Urbanismo

Comentarios

DEJAR COMENTARIO