Internacional

#ExhumaciónFranco

Trasladan en el Estado español los restos del dictador Francisco Franco

Entre imágenes de fascistas ("nostálgicos" para la prensa del Régimen), se traslada al Cementerio de Mingorrubio el cadáver de Franco. Su cadáver político aún puede encontrarse en la monarquía, tribunales o fuerzas represivas del Régimen del 78.

Jueves 24 de octubre | 12:23

Ha comenzado el traslado de la momia de Franco del Valle de los Caídos, planeado para el 24 de octubre, en cumplimiento de la ley de Memoria Histórica de 2007. Las concentraciones de neofranquistas en ambos emplazamientos acompañan un nuevo funeral para el dictador pagado con más de 60.000€ de dinero público.

El Cementerio de Mingorrubio, a las afueras de Madrid, fue creado para la familia Franco, los ministros, altos jerarcas y escolta personal del Régimen franquista. Tras el trasado en helicóptero, la reinhumación se llevará a cabo con la presencia de los millonarios supervivientes de la familia Franco, como Francis Franco, nieto del dictador y empresario que fue culpado por la justicia por investir con su auto a agentes de la Guardia Civil mientras lo perseguían por cazar furtivamente, que hoy colgaba ante las cámaras la bandera franquista boca abajo.

Sánchez señaló en un comunicado que de "esta manera se cierra simbólicamente el círculo de la democracia española", concluye el comunicado. Una afirmación más que dudosa en vistas de la brutal represión desatada contra el pueblo de Catalunya o de la continuidad de la monarquía elegida como sucesión por Franco.

La campaña represiva y la búsqueda de votos han coincidido para Sánchez, arrasando Catalunya con represión de camino al 10N. Entre el rechazo a la represión, Sánchez decide usar el comodín de la exhumación de Franco para el próximo jueves 24 de octubre.

De esta forma Sánchez juega una de las cartas de la continuación de la política de gestos culturales para lavarse la cara que ya desarrolló Zapatero, en plena oleada represiva en Catalunya.

A pesar de que los franquistas trasnochados tal vez cambien de lugar de peregrinación, el Valle de los Caídos sigue siendo la tumba de 34.000 presos políticos, parte de los cuales murieron mientras construían el mausoleo con trabajo esclavo, y una lucrativa fuente de negocios para la Iglesia Católica.

Es necesario asumir que nos encontramos ante un Régimen del ’78 heredero del franquismo que es imposible reformar y que conforme su propia crisis avanza y la desafección es cada vez mayor, muestra sus rasgos más reaccionarios.







Temas relacionados

Valle de los Caídos   /    Francisco Franco   /    PSOE   /    Historia   /    Internacional

Comentarios

DEJAR COMENTARIO