Política

ACTUALIDAD

Tras ser procesada, Hebe de Bonafini hizo pública una carta del papa Francisco

En abril la titular de las Madres le solicitó que viniera a la Argentina. Bergoglio le dijo que aún no hay definición sobre su visita al país.

Miércoles 17 de mayo | Edición del día

La titular de Madres de Plaza de Mayo, Hebe de Bonafini, difundió una carta que el Papa Francisco le envió a principios de mes. La publicación de la misiva tuvo lugar un día después de su procesamiento por la causa de Sueños compartidos.

En 14 de abril, Hebe de Bonafini le había escrito a Bergoglio para pedirle que viniera a la Argentina: "Te necesitamos todos. La estamos pasando muy mal, el país parece una montaña que se cae a pedazos como cuando sucede un terremoto".

El Papa por su parte, respondió que "todavía no hay nada decidido sobre mi viaje a la Argentina". Desde que Bergoglio es Papa, se especula con la posibilidad de un viaje a su país natal. Sin embargo, a pesar del tiempo transcurrido, su arribo a la Argentina no ha sucedido ni hay fecha confirmada para tal suceso. La realidad es que la presencia del Papa en Argentina en año electoral, podría prestarse para diversas interpretaciones, entre ellas, como una señal de apoyo al oficialismo.

"Vení que te necesitamos [...] Sé que vos pensás que si venís le hacés un favor al Pastor Mauricio. Yo te pido que pienses en cuánto bien le harías a millones si venís", insistía la titular de las Madres. Lo que Hebe de Bonafini no se molesta en detallar, es que si el conjunto del pueblo pobre y trabajador la está pasando mal a causa del ajuste de Cambiemos, es gracias al apoyo que el mismo kirchnerismo y el PJ le han brindado en el Congreso. Por otro lado tampoco hizo mención a lo mal que la pasa el pueblo de Santa Cruz a causa del ajuste implementado por mano de la gobernadora Alicia Kirchner. Tampoco menciona, lógicamente, que el Gobierno ha podido avanzar en gran medida gracias a la tregua de las centrales sindicales, tanto la CGT como la CTA y los movimientos sociales "papales" como la CTEP.

Te puede interesar: Procesaron a Hebe de Bonafini por la causa Sueños Compartidos

No se comprende cómo, para una referente histórica de los derechos humanos, la presencia en el país de una figura como la de Bergoglio, puede hacerle bien a millones. En el actual contexto, la Iglesia insiste con la idea de la "reconciliación", tal como se dejó ver en la última Conferencia Episcopal Argentina. Vale recordar además, que el mismo Bergoglio ha sido señalado por su complicidad en la desaparición de sacerdotes jesuitas, así como por su colaboración en la apropiación de Ana Libertad, una nieta recuperada por Abuelas de Plaza de Mayo.

Podés leer: Cúpula de la Iglesia impulsa la “reconciliación” y recibe a familiares de genocidas

La respuesta del Papa Francisco no estuvo exenta del cinismo que caracteriza al discurso clerical respecto de la dictadura y la política de derechos humanos. "Te agradezco lo que me decís en la carta y quisiera reiterar lo que dije tantas veces y te lo expresé cuando estuviste en el Vaticano: frente al dolor de una madre que pierde a sus hijos de una manera tan cruel y violenta siento un profundo respeto y la necesidad de acompañarla con mi cercanía y oración". Más que a través de oraciones, Bergoglio debería mostrar su respeto a la lucha de las Madres y Abuelas de Plaza de Mayo, diciendo la verdad sobre la participación de la Iglesia Católica en el genocidio.

Más información: Monseñor Aguer, a favor de 2x1: ¿un bicho raro dentro de la Iglesia?

Una buena medida que podría tomar Bergoglio en pos de aliviar el dolor de madres que aun no saben dónde están sus hijos, por respeto a los 400 jóvenes que aun no conocen su identidad, es abrir los archivos de la Iglesia de la última dictadura. No basta con hacer públicas las cartas que los mismos familiares y amigos de los detenidos desaparecidos enviaban a la iglesia para solicitar información. Hasta el momento, lo que la cúpula eclesiástica ha estado dispuesta a divulgar, es solo esa documentación, mientras mantiene oculto todo aquello que se discutía en la conferencias episcopales y todo el resto de la información que manejaban los obispos y sacerdotes en la época.

El lunes 15 de mayo, el juez federal Marcelo Martínez de Giorgi procesó a Hebe de Bonafini y a Sergio Schoklender –entre otros– por el desvío de fondos del programa Sueños Compartidos. Ambos fueron procesados por el delito de administración fraudulenta en perjuicio de la administración pública.








Temas relacionados

Sueños compartidos   /    Hebe de Bonafini   /    Iglesia y dictadura   /    Jorge Bergoglio   /    Papa Francisco   /    Abuelas de Plaza de Mayo   /    Madres de Plaza de Mayo   /    Iglesia Católica   /    Libertades Democráticas   /    Política

Comentarios

DEJAR COMENTARIO