Política

POLÍTICA NACIONAL

Tras la furia por el derecho al aborto, Carrió se reunió con Macri para avalar el ajuste

Luego de haberse retirado furiosa de la Cámara de Diputados, la diputada oficialista volvió a bancar al Gobierno en el marco de una nueva disparada del dólar y tras la renuncia del presidente del BCRA. Por ahora la sangre no llegó al río.

Rosa D'Alesio

@rosaquiara

Viernes 15 de junio de 2018 | Edición del día

Mauricio Macri recibió en la tarde de este viernes a la líder de la Coalición Cívica en la Quinta de Olivos, para mostrar la unidad de Cambiemos.

El Presidente y la legisladora se reunieron luego de que la diputada amenazara con "romper" Cambiemos en el marco de la media sanción que obtuvo el proyecto de ley sobre la despenalización del aborto. En la reunión estuvieron presentes, además, Marcos Peña, el ministro Francisco "Pancho" Cabrera y el secretario de Comercio, Miguel Braun

Desde el Gobierno desmintieron que esta reunión tuviera algo que ver con los enojos de Carrió. También la diputada chaqueña, antes de ingresar a Olivos, negó cualquier diferencia o posibilidad de ruptura con Cambiemos y aseguró que su presencia se debía a una reunión sobre un proyecto para Pymes exportadoras, aunque no dio más detalles.

Este encuentro, entre el Presidente y la legisladora, se realiza tras las amenazas de la diputada de romper Cambiemos, luego de obtener media sanción el proyecto de ley del que estuvo ausente durante todo el debate. Apareció en la Cámara de Diputados, y mientras hablaba Daniel Lipobtsky disparó: “la próxima rompo”.

Carrió le pidió la palabra a Emilio Monzó “Quiero decir que no he hablado para preservar la unidad de Cambiemos”, dijo. Luego se retiró y estaba vez en voz alta bramó: “Que le quede claro a todo Cambiemos. La próxima rompo. ¡La próxima rompo!”. Se fue y continuó expresando su ira a través de su cuenta de Twitter.
También dijo que Monzó "hace dos años que no le da la palabra" en el parlamento, a pesar que la noche de la votación él hizo callar a la tropa para que la diputada pudiese hablar.

Lilita suele utilizar un estilo naif, pueril, cada vez que sale a bancar las medidas más antipolulares del Gobierno. Esta vez, muy lejos del personaje, se expresó sin velo. Una fanática clerical y exaltada mostró su odio contra los sectores populares. Reconoció que miles de mujeres mueren por aborto clandestino, pero dijo no importarle.

El pasado 13 de junio, la líder chaqueña tuvo una jornada de furia. Tras las amenazas de romper con la coalición gobernante, continuó con una catarata de tuits donde expresó toda su ira reaccionaria porque el Congreso había dado media sanción a un derecho elemental que fue arrancado por el movimiento de mujeres, junto a un amplísimo sector de la sociedad. Ante los periodistas sostuvo que esta ley expresaba la “decadencia cultural” y que el debate había sido trivial. Probablemente se referiría a los diputados ‘pro-vida’, que compararon una mujer embarazada con una perra y sus cachorros o con los marsupiales.

El día anterior Carrió fue a rezar a una capilla y subió una foto a Twitter donde decía: “No es necesario hablar, solo la oración que es la debilidad de Dios y el poder de los hombres”. Coaccionó a los legisladores de la Coalición Cívica, y de nueve integrantes del bloque solo uno dijo que votaba a favor porque “estoy convencido y porque un sector de mi partido piensa como yo”, indicó Juan Manuel López.

La crisis del dólar, o la llamada de algunos miembros de Cambiemos la volvió a la realidad que más le gusta: hacer política junto a Cambiemos para aplicar el ajuste.

Después de que se anunciara la salida, en medio de la crisis económica, de Federico Sturzenegger del Banco Central y que en su lugar ingresaba Luis Caputo, Carrió volvió a utilizar su cuenta de Twitter para bancar la decisión del Gobierno. “Acompaño al Gobierno en la designación de Caputo como presidente del Banco Central de la República Argentina", fue uno de los tuit de la diputada chaqueña. Sobre la decisión oficialista de designar a Caputo en su lugar, Carrió escribió: "La designación de Caputo en el Banco Central da garantías en el exterior".

Además la líder de la Coalición Cívica reiteró su acompañamiento al Gobierno, así lo expresó en Twitter "lo que pasó me duele en el alma". "Todo lo que se dijo es mentira. Yo tengo una excelente y permanente relación con Olivos. Apelé a la unidad de Cambiemos y les hablé a los diputados nacionales para que reine la concordia y no la grieta", explicó.

Y haciendo uso de su estilo mesiánico Carrió aclaró que "a los que tienen miedo que rompa, tengan confianza. La República es nuestra".

En una entrevista telefónica con TN, ‘aclaro’ que lo único que le dijo a los diputados de Cambiemos es que este fue el "último sacrificio" que hace en el nombre de la unidad. "Porque todos somos corresponsables de una unidad, tanto el PRO como el radicalismo, como la Coalición Cívica”.

Elisa Carrió y Mauricio Macri constituyeron un matrimonio por conveniencia. La artífice de la coalición gobernante le aportó al macrismo la pata de la trasparencia. Ferviente opositora del kirchnerismo, supo levantar las banderas anticorrupción, las mismas que Macri encontró para llevar su campaña adelante. La dueña de la republica, además, suele blindar al Gobierno cada vez que se destapa algún caso de corrupción que tiene como protagonista a integrantes de Cambiemos.

Sin embargo todos los periodistas se preguntan hasta cuándo durará este matrimonio; si Macri está harto de los acting de Carrió y si esta está harta de Durán Barba. Por ahora ambos se necesita. Carrió encontró en Cambiemos un lugar desde donde construir poder para influenciar con su ideología y políticas retrogradas. Y el macrimo la necesita para mantener unida la coalición gobernante.

Veremos qué pasa si la crisis del gobierno se profundiza, probablemente Carrió huirá izando las banderas de la "república".







Temas relacionados

Aborto legal, seguro y gratuito   /    Congreso   /    Elisa Carrió   /    Mauricio Macri   /    Política

Comentarios

DEJAR COMENTARIO