PROVINCIA DE BUENOS AIRES

Tras la extorsión de la Bonaerense, llega la presión de los intendentes por la coparticipación

El anuncio de aumento para la Policía terminó con ese conflicto y abrió otros. La pelea interna y silenciosa por Berni con los intendentes amigos y el pedido público de los opositores de mayores ingresos de la coparticipación.

Nicolás Benjamin

Redacción Zona Norte Gran Buenos Aires @NicolsBenjamin7

Miércoles 16 de septiembre | 08:45

Después de 3 días de apriete policial, en donde los Gobiernos nacional y provincial cedieron en todo, los intendentes bonaerenses aprovecharon para pelear por su tajada.

Los de Cambiemos, que fueron sorprendidos por el anuncio de Alberto Fernández de sacarle un punto de coparticipación al Gobierno de Horacio Rodriguez Larreta, decidieron no acompañar a Kicillof cuando anunció el aumento a los efectivos policiales. Pero luego fueron por más.

Este jueves, firmaron una carta -publicada en redes sociales- pidiendo que la plata que le da el Gobierno nacional a la provincia sea coparticipable con los municipios y se reparta. Si bien fueron solidarios políticamente con Larreta, ahora no se quieren perder parte del botín.

El fuego amigo

Por su parte, los intendentes peronistas que habían dejado correr la extorsión policial los primeros días, esperaban la renuncia del Ministro de Seguridad Sergio Berni. Sin embargo el Gobernador lo ratificó fuertemente en su cargo.

Los caciques amigos, que nunca fueron grandes devotos del ex ministro de Economía -a quien nunca consideraron del paño-, querían un gesto amistoso, que implicara desplazar a Berni y poner un hombre con diálogo con ellos. O incluso alguno de ellos. No por nada se llegó a especular con el nombre de Alberto Descalzo, hoy intendente de Ituzaingó.

Según trascendió -y ningún dirigente negó-, trece intendentes oficialistas se reunieron el pasado jueves con la ministra de Gobierno Teresa García para transmitirles sus quejas por el trato de Axel Kicillof y para pedir la renuncia de Berni.

Obviamente, no lo hicieron por sus represiones o sus dichos derechistas contra las tomas de tierra. O por sus ataque a los organismos de derechos humanos. Lo que parecen querer es terminar con el mando centralizado desde el ministerio de la fuerza de Seguridad y quieren una mayor coordinación con los municipios.

Un poco de plata y otro poco de debilidad

Este martes el gobernador anunció la primera tanda del fondo de Infraestructura Municipal (FIM). Una suma de $725 millones para 37 distritos. Lo hizo junto a intendentes propios y opositores -como Nestor Grindetti de Lanús- para mostrar una buena imagen de gestión en la obra pública en los grandes y profundos problemas que tiene el conurbano.

Luego de la protesta policial y con un Gobierno que cedió en todo, los intendentes supieron ver debilidad en el Ejecutivo provincial. De allí el pedido que se conoció este jueves por la tarde.

No es el único reclamo en curso. También la docencia y el personal de salud viene reclamando una mejora en sus condiciones laborales y salariales. La respuesta del gobernador Kicillof es, aún, un largo silencio.

Algo que contrasta con la velocidad en responder las demandas de la Policía. O en la entrega de recursos que ya empieza a hacer ante la presión de los intendentes.







Temas relacionados

Intendentes    /    Axel Kicillof    /    Sergio Berni   /    Provincia de Buenos Aires

Comentarios

DEJAR COMENTARIO