Mundo Obrero

Trabajo en la construcción, el tiempo y la plata me faltan siempre

Gonzalo es obrero de la construcción y vive en Córdoba. En esta carta explica por qué apoya al Frente de Izquierda.

Miércoles 5 de julio | Edición del día

Soy Gonzalo, inmigrante boliviano. Soy obrero de la construcción, yesero.

En los 90 vine a Argentina. Antes de ser yesero fui trabajador golondrina, después albañil. Estuve en Mendoza, Buenos Aires, La Rioja y otros lugares. Desde el 98 estoy afincado en Córdoba. Todos los trabajos que hice en todos los lugares que estuve siempre fueron en negro, pagados a destiempo o no pagados (al día de hoy sigue siendo así). Siempre precario, desde las pobres carpas en las que vivíamos los trabajadores golondrina (de donde a veces teníamos que salir porque venía gendarmería a controlar los papeles de los inmigrantes) hasta la tarea de la construcción,en la que todavía hoy es común trabajar con maquinaria que no anda bien o no es apta para el trabajo. O las condiciones de seguridad, que siempre son malas.

Pude hacer mi casa con mucho sacrificio en Nuestro Hogar III, barrio donde viven mayormente inmigrantes bolivianos, peruanos y paraguayos. Como yo, la mayoría construyó su casa con mucho esfuerzo. Muchas de esas familias, por la necesidad de tener un techo, construyeron sus casas sobre lo que alguna vez fue un basural.

Trabajo 8, 10 y hasta 14 horas por día para poder vivir. No tengo obra social. No pude terminar la escuela. Como inmigrante siempre me pusieron trabas para tener mis documentos, lo debía renovar cada año y demostrar que tengo trabajo en blanco. Pero las constructoras prefieren pagar en negro y seguir ganando montones de plata con sus negocios. Mientras tanto, los impuestos me siguen llegando y no tengo derecho a protestar. Después de 20 años de vivir acá, hace sólo 4 que se me permite votar.

A mí me falta tiempo y plata siempre. Quisiera poder terminar de estudiar y estudiar otra cosa. Me gusta bailar y quisiera no tener que preocuparme por los costos. Quiero más tiempo para descansar y cuidar mi salud.

Muchos de mis paisanos tienen una vida parecida a la mía, en la construcción los hombres o empleadas domésticas las mujeres, sin tiempo para su vida y su familia. Por eso voy e invito a ir al acto del PTS en el Frente de Izquierda el próximo sábado en Unión y Benevolencia, a escuchar sus propuestas y ser parte de una campaña que pelea por los derechos de los trabajadores. Porque nuestras vidas valen más que sus ganancias.






Temas relacionados

Nuestras vidas valen más que sus ganancias   /    Trabajadores de la construcción   /    Inmigrantes   /    Córdoba   /    Mundo Obrero   /    Política

Comentarios

DEJAR COMENTARIO