Géneros y Sexualidades

México

DÍA DE LA NIÑA

Trabajo doméstico y sin acceso a la educación: realidad de las niñas

Matrimonio infantil, embarazos no deseados, pobreza y violencia son otros de los fenómenos que ponen en riesgo a cientos de miles de niñas.

Martes 11 de octubre | Edición del día

El informe “Sacar partido al poder de la información para las niñas: balance y previsiones hacia el 2030”, publicado recientemente por Unicef, afirma que la carga desproporcionada de tareas domésticas inicia en niñas de entre cinco y nueve años que dedican 30% más de tiempo que los niños de su edad -el equivalente a 40 millones de horas al día- a llevar a cabo tareas del hogar.

Están obligadas a cocinar, limpiar, cuidar de algún miembro de la familia, y recoger agua y leña.

A medida que crecen, aumenta la desigualdad: niñas de entre diez y 14 años dedican 50% de tiempo más que los niños de la misma edad -o 120 millones de horas cada día.

Cuando avanzan hacia la adolescencia, según un estudio de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), las y los jóvenes que no tienen acceso ni a trabajo ni a educación son poco más de uno cada cinco. Pero las niñas son mayoría: las jóvenes tiene cuatro veces más probabilidades de encontrarse excluidas del mundo laboral y del escolar.

Muchas también se ven en la obligación de asumir tareas domésticas. Tareas que pasaron de manos de las madres, orilladas a trabajar fuera del hogar, a las hijas.

Y se repite el mandato obligatorio de que las mujeres lleven a cabo las tareas de reproducción de la familia. Los más beneficiados: los empresarios y los gobiernos que indefectiblemente están a su servicio, ya que las tareas domésticas no están remuneradas y son invisibilizadas.

Matrimonio infantil, violencia, embarazo adolescente

En una nueva muestra de cinismo, el gobierno de Peña Nieto afirma que el establecimiento del Día de la Niña puede contribuir a erradicar el matrimonio infantil.

De acuerdo con datos de la Encuesta Nacional de la Dinámica Demográfica (Enadid) 2014, en 23 de los 31 estados, al menos una de cada cinco mujeres se casa antes de cumplir 18 años. Esto tanto en las zonas urbanas como rurales, avalado por la Iglesia, los usos y costumbres y también por la normativa legal vigente.

Es así que México encabeza la tasa de matrimonio infantil de América Latina, con 22.9%. Sólo en Baja California Sur, Coahuila, Jalisco, Oaxaca, Quintana Roo, San Luis Potosí, Veracruz, Yucatán, Colima, y la Ciudad de México, no está permitido el matrimonio infantil.

Respecto a la violencia y el embarazo adolescente, el panorama no es mejor. De acuerdo con Unicef 63% de las niñas entre uno y 14 años ha estado expuesta a violencia psicológica.

A su vez, México es el país con mayor cantidad de embarazos de adolescentes. Cada mil mujeres que dan a luz, 77 son adolescentes de 15 a 19 años. Estas jóvenes en la mayoría de los casos se ven obligadas a dejar de estudiar.

Por los derechos de las niñas y las mujeres

Al contrario de lo que pretenden hacernos creer, esto no es natural, ni es para siempre.

Estas formas de opresión de las niñas son armas de disciplinamiento para que no trasgredamos los roles de género que al capitalismo le conviene: ser esposas y madres, ser sumisas y poner por delante las necesidades de los demás antes que las nuestras.

Este sistema de explotación de la mayoría de los seres humanos por un puñado de millonarios impone desde la más tierna infancia que las mujeres garanticemos las tareas domésticas en forma gratuita para que cada día haya comida en la mesa, ropa limpia y un lugar donde dormir y que a la mañana siguiente el trabajador concurra con energía renovada su centro de trabajo. Madres para criar a las futuras generaciones de trabajadores que constituirán, como hoy, el engranaje fundamental de la maquinaria capitalista.

Contra el discurso victimizador de los grandes medios, sostenemos que esta situación puede y tiene que terminar. Como afirma Andrea D’Atri “No elegimos ser las víctimas impotentes que el patriarcado quiere que seamos. Elegimos las potentes convicciones que anidan en el odio productivo de sabernos víctimas de un orden social que apesta.”




Temas relacionados

Día de la Niña   /    Géneros y Sexualidades   /    Internacional

Comentarios

DEJAR COMENTARIO