Mundo Obrero México

PENSIONES

Trabajar hasta la muerte, una realidad mexicana

Actualmente muchos trabajadores que están en edad jubilatoria no tienen derecho a ésta debido a que tienen un trabajo informal. Con la Reforma Laboral de 2012 que legaliza la subcontratación, los jóvenes no podemos esperar obtener una jubilación y tener una vejez digna.

Laura Aparicio

Pan y Rosas México

Miércoles 24 de enero | 15:14

Según datos de la Comisión Nacional del Sistema de Ahorro para el Retiro, sólo el 31% de las personas mayores cuenta por una pensión por contribución, esto quiere decir que mensualmente cotizan un porcentaje de su salario a instituciones como el IMSS o ISSSTE. Las mujeres que cobran este tipo de pensión reciben un promedio mensual de $5,128 y los hombres perciben un promedio de $6,602 pesos.

Si estas raquíticas pensiones no alcanzan para tener una vejez digna -porque los costos de la canasta básica siguen subiendo según la inflación- llegar a esta edad sin ningún ingreso fijo es una verdadera pesadilla, porque a pesar de que el cuerpo ya no pueda dar más, a pesar de las enfermedades y el cansancio, los adultos mayores tienen que seguir trabajando para sobrevivir.

Leer: Esto gana un trabajador de intendencia de la tercera edad en el metro de la Ciudad de México

En estas condiciones y bajo el outsourcing trabajan miles de trabajadores en este país; que al no tener contratos de más de un mes, tres o seis meses, no generan antigüedad ni tienen derecho a seguridad social, por lo tanto tampoco cotizan para tener un pensión y ¿cuánto podrían cotizar?... ¡si ganan una miseria! Esa es la situación de los trabajadores de intendencia de una gran cantidad de centros de trabajo.

Además están los trabajadores que al no encontrar trabajo se ven orillados a tomar trabajos completamente informales o auto-emplearse, lo que reduce aún más las posibilidades de dejar de trabajar algún día. Recuerdo cuando mi abuelo me contaba que tuvo que migrar a la ciudad buscando una mejor vida, y aún aquí no tuvo grandes oportunidades así que durante un tiempo tuvo una tintorería en la que trabajaba mi papá junto a sus hermanos, después tuvieron una tienda, luego realizó distintos trabajos en casas y al final vendía algunas cosas como trapos, bates de baseball, etc., de una u otra cosa pero trabajó toda su vida.

Actualmente algunas personas todavía tienen la “fortuna” de jubilarse bajo el esquema de pensiones de 1997, sin embargo con las últimas modificaciones es cada vez más difícil poder acceder a una pensión y aún si se alcanza, no es suficiente para vivir.

Gracias a los distintos golpes que ha dado el Estado contra las conquistas de los trabajadores, los jóvenes quedamos frente a un futuro completamente incierto, con una tasa de informalidad laboral en México de alrededor de 57% según el INEGI (Instituto Nacional de Estadística y Geografía) y con –prácticamente- nulas posibilidades de dejar de trabajar algún día.






Temas relacionados

Campaña contra la precarización laboral   /   Mundo Obrero México   /   México   /   Inegi   /   Precarización laboral

Comentarios

DEJAR COMENTARIO