Mundo Obrero

PANDEMIA EN LAS FABRICAS

Trabajadores textiles: “Trabajamos el doble y estamos más pobres que el año pasado”

Hablamos con Eduardo Toro, delegado de la Textil Elemento que junto con sus compañeros nos comentan la situación en la que viven dentro y fuera de la fábrica en medio de la pandemia.

Jueves 6 de agosto | 12:40

El rubro textil es uno de los rubros con peores salarios y peores condiciones de trabajo, sin olvidar que es el rubro que recreo la esclavitud con los talleres clandestinos. Sin embargo, es un rubro que podría haberse reconvertido fácilmente para fabrica los elementos esenciales de protección para las y los trabajadores de la salud, como barbijos y camisolines.

Los trabajadores de esas empresas suelen ser en su mayoría mujeres y migrantes. Hablamos con Eduardo Toro delegado de la Textil Elemento quien nos contó como fueron estos más de 4 meses de cuarentena para los trabajadores textiles, dentro y fuera de la fábrica.

LID: ¿Como afectó la cuarentena la economía y la salud de los textiles?

“En Elemento se paralizó la fábrica sólo el primer mes de cuarentena, luego volvimos a laburar en tandas y a pesar de que la empresa no tenía ninguna crisis, nos pagaron los sueldos con el subsidio ATP que dio el gobierno”.
“Desde hace 3 meses estamos trabajando normalmente, y hay pocas medidas de seguridad que imponemos nosotros, porque si fuera por ellos, ni alcohol en gel nos darían. En otras textiles, nunca dejaron de producir y los compañeros se contagiaron en la fábrica, llevando el Covid a sus hogares”.

LID: ¿Qué fabrican en Elemento, porque entiendo que no es un rubro esencial ó reconvirtieron la fábrica para hacer barbijos y camisolines?

“Para nada, seguimos produciendo medias, etiquetas para la ropa, ropa de vestir. En los medios de comunicación, nos bombardean diciendo que nos quedemos en casa, pero nos obligan a ir a laburar y las fábricas no esenciales siguieron produciendo como siempre”.

“Por ejemplo, el dueño de Elemento se enteró que en Cocot (otra empresa textil) tuvieron que parar la producción por la cantidad de contagios que tenían, y enseguida quería empezar a sacar ventaja. Nos exigían que hagamos horas extras y ante la situación desesperada de los compañeros terminamos laburando horas extras. Se laburaba de lunes a lunes y se tomó más personal. Es decir, se está produciendo a lo pavote y así y todo el sueldo no alcanza. Imagínate que tengo compañeros que pagan el alquiler y para comer deben conseguir los bolsones de alimentos en sus barrios. Es terrible que, en un país tan rico, y laburando como laburamos, tengamos que salir a buscar bolsones de comida, yo me siento más pobre que el año pasado”.

Te puede interesar: Indec: aumentó la canasta básica y es más difícil cubrir las necesidades de una familia

LID: Entonces la situación de contagio en otras fabricas es importante. Qué nos podés contar.

“Ahora nos dicen que el problema de tantos contagios es por las reuniones sociales. Pero yo veo que compañeros de otra fabricas se contagian laburando y nadie dice nada. Mira, por ejemplo, un compañero de una textil de Palermo se contagió laburando y solo lo asilaron en su casa. Un departamento de dos ambientes donde vive con su compañera y su hija pequeña”.

“Así tratan a los laburantes, mientras el tironeo entre la derecha como Macri que es anticuarentena y el gobierno que dice que debemos tener responsabilidad ciudadana, termina siendo todo, una farsa”. “Sin embargo sobre la deuda, todos juntos festejan el acuerdo con los buitres y nosotros sufrimos la miseria. Nosotros no tenemos nada que festejar”.

LID: Y ante toda esta situación en ¿que andan los dirigentes sindicales?

“Los dirigentes sindicales están en cuarentena permanente. Pero fueron muy activos en pactar salarios a la baja, paritarias congeladas, mientras la canasta básica está por las nubes. Con estos salarios muy bajos, el costo de vida es inalcanzable en medio de una pandemia. A su vez, los empresarios aprovecharon para exigir producción obteniendo el doble de ganancias y encima fueron beneficiados por el ATP y nuestra calidad de vida disminuye día a día”.

Te puede interesar: Sin límites: la CGT firmó un documento con los empresarios más poderosos del país

“Por todo esto nosotros nos venimos organizando, no solo para pelear por aumento salarial, y organizando en la fábrica comisiones de seguridad e higiene, sino también, vemos necesario pelear por que se les impongan a los ricos un impuesto progresivo, porque no podemos seguir dejando la vida en la fábrica. La crisis no la debemos pagar nosotros y nuestras vidas importan”.







Temas relacionados

Asociación Obrera Textil   /    Talleres textiles   /    Trabajadoras y trabajadores textiles   /    Textil Elemento   /    Textil   /    Ciudad de Buenos Aires   /    Mundo Obrero

Comentarios

DEJAR COMENTARIO