Sociedad

DOCENTES / OPINIÓN

Trabajadores de la educación y sus representantes políticos

La lucha común por las reivindicaciones salariales abre todo tipo de discusiones políticas entre los docentes cordobeses sobre cuál es la perspectiva política que permite defender los intereses de los trabajadores.

Miércoles 19 de abril | Edición del día

En Córdoba se suma como elemento a estas discusiones que el espacio Kirchnerista baraja como posibles candidatos para las próximas legislativas a referentes sindicales como Pablo Carro (Asociación de Docentes e Investigadores de la Universidad de Córdoba-ADIUC) y Juan Monserrat (Unión de Educadores de la Provincia de Córdoba-UEPC).

Reproducimos aquí la opinión en un intercambio de Mauricio Luna, delegado de ADIUC.

"En Córdoba, la Docta, la del Cordobazo, más del 70% de la población electoral votó en segunda vuelta al presidente Macri, al “gran señor de la revolución de la alegría”; alegría para sus Ceos y empresarios. Por suerte no me encuentro en ese grupo pero, como todos, vivo la terrible realidad de su gobierno, gobierno que no deja de atacar al pueblo trabajador.

Como trabajador docente agremiado, confío en la fuerza del colectivo trabajador y de la solidaridad de clase que debemos tener hacia los demás trabajadores para la construcción de una sociedad diferente sin explotados ni explotadores. Así, siendo parte del gremio de los docentes universitarios de la UNC, delegado en la Adiuc, me animé a expresar ante mis compañeras y compañeros delegados algunas consideraciones políticas que abro hacia todos los trabajadores, trabajadoras y estudiantes lectores de LID, como forma de contribuir a dialogar y cuestionarnos sobre el futuro que vamos tejiendo con nuestras acciones.

Para nada me siento dueño de la verdad, solo me posiciono desde el lugar de trabajador que defiende a su clase y lucha por una sociedad mejor. Aquí va mi humilde comentario que realicé a mis compañerxs de Adiuc:

Compañerxs, sin ánimo de pelear sino de exponer posturas o enriquecer reflexiones comento que aplaudo a esta Conadu que defiende a Milagro Sala y se pronuncia contra la represión y las locuras de los gobiernos actuales, que expone abiertamente la falsa democracia que tenemos y que ellos ostentan defender. Pero me disgusta la Conadu que se calló cuando gobiernos afines al kirchnerismo ultrajaban a los pueblos originarios de Formosa o de Neuquén o cuando contaminaron los pueblos andinos defendiendo las burguesías nacionales y extranjeras y que también se calló cuando apalearon a trabajadorxs que peleaban y pelean por sus puestos de trabajo en distintas ciudades del país. Solo un ejemplo que viene al caso, en Jujuy tenemos a don Pedro Blaquier, genocida de la noche del apagón de Ledesma, que el gobierno anterior protegió lo más que pudo por ser parte de la burguesía nacional que vive a costa del pueblo trabajador, pues le era oportuno para su gobierno.

Ayer fueron K, hoy son Macristas o Massistas esos empresarios que bajan línea a los gobernantes de ayer y de hoy. Pero lo cierto es que no son solo ellos los que promocionan el ajuste a la clase trabajadora, hay muchos representantes de lxs trabajadorxs que en cierta manera son cómplices: Pihen, Monserrat son casos testigos de cómo se puede militar en el peronismo y/o kirchnerismo y ser brazo del ajustador. Esta semana Pihen aprobó más flexibilización laboral en Córdoba y Monserrat a punto de entregar la lucha docente no solo cordobesa sino nacional, por ser miembro de la conducción de Ctera, permitiendo los descuentos a lxs trabajadorxs docentxs y haciendo paros y movilizaciones simbólicas que han ido enfriándolas con sus decires y acciones.

Hoy Juan Monserrat parece que será miembro de las listas de candidatos por el kirchnerismo. ¿Son esos trabajadores los que necesitamos en las legislaturas y como funcionarios? Es obvio que no son los Ceos del macrismo, pero no distan mucho. Como estoy hablando de política me animo a mencionar que existen trabajadorxs que nos representan cabalmente, Laura Vilches, del FIT, legisladora y docente que cobra como docente y lo que resta de su abultada dieta de legisladora lo aporta a las causas de lxs trabajadorxs (ejemplo, aportó para el 8M, para fondos de huelga, etc.). Ella junto con otrxs referentes (como Javier Musso, Nicolás del Caño y Myriam Bregman) proponen reducción de la jornada laboral, para que todos trabajemos 6 horas diarias 5 días a la semana, como medida de sostener el trabajo para todo el pueblo, repartiendo las horas de trabajo entre quienes lo necesitan. ¿Qué le contestó el legislador Pihen? Que estamos en un régimen capitalista; chocolate por la noticia; pero qué hacemos contra eso, ¿conciliamos como ellos y seguimos pagando las consecuencias?

Yo como trabajador no quiero que mis representantes gremiales se enquisten en el poder, Montserrat hace más de 20 años que no pisa un aula, ¿y ahora parece que subiría al Congreso? No se olviden de Grahovac o de Nebreda para seguir mencionando casos locales y de la docencia en particular.

Para terminar, como sé que la mayoría de mis compañerxs delegadxs de Adiuc son gente muy noble a la causa de construir una sociedad mejor para todxs y por ello también militan otros espacios políticos sociales es que me animé a decir esto porque me molesta mucho que hagamos la vista gorda de estos personajes que terminan siendo quienes levantan la mano y ponen la firma para mayores ajustes al pueblo trabajador.

¡Fuerza compañerxs! Hoy hay que luchar más que nunca para defender nuestras conquistas e ir por más, solas nunca han caído del cielo."






Temas relacionados

Junta Directiva de ADIUC   /    UEPC   /    Paritaria docente   /    Ctera   /    Mauricio Macri   /    Docentes   /    Opinión   /    Córdoba   /    Sociedad

Comentarios

DEJAR COMENTARIO