JUVENTUD PRECARIZADA

Trabajadores de plataformas: una nueva forma de precarización desembarcó en Rosario

Trabajar de forma autónoma, con flexibilidad horaria, no llegar a fin de mes, la falta de oferta para jóvenes- y por ende de experiencia para aplicar a otros trabajos-, influyen en la búsqueda de salidas rápidas en las plataformas de envíos.

Miércoles 7 de noviembre | 08:29

En un escenario de crisis que se vive a nivel nacional, y un índice de desocupación del 10%, los jóvenes encuentran una salida rápida en las plataformas de envíos. Lo que hace diez años ofrecían los call centers, ya naturalizados como lugares de precarización, empiezan a cumplirlo estas empresas que desembarcaron en Rosario como una nueva forma de explotación y pauperidad laboral.

¿Por qué es un trabajo atractivo para los jóvenes? Porque se supone que poseen flexibilidad horaria, lo que permite que puedan cursar, estudiar o disponer del tiempo “a su antojo”.

Te puede interesar: Las viejas costumbres del nuevo capitalismo de plataforma

PedidosYa, Glovo o Rappi contratan a cientos de repartidores que pueden verse por toda la ciudad con sus características mochilas, en bicis o motos, entregando pedidos para bares, restaurantes, supermercados, y comercios en general.

El trabajo de estas empresas que se extienden en toda Latinoamérica se ofrece a través una App de telefonía móvil para que la gente realice pedidos, esta solicitudes son tomadas por trabajadores (algunos contratados por consultoras), quienes deben encargarse de preparar el pedido y aguardar la llegada del repartidor. Este último debe ir en su vehículo personal - moto, bicicleta- hacia el domicilio en el que fue solicitado y cobrar si el cliente así lo eligió.

Como se vio con la formación de la Asociación de Personal de Plataformas (APP) en Capital Federal, las condiciones precarias en las que trabajan y el abuso de las patronales impulsó a trabajadores a organizarse por mejores condiciones. En Rosario desde el Sindicato de Cadetes reclamaron que por el desembarco de estas empresas el trabajo en empresas rosarinas “bajó alrededor del 50 por ciento”.

Te puede interesar: Nace APP: un sindicato para los trabajadores de plataformas

Recorriendo la experiencia de distintos trabajadores y trabajadoras, la realidad es disímil según la empresa en la que trabajen. En PedidosYa los trabajadores se encuentran dentro del convenio de Empleados de Comercio, y trabajan 8 horas. Consultada por este medio una trabajadora señaló que, a diferencia de otras empresas, cuentan con aportes jubilatorios, obra social y ART en caso de accidentes. “Nos logueamos en la plaza San Martín, los días de lluvia vamos al Cemar, aún no tenemos un espacio físico pero está en curso la búsqueda de un lugar”, sostuvo en relación a la metodología de trabajo.

Rappi y Glovo no tienen habilitación municipal, “los días de lluvia, fines de semana y días de semana en horas pico muchas veces nos pagan un poco más que el pedido promedio para ´incentivarnos´”, señalaron trabajadores de Rappi a La Izquierda Diario. Aunque, según ellos la empresa no los considera trabajadores, “se limita sólo a que podamos usar la aplicación para poder percibir el dinero de los envíos”, es decir, no cuentan con derechos laborales.

El pedido le sale que esté más cerca. “Uno elije si lo toma o no, en caso que sí lo tomes, comienza un contador, y tenés que ir a buscar el pedido y luego llevarlo al cliente. Se cobra por pedido $35 Cuando es día de lluvia, $50. Sumado a la propina, que nunca pasa de los $15” apuntaron, y agregaron que en las horas nocturnas, hasta las 11, o 12, hay mejor precio de entrega.Para ingresar piden el monotributo, que tengas una cuenta y Clave Bancaria Unica (CBU), además del celular donde corra la app y el medio de transporte.

Los gobiernos y las patronales son los grandes garantes de estas condiciones de precariedad para los jóvenes trabajadores en la ciudad. También los sindicatos, desde la UOM a Comercio, hacen la vista gorda ante el empleo en negro y fuera de convenio. Mientras, los trabajadores, en su mayoría estudiantes, toman los riegos de andar en bicicleta corriendo detrás del llamado de una aplicación de celular, de laburar doble turno para llegar a fin de mes, y de no contar con derechos laborales.







Temas relacionados

Juventud    /    Rosario   /    Santa Fe

Comentarios

DEJAR COMENTARIO