Internacional

#21N: HUELGA MINERA EN PERÚ

Trabajadores de los sindicatos más representativos de Southern-Perú anuncian inicio de huelga indefinida

El viernes 17 de noviembre en Moquegua, el Sindicato Unificado de Trabajadores de SPCC y Anexos (SUT – SPCC) y el Sindicato de Trabajadores de Toquepala y Anexos (STTA), anunciaron en Conferencia de Prensa que el martes 21 de noviembre inician indefectiblemente la tercera huelga indefinida del año.

Sábado 18 de noviembre | 08:39

Foto: Cecilia Quiroz

Una vez más la empresa Southern Cooper incumple los compromisos pactados con sus trabajadores, reduciendo el porcentaje de utilidades que a estos les corresponde según ley y violentando sus derechos laborales más elementales. La principal motivación que mueve a los accionistas y funcionarios de esta empresa minera, que es una de las más importantes del Perú, está estrechamente vinculada a la necesidad que tienen estos de incrementar su tasa de ganancia descargando los ajustes en los hombros de los trabajadores.

Por esa razón, el Sindicato Unificado de Trabajadores de SPCC y Anexos (SUT – SPCC) y el Sindicato de Trabajadores de Toquepala y Anexos (STTA), anunciaron el jueves 16 de noviembre en Conferencia para la Prensa realizada en la ciudad de Moquegua, que el martes 21 de noviembre inician indefectiblemente la tercera huelga indefinida del año. Esta medida de lucha será acatada por más de 3 mil trabajadores de las áreas de Ilo, Cuajone y Toquepala, ellos exigen que la empresa cumpla con el pago de adelanto del 30% de utilidades 2017; reincorporación de los trabajadores cesados; rechazo a la instalación de cámaras de vigilancia; contratación de médicos especialistas con carácter permanente y el mejoramiento de los servicios hospitalarios, entre otros.

Las contradicciones de Southern

Estas acciones que vulneran los derechos de los trabajadores, no contrastan sin embargo con la realidad que hoy vive la empresa, ya que en los últimos meses sus ganancias han aumentado significativamente debido al incremento de la exportación de cobre, como bien lo señala un informe técnico del Banco Central de Reserva donde se establece claramente que “Southern logró acrecentar en 122% los envíos de cobre refinado al exterior en el mes de septiembre. Es así que la empresa minera exportó 33 mil toneladas, volumen mayor a las 15 mil toneladas de agosto y superior en 27,5% a las 26 mil toneladas de septiembre del 2016”.

Así mismo se establece que “en la evaluación general, la comercialización de cobre refinado y concentrado registró 264 mil toneladas en septiembre, volumen 37,4% por encima de las 192 mil toneladas del mismo mes en 2016, y superior en 17,2% a las 225 mil toneladas de agosto del presente año. Asimismo, en los primeros nueve meses del 2017 acumuló 1 millón 927 mil toneladas, subiendo 10,7%”.

Se resalta también que “el precio del cobre experimentó un comportamiento ascendente en los últimos meses. Sólo entre el 31 de octubre y el 8 de noviembre, el precio del cobre subió 0.1% a US$3.09 por libra”.

¿Por qué ocurre esto?

La empresa, amparada en la legislación vigente, mantiene un margen de secretismo que le permite informar solo lo que a ellos les conviene informar sobre su tasa de ganancia y su productividad. De esa manera, se evitan pagar importantes sumas de impuestos al Estado y lo que realmente le corresponde a los trabajadores por concepto de utilidades.

Este proceder, típico de las empresas mineras, genera que cada año el Estado no tenga dinero suficiente para cubrir las necesidades sociales de las grandes mayorías, por esa razón tenemos en nuestro país un sistema de salud en crisis, una educación colapsada, un sistema previsional privatizado y un agro abandonado a su suerte y sin capacidad de acceso a créditos y planes de desarrollo. Esta política de doble contabilidad empresarial, también ha generado que se reduzca el canon minero para las regiones y comunidades que albergan los grandes proyectos mineros, como el distrito de Torata por ejemplo, donde en los últimos días se han dado importantes luchas contra la contaminación minera.

En el caso de los trabajadores de Southern, estos, cada vez pierden más derechos y beneficios sociales, como el poder acceder a una salud de calidad y a una educación de calidad para sus hijos, debido a que la empresa, en su afán por ganar más, precariza los servicios de salud y de educación. A ello se suma la intensificación de la jornada laboral y el incremento de la tasa de trabajadores tercerizados. Cabe mencionar que los trabajadores tercerizados no gozan de derechos laborales y no están sindicalizados. Así mismo, los índices de accidentes laborales se incrementan así como las enfermedades profesionales, muchas de las cuales tienen que ver con la exposición de los trabajadores a materiales contaminantes.

¿Qué hacer?

Por eso los trabajadores de los dos sindicatos más representativos de la Southern (SUT y STTA) han acordado iniciar este martes 21 de noviembre una huelga indefinida. Sin embargo, consideramos que es necesario que los trabajadores incorporen a sus demandas la exigencia porque se abran los libros de contabilidad de la empresa y el pueblo en su conjunto pueda saber cuánto de ganancias viene cosechando realmente esta minera, que por cierto es una de las que más contamina el medio ambiente. Esto ayudará a que se pueda empezar a revertir el déficit fiscal que, como ya lo dijimos, lo terminamos pagando el pueblo trabajador a partir de la reducción del gasto social y el incremento de impuestos como el selectivo al consumo que afecta los bolsillos de los más pobres.

Esta exigencia, además, permitirá vincular a los trabajadores mineros de Southern con los campesinos del valle de Torata que actualmente se encuentran en pie de lucha contra las iniciativas contaminantes de la empresa, así mismo los acercará al pueblo de Tacna y Moquegua que se han visto afectados por la reducción del canon minero y por la aparente corrupción generada por las obras por impuestos, que es uno de los mecanismos que la empresa utiliza para cumplir sus responsabilidades tributarias con el Estado.

Para que la huelga sea efectiva y no un saludo a la bandera, se tienen que implementar comités y piquetes de huelga en cada sección y en cada área de producción de la empresa, con delegados revocables y elegidos por las bases en las asambleas. Las grandes decisiones, así como otros detalles propios de la huelga no pueden ser decididos solo por una minoría, sino más bien deberán ser discutidos y aprobados o reprobados por el grueso de los trabajadores, solo de esa manera se lograr comprometer al resto de compañeros y compañeras y asegurar que esta medida logre los objetivos trazados.






Temas relacionados

Torata   /   Moquegua   /   Sindicato Unificado de Trabajadores de la Southern   /   huelga indefinida   /   Southern Perú   /   Tacna   /   derechos laborales   /   Derechos sindicales   /   Perú   /   Internacional

Comentarios

DEJAR COMENTARIO