Mundo Obrero

CORONAVIRUS

Trabajadores de la salud denuncian la falta de insumos en los hospitales de Mendoza

En los principales hospitales de la provincia, donde se combate el coronavirus, trabajadores y trabajadoras de la salud denuncian las precarias condiciones en las que tienen que hacer frente a la pandemia.

Lunes 6 de abril | 19:06

Foto: Diario Los Andes

Para conocer cuál es la verdadera situación en los hospitales de la provincia, entrevistamos a trabajadoras de la salud de distintos hospitales, quienes de primera mano relataron la falta de insumos y los límites que tienen para combatir la pandemia en la provincia.

Años de desfinanciamiento del sistema de salud, dejaron a los hospitales y a los profesionales indefensos para enfrentar una pandemia. Aún con los anuncios del gobernador sobre el equipamiento de hospitales, lo cierto es que es insuficiente y el acceso a insumos de seguridad e higiene elementales escasean para el personal de salud.

"Hace semanas que nos vienen prometiendo máscaras.... y lo que ha llegado es comprado por el mismo personal o donado por organizaciones", comienza relatando V, quien es profesional de la salud en el Hospital Central de Mendoza. Además relata que los barbijos escasean, por lo que los tienen que usar durante todo el día, "algo no recomendado por la OMS". Sobre la situación general del hospital, relata que "se han comprimido algunos servicios para habilitar camas para pacientes sospechosos de Covid 19. Allí se cuentan con elementos de seguridad e higiene, no obstante los recursos de protección en otros áreas del hospital son escasos".

La situación en otros hospitales no es muy distinta. Una enfermera del Hospital Notti relata que el acceso a barbijos es de uno por paciente, "por lo que si para atender a un paciente se necesita mas un profesional, alguno queda expuesto". Allí también las mascarillas no fueron provistas por el Estado, si no por el bolsillo de los propios trabajadores o por donaciones. "Además los delantales médicos son de un gramaje menor al recomendado, por lo que se rompen de la nada", cuenta sobre los padecimientos diarios a los que deben hacer frente diariamente. Para terminar su relato, nos cuenta que "al ser un hospital pediátrico hay cosas que están mas cuidadas, pero se que en otros hospitales es mucho peor. El gobierno anunció capacitaciones para el personal de salud y eso nunca sucedió. Nos capacitamos entre nosotros en base a los conocimientos de cada área".

Incluso se dan situaciones insólitas como que "recién la semana pasada nos habilitaron el servicio de lavandería, por lo que estábamos yendo a nuestras casas con la ropa de trabajo, exponiendo a nuestras familias. Ahora se habilitó la lavandería, pero están rotas las duchas, por lo que no nos podemos bañar cuando termina nuestra jornada laboral".

"necesitamos que mejoren nuestras condiciones de trabajo. No podemos enfrentar ningún riesgo sanitario si ni siquiera nos están pagando los sueldos"

Foto: Diario El Sol
Foto: Diario El Sol

Te puede interesar: Trabajadores de la salud: "A la carga de trabajo se suman otros factores como la falta de recursos"

En el Hospital Lencinas, donde se realizan los test, B nos cuenta que "el servicio de neumonología se levantó entre médicos y enfermeros, golpeando puertas y consiguiendo donaciones". Sobre el acceso a los insumos, relata que "hasta ahora es lo justo y necesario. El tema es que la estructura del hospital es tan vieja y le hace falta tanto arreglos que hay servicios que en días de lluvias se inundan".

Por su parte, desde la Asociación Mendocina de Profesionales de la Salud denunciaron que “los kits se reciben de a poco” en los hospitales y centros de salud: "no hay criterio de entrega de material de bioseguridad en tiempo y forma, ni según los protocolos correspondientes", aseguró Isabel Del Pópolo, secretaria general de AMProS, quien además exigió que los test no sean solo para los pacientes sino también para los trabajadores y trabajadoras de la salud.

Trabajadores de la salud sin atención médica

Una de las principales denuncias que hacen los trabajadores y trabajadoras de la salud es la precarización laboral que hay en el sistema de salud. En Mendoza hay mas de 900 trabajadoras y trabajadores precarizados bajo la forma de monotributistas. Ellos no solo no cobran hasta tres veces menos que sus compañeros de planta por la misma tarea, sino que aún hoy no han cobrado sus salarios. Mientras le ponen al cuero a la salud pública, "cobramos 24 mil pesos, de los que le tenes que descontar el monotributo, asi que te quedan 20 mil en mano. Y si por no llegar a fin de mes, como hacen muchos, pagás el mínimo del monotributo, te quedás sin obra social". Es decir que mientras el Estado no les garantiza los elementos necesarios para protegerse, en el caso de contagiarse, no tienen cobertura de salud.

"En el Hospital Central, desde que comenzó crisis del coronavirus, ingresaron alrededor de 60 enfermeras y enfermeros. Todos precarizados", denuncia V. Ante la pregunta sobre como se podría cambiar esta situación, no duda en responder: "necesitamos que mejoren nuestras condiciones de trabajo. No podemos enfrentar ningún riesgo sanitario si ni siquiera nos están pagando los sueldos".

También podes leer: Mendoza: trabajar en salud en épocas de pandemia

Invertir la prioridades, primero la salud

Para hacer frente a esta situación, es necesario invertir las prioridades que la salud pública sea un prioridad total. Mientras el Gobierno intensifica las medidas represivas para hacer cumplir el aislamiento obligatorio, las denuncias de las y los trabajadores de la salud muestran cual debería ser la prioridad.

Como denunciamos en esta nota, en el último presupuesto provincial, votado apenas unas semanas antes de que estallara la crisis sanitaria, se recortaron 385 millones de pesos menos en equipamiento de hospitales Lagomaggiore, Gahilac y Lujan, y 50 millones infraestrucutura, servicios, insumos y equipamiento de Osep, la obra social de las y los empleados públicos.

Es necesario centralizar el sistema de salud, destinando las partidas necesarias y aumentando el presupuesto en base a impuestos a los grandes empresarios para equipar a todos los hospitales y centros de salud. El Estado debe garantizar el reparto entre toda la población de elementos sanitarios como barbijos y alcohol en gel, junto con bolsones de comida saludables y que alcancen para cubrir las necesidades de una familia, como denunció la diputada del FIT Mailé Rodríguez.

A su vez, es necesario incorporar personal al sistema de salud, terminando con la precarización laboral pasando a planta a todos los y las monotributistas de los hospitales y centros de salud.







Temas relacionados

Pandemia   /    Coronavirus   /    Trabajadoras y trabajadores de la salud   /    Crisis de la salud pública   /    Mendoza   /    Mundo Obrero

Comentarios

DEJAR COMENTARIO