Mundo Obrero

MENDOZA

Trabajadores de la aceitera Olivi se movilizaron en defensa de sus puestos de trabajo

En la Subsecretaría de Trabajo de Mendoza, denunciaron un fraude laboral para dejar 30 familias en la calle. La empresa del este provincial cerraría sus puertas el 31 de diciembre.

Martes 20 de diciembre de 2016 | Edición del día

Trabajadores de la Aceitera Olivi, ubicada en el este provincial, se movilizaron este martes a la Subsecretaría de Trabajo de la provincia denunciando que la empresa pretende cerrar sus puertas el próximo 31 de diciembre dejando 30 familias en la calle.

La empresa había presentado a principios de este año un preventivo de crisis, pero según denuncian desde el sindicato aceitero, nunca pudieron probar ante la Sub Secretaria de Trabajo que la empresa estuviera en crisis económica. “La empresa quiere vender los bienes para no pagar el convenio colectivo de trabajo del sindicato aceitero”, denuncio la abogada de los trabajadores.

Pablo Valdez, Secretario General del Sindicato Aceitero de Mendoza, denunció que: “La empresa no cierra porque tenga crisis, sino que es un vaciamiento para no pagar acuerdos salariales y la indemnización que les corresponde a los trabajadores. Exigimos que la subsecretaria tome el control de la situación”. A su vez, denunció que la empresa se niega a encuadrar a sus trabajadores dentro del convenio colectivo de trabajo de la Federación Nacional Aceitera y remarcó que desde 2014 vienen denunciando irregularidades ante el estado provincial.

Fraude laboral

La abogada del Sindicato Aceitero, presente junto a los trabajadores, calificó de “fraude hacia los trabajadores”, el intento de cierre de la empresa. “Ahora nos hemos encontrado con que los dueños quieren indemnizar a una parte de los trabajadores, que en realidad son los hijos de los dueños, con parte de la maquinaria, en un claro fraude hacia los verdaderos trabajadores”, denunció la representante legal.

Los mismos dueños se hicieron pasar por trabajadores en la subsecretaria de trabajo, presentándose como despedidos y pretenden cobrar sus indemnizaciones con los bienes de la empresa”, completó Valdez.

Junto a los trabajadores, se hicieron presentes en la manifestación distintos referentes políticos y sindicales de la provincia, quienes manifestaron su apoyo.

Entre ellos, Sebastián Enríquez, Sec Gral del Sute Godoy Cruz, quien declaró: “La patronal hace acuerdos fraudulentos con su propia familia para justificar, desde la quiebra, no respetar el convenio del sindicato aceitero nacional”. Por su parte, Raquel Blas, referente de ATE Mendoza, dijo que: “el aceitero es uno de los pocos sindicatos que tiene un salario inicial equivalente al costo de la canasta familiar y por lo tanto hay una guerra de las empresas contra el sindicato que quiere encuadrar a los trabajadores de Mendoza en ese convenio”.

También se hizo presente Lautaro Jiménez, diputado provincial por el PTS-FIT, quien denunció “la política antisindical de la empresa que pretende hacer un fraude laboral para descabezar al sindicato en Mendoza”. “Desde el Frente de Izquierda decimos que no queremos una navidad con familias en la calle y exigimos que el gobierno intervenga para frenarle la mano a estas empresas que no quieren respetar el convenio colectivo de trabajo nacional”, completó Jiménez.






Temas relacionados

Aceiteros   /    Despidos   /    Mendoza   /    Mundo Obrero

Comentarios

DEJAR COMENTARIO