Mundo Obrero

QUILMES

Trabajadores de la Oficina de Empleo enfrentan los despidos de Martiniano Molina

El intendente despidió a 10 trabajadores argumentando que "sobra gente", paralizando el área. Entre las despedidas, una mujer embarazada y otra con licencia por maternidad. Los trabajadores se organizan para resistir el ajuste.

Martes 19 de julio de 2016 | 14:00

En el marco del ajuste que el macrismo viene aplicando contra los trabajadores en Quilmes, el intendente Martiniano Molina decidió despedir a 10 trabajadores y trabajadoras del área de Empleo y Economía Social y Solidaria dependiente de la municipalidad. Entre los despedidos se encuentran una trabajadora embarazada y otra con licencia por maternidad. Además, como consecuencia del maltrato laboral y la inestabilidad permanente de la fuente de trabajo, dos de ellos se encuentran con licencia psiquiátrica.

Este ataque es parte de los más de 400 despidos de las últimas semanas, más de 1500 desde el inicio de la gestión PRO. La inmensa mayoría de los trabajadores padecen la contratación precaria, que se arrastra desde la gestión del FpV de Francisco "Barba" Gutiérrez.

El ajuste sobre esta área no solo será padecido por los trabajadores despedidos, ya que la misma prestaba un servicio a la comunidad que también será afectado. Desde esa oficina se gestionaban programas de empleo y capacitación dirigidos hacia jóvenes sin experiencia laboral, personas con discapacidad, mujeres víctimas de violencia de género, personas privadas de su libertad, adictos en recuperación y travestis, transexuales/transgéneros.

Los trabajadores y trabajadoras también denunciaron que “la última vez que esta oficina abrió sus puertas fue a fines de junio, momento en que se trasladó a un edificio donde no están garantizadas las condiciones mínimas de un trabajo digno: no hay calefacción, no se pueden enchufar las computadoras porque la instalación eléctrica no está preparada, no posee servicio de internet ni teléfono, es inaccesible para personas con discapacidad motriz porque carece de rampas o ascensor y hasta se pueden encontrar ratas en los sanitarios. Lo único bien instalado es el cartel que se observa en la fachada, que irónicamente fue inaugurado el mismo día en que los trabajadores fueron despedidos”.

La política antisindical y persecutoria hacia los delegados de base también es una constante en la política de Molina, quien también, en sintonía con la política de María Eugenia Vidal, espía a los trabajadores por las redes sociales. Los despidos en Quilmes se cuentan por miles y ya son varias las dependencias que comienzan a organizar la resistencia, como son el caso de Niñez y Adolescencia, ARQUI, Alumbrado, entre otras tantas. Mañana a las 11 horas los trabajadores se movilizan, desde la intersección de Rivadavia e Irigoyen, para exigir la reincorporación y en defensa del servicio social que prestan a la comunidad.







Temas relacionados

Martiniano Molina   /    Quilmes   /    Provincia de Buenos Aires   /    Zona Sur del Gran Buenos Aires   /    Mundo Obrero

Comentarios

DEJAR COMENTARIO