Mundo Obrero

NEUQUEN

Trabajadores de la Cocina del Hospital Castro Rendón con medidas de fuerza por falta de personal

Se trata de la Cocina del hospital de mayor complejidad de la provincia en la que se elaboran casi 700 raciones diarias que forman parte del tratamiento para los pacientes y la contención a sus familiares y acompañantes. Las y los trabajadores denuncian y resisten su vaciamiento y la precarización laboral.

Martes 13 de marzo | 09:11

En el mismo momento en que el Ministro de Salud Corradi Diez cínicamente afirmaba en un medio local que “de todo lo que he escuchado hasta ahora de una crisis inminente, o la destrucción del sistema de salud, nadie lo ha hecho aportando datos concretos” entre otras afirmaciones repudiables.

En la Cocina como en la mayoría de los servicios del hospital, los trabajadores atendían a los pacientes realizando las tareas de 2 o 3 personas, con jornadas extenuantes de 16hs de trabajo, y elementos de trabajo rotos. Conversamos con algunas trabajadoras que reflejan la realidad y desenmascaran el discurso mentiroso del gobierno y su política de vaciamiento de la Salud Pública en beneficio del privado.

¿Qué función realizan y en qué situación se encuentra la cocina del Hospital?

Juliana Choiman: Mi función es cocinera y a la vez salgo a servir a veces cuando tenemos que cubrir a los camareros. Estoy hace 6 años en la cocina, entré como camarera y a los dos años me pasaron a cocinera fija del turno mañana. Generalmente estamos cocinando casi 500 raciones a la mañana, y a la tarde son un poco menos. El plantel de nosotros tendría que ser de 45 a 50 personas y actualmente si estamos trabajando 25 personas para los dos planteles tanto de cocinero y camarero, es mucho. Se ha deformado el sistema de camareros, tendrían que ser 15 y actualmente están trabajando 9, por lo cual no llegamos a cubrir el turno mañana ni el de la tarde. Y en la parte de la cocina tendrían que ser 11 cocineros a la mañana, y 9 a la tarde, pero no llegamos a cubrir ni 7 cocineros. Actualmente estamos reclamando porque se han caído causas (N.E. contratos temporales para cubrir licencias) y no llegamos a completar los planteles, y necesitamos que los compañeros que tendrían que entrar a través de los concursos que se han hecho, entren porque hay déficit estructural. Actualmente el sistema está funcionando muy mal, las raciones han aumentado y el personal va disminuyendo.

Raúl De La Rosa: Desde 1992 que trabajo en la cocina, años atrás estábamos mejor, pero ahora está cada vez peor. Queremos exigirles que arreglen los hornos, las campanas, ellos dicen que mañana lo arreglarán, pero nunca lo hacen. Iban a arreglar un horno pero nunca lo arreglaron. Por esta situación estamos en peligro, si explota un horno ellos se lavan las manos.

Analia Gerez: Soy cocinera y hace 9 años trabajo en la cocina. La situación es de vaciamiento porque somos menos de los que éramos cuando entré, se hace más trabajo, se aumentaron los servicios del hospital para que se sirva la comida y mermó la cantidad de personal. Por la tarde hacemos 300 raciones y a la mañana casi 500. Nos faltan 6 trabajadores.

¿Qué están haciendo al respecto y qué respuestas han obtenido?

Juliana: Lo único que podemos hacer es no cocinar a la guardia, médicos, enfermeros, camilleros, y todos los que quedan de guardia. Nosotros sí o sí le cocinamos al paciente y al acompañante, eso nunca lo vamos a dejar de hacer. Gracias a Dios siempre hemos podido cumplir, así seamos pocos por turno siempre lo hacemos, nunca lo vamos a dejar. De parte de la dirección nadie ha bajado, hace una semana que estamos con medidas de fuerza y nadie ha bajado a darnos una respuesta, el único que nos ha dicho algo es nuestro jefe pero más no puede hacer. El Ministro de Salud dice que el hospital está funcionando bien pero la realidad es que no está funcionando bien. Quisiéramos trabajar y darle mucho más de lo que podemos pero no lo podemos hacer. Tenemos otras falencias, mesadas rotas, dos hornos rotos que más de una vez han largado una llamarada. El pelapapas no está funcionando, no tenemos funcionando la picadora de verdura, la picadora de carne, se han roto muchas herramientas de trabajo y no las reponen. Como humanos nos cansamos pero sabemos que estamos para el paciente y queremos cuidar nuestra fuente de trabajo. Y lo único que exigimos es que los compañeros que están para entrar que entren, porque todos necesitamos una fuente de trabajo, y como cocinera y como trabajo en el hospital no me gustaría perder mi fuente de trabajo, en el sentido de que nos privaticen, porque tenemos que defender la cocina lo más que podamos. La única forma es luchándola, y ojala podamos tener una respuesta pronto.

Pedro: No hemos tenido respuesta. El director vino una vez y dijo que una vez por mes íbamos a reunirnos pero no apareció más.

Analia: Hasta ahora no obtuvimos ninguna respuesta de la dirección. Recién ahora se acercaron de la junta interna cuando planteamos el problema en el servicio, y siempre tenemos la compañía de compañeros de distintos sectores y de agrupaciones que no son de la conducción del sindicato. En la asamblea resolvimos continuar las medidas de fuerza por una semana más, y hacer público el reclamo luego de escuchar la respuesta que tienen de la dirección sobre la falta de personal y de todos los elementos que están rotos, y que a pesar de todo se pone mucho esfuerzo para seguir sacando el servicio adelante pero ya no se puede más así.








Temas relacionados

Hospital Castro Rendón   /    Neuquén   /    Salud   /    Mundo Obrero

Comentarios

DEJAR COMENTARIO