Mundo Obrero

PRECARIZACION Y SALUD

Trabajadores de Promoción Social de CABA denuncian que trabajan sin protección sanitaria

Desde la Junta Interna de ATE - Promoción Social, sacaron un comunicado informando cómo es el trabajo actualmente con los sectores más vulnerados de CABA. Declaran el “estado de emergencia” porque vienen trabajando sin insumos básicos ni elementos de prevención y cuidado para su salud como para las personas con las que trabajan. “No somos héroes ni heroínas, somos trabajadores y necesitamos que se garanticen todos nuestros derechos y cuidados.”

Patricio Abalos Testoni

Redacción CABA - @ElPatoAT

Viernes 27 de marzo | 18:36

Los trabajadores de Promoción Social, Subsecretaría del Ministerio de Desarrollo Humano y Hábitat del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, continúan trabajando en el marco de la cuarentena porque cumplen funciones con poblaciones con sus derechos vulnerados, y en este contexto, se las considera esenciales. Sin embargo también denuncian las condiciones con las que trabajan, ya que no tienen todos los elementos necesarios para prevenir el contagio entre otros recursos faltantes. Declaran el “estado de emergencia ante el cuadro de situación donde el Estado vulnera los derechos de las poblaciones que debería asistir y les trabajadores del Estado, en vez de promoverlos y restituirlos.”

Estos trabajadores dependen de las direcciones de Niñez y Adolescencia; de Adicciones; y de Mujer. En el mismo comunicado expresan que “seguimos desarrollando tareas de cuidado dentro de los hogares, paradores, centros de día/noche para personas en situación de calle, refugios para víctimas de violencia y abordaje de consumo problemático de sustancias psicoactivas en el marco de la cuarentena social preventiva y obligatoria. Seguimos acompañando a la población que requiere sostener dónde poder vivir para no quedar viviendo en calle, también procesos de adolescentes que se encuentran siendo explotadas sexualmente, o armando estrategias para garantizar necesidades básicas como alimentación junto a grupos familiares”.

Te puede interesar: Trabajadores desmienten a Larreta sobre las personas en situación de calle

Alertan que la emergencia para ellos no comenzó con el COVID 19, sino que denuncian que ya vienen trabajando en lugares donde falta gas, agua caliente, y sin medidas de salud y seguridad laboral. En este contexto todo toma otra dimensión, y hoy se nota mucho más el faltante de elementos de cuidado básicos generales como específicos para prevenir el contagio del coronavirus. “Todavía hay faltantes de todo tipo en los efectores que alojan a personas que, por diversas situaciones de vulneración de derechos, requieren de la asistencia del Estado y se encuentran viviendo en dispositivos convivenciales. “

Así también expresan que se nota el faltante de personal, que por las licencias legales, el trabajo está recayendo en los que quedan, y por ende, sobreexigidos y desde el gobierno porteño no reemplazó a los que no pueden ir. “No somos héroes ni heroínas. Por eso, desde nuestro rol de trabajadores organizades, también desde el primer momento pusimos de relieve lo que venimos denunciando desde hace años, el colapso institucional frente al sistemático deterioro de las políticas públicas de corte social.”

Te puede interesar: Emergencia habitacional: “Hay más de 7 mil personas en situación de calle y no hay paradores en condiciones frente a la pandemia”

“Les trabajadores estamos dispuestes a tomar tareas siempre y cuando estén garantizadas todas las condiciones necesarias. Para nosotres y para la población con la que trabajamos deben estar aseguradas todas las medidas de prevención, movilidad e higiene, etc., las que lamentablemente nos vemos en la obligación de denunciar que siguen sin llegar a muchos lugares. Las decisiones sobre las dinámicas de trabajo deben ser consensuadas con les trabajadores, reconociendo el trabajo esencial, crítico y complejo que implica el contexto de pandemia.” Por esto exigen que se los tengan en cuenta para tomas las medidas para las poblaciones con las que trabajan, ya que son ellos los que laburan todos los días, y saben cuáles son las necesidades más urgentes y qué acciones se deben tomar para enfrentar las falencias.

También denuncian el estado de precarización con el que trabajan, con contratos fraudulentos bajo la modalidad de locación o tercerización y con salarios que rondan los $25.000, muy por debajo de la línea de pobreza.

Te puede interesar: Larreta obliga a trabajadores sin capacitación y sin medidas de protección a ser "voluntarios"

Hay que recordar que el gobierno de Rodríguez Larreta sacó un decreto donde determina cuáles áreas son esenciales, aunque deja un poder discrecional a los funcionarios. En este sentido los trabajadores de promoción social expresan: “Ahora que se jactan de que nuestro trabajo es esencial, es hora de revalorizarlo destinando mayor partida presupuestaria e implementando planes acordes a las situaciones de gravedad que acompañamos en el día a día. Poniendo otro piso de condiciones laborales, ampliando derechos, incrementando el personal, otorgando estabilidad y recomponiendo los magros salarios que se encuentran por debajo de la línea de pobreza.”

A Continuación reproducimos el comunicado de prensa completo:

En el medio de la pandemia seguimos garantizando tareas de cuidado.
No somos héroes ni heroínas, somos trabajadorxs y necesitamos que se garanticen todos nuestros derechos y cuidados.
Les trabajadores de las Direcciones Generales de Niñez y Adolescencia; Políticas Sociales en Adicciones, Mujer, Tercera Edad y distintos efectores que abordamos situaciones de vulnerabilidad dentro del Gobierno de la CABA, seguimos desarrollando tareas de cuidado dentro de los hogares, paradores, centros de día/noche para personas en situación de calle,refugios para víctimas de violencia y abordaje de consumo problemático de sustancias psicoactivas en el marco de la cuarenta social preventiva y obligatoria. Seguimos acompañando a la población que requiere sostener donde poder vivir para no quedar viviendo encalle, también procesos de adolescentes que se encuentran siendo explotadas sexualmente, o armando estrategias para garantizar necesidades básicas como alimentación junto a grupos familiares. Trabajamos en sectores que no pueden detener su funcionamiento porque los derechos vulnerados son muchos, situación que se recrudece ante este marco de pandemia. En este sentido, requiere un punto particular el de las personas alojadas de forma permanente. La atención a esta población se viene garantizando sin contar con todas las condiciones materiales mínimas ante la actual coyuntura, lo que expone a trabajadores/as ya las poblaciones con las que trabajamos a situaciones de riesgo. Para nuestro sector, la emergencia no llega con el COVID 19, la emergencia es un estado permanente. Hoy seguimos realizando tareas en espacios dónde falta gas, no hay agua caliente, sin medidas de salud y seguridad laboral, sin viáticos.

Las medidas de prevención contra la pandemia que ataca al mundo entero son claras. Distancia y aislamiento social, elementos de higiene y desinfección, medidas de cuidados varios, atender los síntomas de manera temprana, etc. Sin embargo, todavía hay faltantes de todo tipo en los efectores que alojan a personas que, por diversas situaciones de vulneración de derechos, requieren de la asistencia del Estado y se encuentran viviendo en dispositivos convivenciales. Como así también se evidencia faltante de personal debido a las licencias preventivas para población de riesgo, lo cual agrava el déficit sistemático de trabajadores/as en los programas y políticas públicas, ante el avance de la pandemia.
Esta emergencia social y sanitaria irrumpe en un escenario de precarización del trabajo y las políticas públicas preexistente, producto de un vaciamiento y empobrecimiento continuo de las sucesivas gestiones del PRO en la Ciudad. Tal es el grado de deterioro que desde las y los trabajadores organizados en ATE Promoción Social declaramos el “estado de emergencia” ante el cuadro de situación donde el Estado vulnera los derechos de las poblaciones que debería asistir y les trabajadores del Estado, en vez de promoverlos y restituirlos.

La crisis actual requiere de respuestas urgentes por parte de la gestión, atendiendo las resoluciones y protocolos de salud existentes, escuchando la voz de les trabajadores que contamos con el saber de cómo funcionan los dispositivos, cuales son las características y necesidades de las poblaciones con las que trabajamos.En este contexto queremos subrayar nuestro compromiso ético, profesional y político con las tareas laborales que realizamos en el marco de las políticas públicas sociales en la CABA y, por lo tanto, no nos da lo mismo realizar funciones vinculadas a promover y restituir derechos de cualquier manera, a cualquier costo. Por ello, desde el primer momento nos pusimos a disposición para construir los criterios y medidas necesarias buscando garantizar los derechos de les trabajadores y poblaciones con las que trabajamos.

Hicimos llegar los relevamientos realizados en cada lugar de trabajo respecto a los faltantes de insumos básicos y personal que identificamos. Así como también, trasmitimos las preocupaciones respecto a qué respuestas se van a elaborar desde el Estado para la población en situación de calle que está expuesta a diversas complejidades al encontrarse en una situación de mayor riesgo. Como venimos sosteniendo hace años “la calle no es un lugar para vivir".

No somos héroes ni heroínas. Por eso, desde nuestro rol de trabajadores organizades, también desde el primer momento pusimos de relieve lo que venimos denunciando desde hace años, el colapso institucional frente al sistemático deterioro de las políticas públicas de corte social. Una vez más, en articulación con organizaciones sindicales, sociales y políticas estamos construyendo respuestas para estar a la altura que las circunstancias nos demandan. Nos apoyamos en la perspectiva integral de derechos y en el principio de solidaridad de clase que debe regir nuestras prácticas y respuestas. Sin embargo, sostenemos que no debe recaer esa responsabilidad únicamente sobre nosotres, les trabajadores del Estado. La gestión del Ministerio de Desarrollo Humano y Hábitat y el Gobierno de la Ciudad en su conjunto deben poner recursos materiales y personal extraordinarios para paliar esta situación de crisis social y sanitaria. Les trabajadores estamos dispuestes a tomar tareas siempre y cuando estén garantizadas todas las condiciones necesarias. Para nosotres y para la población con la que trabajamos deben estar aseguradas todas las medidas de prevención, movilidad e higiene, etc., las que lamentablemente nos vemos en la obligación de denunciar que siguen sin llegar a muchos lugares. Las decisiones sobre las dinámicas de trabajo deben ser consensuadas con les trabajadores, reconociendo el trabajo esencial, crítico y complejo que implica el contexto de pandemia.







Temas relacionados

Adicciones   /    Promoción Social   /    Programas sociales   /    Derechos de la Niñez y la Juventud   /    Precarización laboral   /    Horacio Rodriguez Larreta   /    Ciudad de Buenos Aires   /    Salud   /    Mundo Obrero

Comentarios

DEJAR COMENTARIO