Internacional

MADRID

Trabajadores de Coca-Cola exigen la dimisión de un dirigente de CC.OO. por "traidor y corrupto"

Más de cien trabajadores despedidos de Coca-Cola se concentraron este martes frente a la sede de Comisiones Obreras (CC.OO.) en Madrid, para exigir al grito de “traidor y corrupto”, la dimisión del secretario general de la Federación Agroalimentaria, Jesús Villar.

Diego Lotito

@diegolotito

Jueves 25 de septiembre de 2014 | Edición del día

Foto: Twitter / Juan Gil @San_Pin_5

La concentración se realizó en momentos en que se celebraba una reunión del Consejo Confederal del sindicato, presidida por el secretario general del sindicato, Ignacio Fernández Toxo.

La célebre partitura que Nino Rota compusiera para la película “El padrino”, hizo de telón de fondo de una manifestación que destilaba bronca por parte de los trabajadores y trabajadoras de Coca-Cola.

"Este sindicato no es tuyo, es nuestro", "Te vendes a la patronal" y "La lucha es el único camino", fueron las consignas más coreadas por los manifestantes, que exigían la dimisión de Villar de su puesto en la Federación Agroalimentaria de CC.OO. por querer negociar con la patronal a espaldas de los trabajadores tras haber conseguido un triunfo judicial que impone su readmisión.

Un prototipo de burócrata sindical

El conflicto de Coca-Cola comenzó en el mes de enero, cuando la embotelladora Coca-Cola Iberian Partners (fusión de cinco empresas embotelladoras del refresco en el Estado español) anunció el cierre de cuatro plantas (Alicante, Colloto –Asturias-, Palma de Mallorca y Fuenlabrada –Madrid-). Este ataque patronal implicaba el despido de 1190 trabajadores.

Desde enero, las protestas callejeras en las que han participado las trabajadoras y trabajadores de Coca-Cola han sido innumerables. En particular, los de la planta de Fuenlabrada, los únicos que declararon la huelga indefinida desde el 31 de enero, a poco de conocerse el plan de la patronal.

Antes del verano, la Audiencia Nacional española declaró nulo el Expediente de Regulación de Empleo (ERE) en Coca-Cola Iberian Partners. La compañía, presentó un recurso que será visto por el Tribunal Supremo. Sin embargo, la resolución supone la inmediata reincorporación de los trabajadores afectados a sus puestos de trabajo.

Este fallo judicial representó una dura derrota para una patronal imperialista y prepotente como Coca Cola. Eso explica la desesperación por buscar algún interlocutor con el que “negociar” para pasar por encima de la sentencia y salirse con la suya. Y como dice el dicho, el que busca encuentra.

A pesar de que los trabajadores de Coca-Cola conquistaron con la lucha un enorme triunfo judicial, la Federación Agroalimentaria, busco “acercar posiciones” con la dirección de la empresa para “firmar un acuerdo” que implicaría mejores indemnizaciones y recolocaciones en otros centros de trabajo de un pequeño sector de los trabajadores despedidos.

Las negociaciones, llevadas a cabo con la oposición abierta de los trabajadores y el Comité de Empresa de Coca-Cola Fuenlabrada, se llevaron a cabo entre el secretario general de la Federación, Jesús Villar, y el mediador designado por la empresa, nada menos que Manuel Pimentel, exministro de Trabajo del gobierno neoliberal de José María Aznar.

Enrique Lillo, abogado del sindicato y de los trabajadores de Coca-Cola, sostuvo que la postura de Villar es totalmente contraria a lo establecido en el fallo del Tribunal, ya que recolocar en otros centros de trabajo a los despedidos era reconocer que Coca-Cola Iberian Partners era un grupo laboral en el que se pueden intercambiar empleados, algo que la sentencia nunca ha reconocido, según informa el diario Público.

CC.OO. pone paños fríos

La autoridad conquistada en la lucha por los “espartanos” (como ellos mismos se llaman) de Coca Cola, impuso a la máxima dirección de CC.OO. tomar cartas en el asunto.

La reunión del consejo confederal reunido este martes, bajo la presión de los trabajadores de Coca-Cola que exigían la dimisión de Villar, resolvió descalificar el papel de Villar como negociador en el conflicto de Coca Cola, por no tener en cuenta la sentencia de la Audiencia Nacional que obligaba a readmitir a éstos empleados en su anterior puesto.

Sin embargo, el espíritu de la resolución de la cúpula sindical, lejos de satisfacer la demanda de dimisión exigida por los trabajadores, ha decidido «recomponer el consenso interno y no tomar decisiones sin el apoyo de todos los implicados y afectados en el conflicto de Coca-Cola», según informó el secretario de Organización y Comunicación, Fernando Lezcano.

Villar fue “descalificado”, pero “nadie en el consejo confederal ha pedido su dimisión”, según Lezcano, por lo cual seguirá siendo parte de las negociaciones, aunque para acordar con la empresa la aplicación de la sentencia que anula los despidos.

Según explicó a La Izquierda Diario Alberto Pérez Mayoral, delegado de CC.OO. en la planta de Fuenlabrada, “CC.OO. le ha marcado las directrices del proceso negociador y este va a tener que actuar de ahora en más según lo que resuelva el campamento de Fuenlabrada y lo que dicta la ejecución de la sentencia”.

Sin embargo, “el sindicato no ha aceptado nuestra exigencia de que Villar dimitiera. Le están haciendo un puente de plata, cuando es un corrupto y lo que tiene es que marcharse”, agregó.

Para el delegado de CC.OO., “es preocupante el retraso en la ejecución de una sentencia que ya fue dictada hace meses. Pero no nos resulta extraño con una patronal como la de Coca-Cola detrás de todo esto”.

La lucha sigue

El 31 de enero las trabajadoras y trabajadores de Fuenlabrada iniciaron la huelga indefinida y un plan de manifestaciones (casi diarias) que se ha mantenido sin pausa hasta la fecha. Al mismo tiempo que se montó un campamento frente a la fábrica, las trabajadoras y trabajadores se propusieron desde el inicio “sacar afuera el conflicto” y buscar la solidaridad de otros sectores.

Así la “Marea Roja” marchó dos veces desde Fuenlabrada a Puerta del Sol, en Madrid. Otras tantas fueron a la Embajada norteamericana, a las oficinas de Coca Cola, al estadio del Real Madrid, a Puerta del Sol, la gala de los Premios Goya, estuvieron junto a las mareas el 23F, en la manifestación de "Todos somos cultura", con el movimiento de mujeres por el derecho al aborto, parando desahucios en Carabanchel, junto a los estudiantes en huelga, denunciando la represión, marchando el 22M, activando desde las redes sociales, solidarizándose con otras luchas como las de Telemadrid, de la Sanidad, Airbus, Buytrago, Fnac y sobretodo, con los trabajadores y trabajadoras de Panrico Santa Perpetua (Barcelona), que llevaron a cabo una huelga heroica de 8 meses por “0 despidos y 0 rebajas salariales”, y con quienes compartieron importante jornadas de lucha común tanto en Madrid como en Barcelona, haciendo una verdadera “escuela de coordinación”.

Esta orientación no sólo ha fortalecido la moral de los trabajadores y trabajadoras, sino que ha permitido que su lucha ganara cada vez más apoyo social. Un apoyo fundamental para desarrollar el boicot a todos los productos de Coca Cola, un eje de privilegiado por los trabajadores en estos nueve largos meses.

Tras la sentencia de nulidad dictada por la Audiencia Nacional sobre el ERE de Coca-Cola Iberian Partners, un gran triunfo judicial pero que se ha conseguido “en las calles”, los trabajadores continúan la lucha hasta que se logre la readmisión efectiva de los todos los despedidos a sus puestos de trabajo y la reapertura de la Planta de Fuenlabrada.







Temas relacionados

Trabajadores Coca Cola   /    Burocracia sindical   /    Ignacio Fernández Toxo   /    CC.OO.   /    Lucha obrera   /    Coca-Cola   /    Internacional

Comentarios

DEJAR COMENTARIO