Mundo Obrero México

MUNDO OBRERO

Trabajadoras del hogar: ante la explotación… la organización

Según el INEGI, el trabajo doméstico remunerado es cubierto en un 95% por mujeres; y es uno de los trabajos más precarizados ya que, en la mayoría, no cuentan con ningún tipo de prestación, ni contrato laboral.

Miércoles 15 de noviembre | 11:57

En México más de 2 millones de mujeres se dedican al trabajo en el hogar, según datos de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), esto sin contemplar a las millones de mujeres que realizan las labores de su casa sin ningún tipo de remuneración.

Las mujeres que realizan estas labores en casas ajenas son principalmente migrantes, indígenas o menores de edad, y se enfrentan a los bajos salarios, a extensas y extenuantes jornadas laborales, inestabilidad laboral discriminación y abuso o acoso sexual por parte de los patrones. Además en la mayoría de los casos no cuentan con ningún tipo de prestación laboral, el 97% no cuenta con servicio de salud, el 96% no cuenta con un contrato laboral, el 66% no tiene derecho a vacaciones y sólo el 57% recibe aguinaldo.

En general, no pueden acceder a licencias por maternidad, incapacidad, guarderías para sus hijos, fondos de ahorro o créditos para vivienda; incluso a veces no cuentan con días de descanso.
Para estas mujeres, presente y futuro son desoladores porque en cualquier momento pueden ser despedidas sin ningún tipo de indemnización y aún si deciden demandar por despido injustificado es difícil comprobar la relación laboral sin un contrato; finalmente tampoco reciben ningún tipo de jubilación, así que tienen que trabajar incluso aunque el cuerpo ya no responda bien.

Es un trabajo ultra precarizado que nuevamente deja ver que la precarización tiene rostro de mujer, y que el trabajo doméstico es invisibilizado y poco valorizado. El Capitalismo no sólo da la espalda a las trabajadoras del hogar y a las mujeres que cubren gratuitamente estas tareas en su propio hogar, sino que se beneficia de este trabajo que permite que se reproduzca la fuerza de trabajo día con día.
Las mujeres se plantan frente a la precarización y nos dan un ejemplo de lucha…

Ante la precariedad de la vida, las trabajadoras decidieron organizarse y formar un sindicato independiente que peleará por el reconocimiento de su trabajo y todos sus derechos laborales; así, en 2015 crearon el Sindicato Nacional de Trabajadoras del Hogar (Sinactraho), esto no fue sencillo porque algunas fueron despedidas como represalia y los patrones se negaron a firmar el contrato.

Actualmente congrega a 800 trabajadoras y trabajadores afiliados de los estados de Colima, Puebla, Estado de México, Chiapas y la Ciudad de México. Y cabe destacar que por primera vez en México, la Secretaría General está conformada por tres mujeres: Ana Laura Gaspar, Esperanza Leal y Marcelina Bautista.
Buscan constituir en los hechos el Contrato Colectivo de Trabajo, que incluye tabulador salarial dependiendo de las actividades a realizar, jornada de 8 horas, tiempo para comida, días de descanso, prestaciones y vacaciones.

Estas mujeres son un ejemplo de lucha para todos los trabajadores, pero particularmente para todas las trabajadoras porque es un golpe directo al matrimonio bien avenido entre el patriarcado y el capitalismo que nos oprime y explota hasta la última gota, que nos esclaviza fuera y dentro de nuestro hogar con dobles o triples jornadas de trabajo.

El capitalismo nos deja en total indefensión frente a la vida, pero las trabajadoras no somos ni seremos víctimas de este sistema que nos quiere pobres y muertas, por eso nos organizamos, para revelar la potencia de los vínculos y la organización de la clase obrera.

Es necesario que saquemos lecciones de esta lucha y que de igual forma recuperemos los sindicatos para estar en mejores condiciones para luchar por una vida digna y por nuestra emancipación. ¡Porque nuestras vidas valen más que sus ganancias!






Temas relacionados

Sinactraho   /   Mundo Obrero México   /   Trabajadoras domésticas

Comentarios

DEJAR COMENTARIO