Juventud

Ciclo de teóricos en Psicología de la UBA con MADYGRAF

“Tomaron vida conceptos o ideas que no se encuentran en los apuntes”

Viernes 26 de septiembre de 2014 | Edición del día

“Si Mahoma no va a la montaña,
la montaña va a Mahoma.”

En el marco de la actividad propuesta por la juventud del PTS – Vicepresidencia del Centro de Estudiantes de Psicología (CEP), en coordinación con la cátedra II de “Teoría y técnica de grupos”, el 17 de septiembre de 2014 se realizó el primer teórico-debate sobre “Gestión Obrera y subjetividad”. Así, la Facultad, los estudiantes, y los profesores, recibieron a los trabajadores y la comisión de mujeres de Donnelley, al frente de artistas del Borda, y a los/las alumnos/as del centro de estudiantes de la escuela Ernesto Che Guevara. En el encuentro, los estudiantes y todos los “invitados” nos amalgamamos en la puesta en común de las distintas realidades.

El grupo de trabajadorxs de la gráfica Donnelley vino a contar cómo se organizan para defenderse de los intereses de los patrones, de los grupos económicos, y de los funcionarios mezquinos. La lucha y organización comenzó en 2006, con la conformación de una comisión interna compuesta por delegados anti burocráticos e independientes.

Esta comisión no fue ciega a los conflictos de otras organizaciones obreras, y participó en otras luchas (trabajadores de LEAR, de KRAFT, del Ferrocarril Roca, trabajadores de Las Heras, etc). Después, ante las amenazas de despidos en la fábrica propia, la organización se fortaleció y sumó trabajadores logrando así evitar que algún compañero se quede sin trabajo. Cuando la empresa, en el intento de desestabilizar la organización, hizo un pedido de quiebra para legalizar los despidos, se movilizaron al ministerio y lograron mostrar que esta acción era innecesaria.

En agosto de 2014, los trabajadores llegan a su trabajo y una nota pegada en la puerta de la fábrica les informa que la empresa se fue del país, quien quiera reclamar indemnización tiene que hacer una presentación ante el juez. Lejos de amedrentarse, los compañeros deciden ocupar sus puestos de trabajo y sostener la productividad de la empresa.

Hoy, siguen manteniendo su fuerza productiva y están en lucha por poder cobrar su sueldo. Reclaman la estatización de la empresa y entienden que la misma puede ponerse al servicio de los intereses públicos, por ejemplo, imprimiendo manuales escolares o cualquier tipo de material de imprenta necesario para sostener la educación en el país.

El frente de artistas del Borda también hizo escuchar su voz interviniendo sobre el imaginario social de la locura. También los artistas hicieron propia la lucha de lxs trabajadores de la gráfica con una “canción” inspirada por el relato de la lucha, que hizo estallar los aplausos de quienes estaban escuchando.

Por último, los estudiantes de la Escuela Che Guevara manifestaron sus tres preocupaciones principales: El reclamo por el nombre de la institución, la reivindicación de su orientación (actualmente no se encuentran ubicados en ninguna orientación reconocida por el Gobierno de la Ciudad) y la complicada situación edilicia y de infraestructura de la escuela.

Así, quienes habitualmente asisten a los teóricos dictados por Marcelo Percia, tuvieron la voz de una realidad que pocas veces golpea las puertas de la facultad. En el relato tomaron vida conceptos o ideas que no se encuentran en los apuntes, y hubo que hacer un “esfuerzo extra” para entender qué es lo que hay en común entre la angustia que aparece en los casos clínicos y la angustia de una familia que está a punto de perder su sustento económico. Fue necesario tomar una postura activa en la construcción del conocimiento para poder establecer un paralelo entre el concepto de subjetividad que aparece en los textos y sobre el que teorizamos día a día, y la subjetividad del trabajador que en lugar de identificarse a la empresa y someterse a ella, se aferra a su fuerza productiva y hace de su producto la espada con la que resiste contra la afronta del capitalismo salvaje.

En el mismo lugar donde día a día bailan los conceptos aislados de toda realidad social, rodeados de las mismas paredes que a cada minuto escuchan hablar del goce y del lugar de sujeto o la subjetividad, esta vez habló la voz del “afuera” que pocas veces nos interpela en nuestra vida como estudiantes. Sentenciados por el necrológico concepto de “aula”, y esclavizados por su inquebrantable funcionalidad, fue necesario extrapolar la realidad y hacerla entrar a la “clase” para romper con los límites que la institucionalidad nos impone. Así, las palabras de lxs trabajadorxs, los gritos de la “locura y la cordura” traídos por el frente de artistas del Borda, y la voz de lxs estudiantes secundarios, desbordaron el recinto y nos hicieron atravesar imaginariamente las paredes de Yrigoyen.

Mientras que la institución insiste en hacer del conocimiento una mercancía que debemos comprar sentados en el aula, la realidad resiste y viene a nosotrxs porque nosotrxs no nos animamos a ir a ella. Contra esta insistencia de la educación institucionalizada, aparece la resistencia de otros (los trabajadores de Donnelley, el frente de artistas, los estudiantes secundarios), que permiten que en la facultad de psicología de la Universidad de Buenos Aires, los estudiantes puedan elegir romper esas paredes con un “piedrazo de realidad”.




Temas relacionados

Psicología UBA   /    MadyGraf (ex-Donnelley)   /    Juventud

Comentarios

DEJAR COMENTARIO