Política

JUICIO A MILAGRO SALA

Todas las mentiras del testigo de Gerardo Morales

El principal testigo del Gobernador acumuló una larga lista de mentiras durante las audiencias. El escándalo no puede tapar que se trata de un juicio para criminalizar la protesta social.

Sábado 24 de diciembre de 2016 | 14:26

“Yo vengo a decir la verdad, y nada más que la verdad” repitió René Orlando Arellano durante su declaración testimonial en el juicio contra Milagro Sala en el primer día de audiencias.

El proceso judicial se origina en un escrache que miembros de organizaciones sociales le realizaron a Gerardo Morales y funcionarios radicales en 2009. Durante el juicio quedó demostrado que ni Milagro Sala ni miembros de la Tupac Amaru estuvieron presentes el día de los hechos.

En su testimonio Arellano invocó varias veces una voluntad de decir la verdad, algo que sin embargo, se transformó en su contrario. Con el correr del juicio sus mentiras se multiplicaron como expuso detalladamente la letrada Elízabeth Gómez Alcorta en su alegato.

El delito de incurrir en falso testimonio no es menor porque se trata del principal testigo que aportó el gobernador Gerardo Morales para involucrar a Milagro Sala como “instigadora” de los hechos del escrache.

La Izquierda Diario que estuvo presente en cada una de las sesiones del juicio escandaloso a Sala reconstruyó el conjunto de falsas declaraciones de Arellano tomando como base el alegato de la defensa.

Te puede interesar: Juicio a Milagro Sala un escándalo hasta el final

Este artículo es una aporte a la pelea en defensa de las libertades democráticas que intentan ser barridas utilizando permanentes arbitrariedades de un sistema judicial que tiene como único fin criminalizar la protesta social y se vale de testigos truchos y un “modus operandi” que reproduce la impunidad. Es también un aporte a la pelea que los organismos de derechos humanos y organizaciones políticas vienen dando contra la persecución sistemática que la ex diputada Myriam Bregman calificó como parte de un plan de hacer de Jujuy la “Capital nacional de la represión y la impunidad”, en relación al tipo de régimen instaurado por Gerardo Morales y Carlos Haquim desde su llegada al gobierno.

El miércoles 28 los jueces del Tribunal Oral Federal dictarán sentencia. Pero más allá de la decisión de los jueces que habían sobreseído a Sala, López y Salvatierra por esta causa en mayo de 2016, y que luego reabre la Sala IV de Casación en octubre; ya hay un culpable claro. Se trata del gobernador Gerardo Morales y sus abogados que presentaron un testigo trucho y que el informe de 41 miembros de la policía indican como un hombre “violento”, “ligado a la venta de estupefacientes” y que “porta armas en forma ilegal”. También hay complicidad de la fiscalía que no hizo más que repetir el alegato de la querella protegiendo a Arellano.

Por si fuera poco Morales premia a Arellano y lo contrata en la gobernación, como demostró la defensa y ratificó el propio Poder Ejecutivo.

Esto pone al desnudo al gobernador Morales que se precia de haber aportado un “cambio” en la Justicia provincial, aunque como dimos cuenta en este medio, se trató de otro escándalo más al armar un Tribunal Superior de Justicia con mayoría de jueces propios del radicalismo incluyendo a militantes radicales que pasaron de ser diputados a jueces en un día; algo que también se continúa en la línea de los fiscales afines a la UCR.

Las mentiras del Sr. Arellano:

1- Arellano declaró ser una persona que no tenía trabajo, ni para comer, culpando de esa situación a Milagro Sala. Pero que en realidad tenía un lavadero con sus hijos, tenía una cooperativa que funcionaba para esa época (2009) a la que se le asignaban obras. Relató tener un temor reverencial que lo llevó, incluso con custodia, a no salir de su casa por varios meses, pero sin embargo su esposa Graciela Noemí Chauque en su testimonio no dijo lo mismo. Al igual que los informes policiales que conforman la causa.

2- El 13 de agosto de 2010 Arellano y Chauque fueron a declarar por primera vez en virtud de un escrito que acompañó el apoderado de Gerardo Morales, el Dr. César Luciano Rivas, hoy Secretario de Gobierno.

Cuando la defensa le preguntó a Arellano cómo tomó contacto con el abogado Rivas, Arellano se refirió, (textual), “estando desesperado porque en la comisaría no tomaban la denuncia llegue a la legislatura y no sabía quién era el Dr. Rivas, él me dice si estoy dispuesto a declarar, y le dije que no puedo estar más en la calle…Fui a la Legislatura y hablé con el diputado Rivarola (Rubén), le conté la situación, me dijo que me retirara, me fui al bloque justicialista y no me abrieron las puertas, me voy para irme y encuentro a un señor grandote, le cuento mi situación y me dice que es el Dr. Rivas, me llegó una citación a mi casa, lo vi dos veces, y no lo ví más…no hablé más, le deje mis datos mi número de teléfono,...”.

La defensa en su alegato afirmó que esa versión del encuentro casual de Arellano con Rivas en la legislatura es completamente falsa.

Su propia esposa, Graciela Chauque lo desmintió en su testimonio, donde dijo que llegaron al contacto con Rivas a través de Miguel “Chiqui” Álvarez García (AG) quien los derivó para hablar con el apoderado de Morales y para ello se dirigieron a la Legislatura, más específicamente, al bloque de la UCR. Por otro lado, ante una pregunta de la defensa sobre el conocimiento que tenía Arellano de Álvarez García él dijo que no tenía relación, pero que lo conocía. Luego repitió que Milagro Sala lo mandó a buscar a un abogado para Salvatierra el día que estaba detenido en la seccional primera y que allí le dieron el contacto, (textual) creo que Nieva (Fabián) me dió el contacto.

Esa noche Arellano se juntó con “Chiqui” (AG), textual, “nos dimos la mano, le había comentado a “Chiqui” su situación laboral, nunca le comenté la situación a Chiqui, en relación a los hechos que tienen objeto este juicio”, afirmó Arellano en su declaración testimonial.

3- Chauque dijo que recurriendo a “Chiqui” (AG), éste los remitió a Rivas, pero además “Chiqui” (AG) trabajaba hacía años con ellos. Arellano dijo que esa noche (en la Comisaría) le consiguieron el contacto con Chiqui; cuando Chauque dijo que hacía años que trabajaban con él. La defensa le preguntó a Chauque si hacía años desde ahora o desde aquel momento (de los hechos juzgados), y Chauque dijo que hacía años desde aquel momento, que desde el comienzo “Chiqui” los ayudaba con la cooperativa.

4- Arellano contó que la noche previa a declarar (13 de agosto de 2010) dijo que había sido citado en la casa de Alberto Bellido (abogado de MS) que le había ofrecido dinero a cambio de que firme un documento en el que diga que desconocía la causa. Arellano afirmó que luego de ese ofrecimiento dijo que volvería en 5 minutos pero en realidad no volvió, y allí dijo “apagamos el teléfono y al otro día estaba declarando”. Esta afirmación textual de que apagó el teléfono la volvió a reiterar en su declaración, remarcó la defensa.

Sin embargo de lo que surge del registro de llamadas entrantes y salientes brindado por la empresa de celular de Arellano, a las 12:13 del 13/8 de la madrugada Arellano recibió un llamado de Luciano Rivas, el apoderado de Morales, y luego de cortar esa llamada recibe una llamada de un abogado que está anotado ahí como “Dr. Chiqui”, Miguel Álvarez García, el abogado jujeño ex diputado de la UCR y actualmente embajador en Bolivia por decreto del presidente Macri.

5- Al momento de declarar el 13 de agosto, Arellano aporta un listado -que está en las actuaciones- en word completo de sus familiares. La defensa le preguntó a Arellano si en ese momento tenía computadora y dijo que no. Es más, afirmó que no sabía leer ni escribir, y cuando le preguntó la defensa quién le había hecho ese listado, en virtud de que él no podía haber sido, Arellano no lo recordaba.

6- Arellano y Chauque relataron que en la supuesta reunión en la casa de Milagro Sala donde se habría organizado la protesta, ellos se levantan y se van, y Milagro Sala les había dicho que se atengan a las consecuencias, que Sala sacó un arma (...) y que ellos ahí dejan de trabajar con ella porque solo se habían sumado a la Red de Organizaciones Sociales para trabajar; pero resulta que en menos de 24hs de ese hecho, Arellano y Chauque están en un acampe de la Tupac Amaru frente a la Comisaría Primera pidiendo por la libertad de Salvatierra, pero además Arellano es el encargado de conseguir un abogado a Salvatierra, por eso Arellano se fue del acampe a conseguir el abogado, se encontró con Álvarez García en otro lugar, etc, sostuvo la defensa en su alegato.

7- Arellano contó que unos pocos días después de este hecho (el acampe) participó en una reunión en la sede de la Tupac, y escucharon a Milagro Sala y a Graciela López burlarse de Morales cuando lo vieron aparecer en televisión por el episodio de los huevos (...) ¿Cómo es posible que una persona que toma esa decisión, ese nivel de violencia que el fiscal quiere poner como un agravante para el pedido de pena, en donde Arellano y Chauque quieren liberarse de un `estado de esclavitud´ y se van de la casa de Milagro Sala, estén sentados en una mesa con muy pocas personas en la sede la Tupac y antes ocupar un papel preponderante en un acampe?, se preguntó la defensa.

8- Cuando la defensa le preguntó a Arellano si había hecho la denuncia por las amenazas de Milagro Sala, éste respondió que sí y dijo que el Juez “ni fotocopia le había querido dar”, e incluso lo atendió personalmente para decirle esto, y que él no había siquiera podido tener abogado porque “no era pudiente”. Lo cierto es que Arellano no hizo ninguna denuncia, afirmó la defensa. Según las actuaciones N°2281/11 -que forman parte de la prueba ofrecida en el juicio, la causa no nació por una denuncia de él, sino que luego de que declarara como testigo en esta causa y en virtud de una actuación jurisdiccional de oficio se extrae testimonio para que se investigue. Estas actuaciones son las que tuvieron como objeto la investigación de los hechos que contó Arellano y algunos de los que contó Chauque, estos hechos se investigaron y Milagro Sala fue absuelta.

La defensa se refirió así a la causa de “privación ilegítima de la libertad y coacciones agravadas”, abierta de oficio por el Juez que le tomó declaración a Arellano en agosto de 2010.

9- En la FS 313 de esas actuaciones, existe un informe de la Comisaría Primera que acredita que en las fechas en que Arellano presentó la denuncia no hubo siquiera una exposición por su parte, pero además de las pericias informáticas del celular de su propiedad que Arellano dijo “lo vengo a dejar acá, acá está la prueba -dijo, acá están las grabaciones de las amenazas que me hizo Milagro Sala”. Lo cierto es que cuando se hizo la pericia -que está en esas actuaciones, no hay un sólo mensaje de Milagro Sala, ni de nadie, con amenazas. Sobre las llamadas, que había recibido por parte de mi asistida que formaban parte de la investigación y que acá contó en una fecha cercana al aniversario del golpe de Estado (24 de Marzo); se pudo constatar del registro de llamadas entrantes y salientes de su celular -FS. 476- que no hubo una sola llamada de MS. Y en el horario que él indico solamente hay 5 llamadas: una de dos, otra de cinco, otra de 27 y 60 segundos, tiempo que -según el relato que hace Arellano sobre las amenazas de Sala- no se corresponde con el tiempo que llevaron las mismas.

10- Asimismo Arellano refirió a que Lourdes Lidia Guzmán había presenciado estas amenazas y que conocía los hechos. Sin embargo, cuando fue convocada a declarar dijo que era falso, que no había escuchado lo que Arellano dijo que ella había escuchado.

11- No existió una sola constancia de las agresiones físicas que recibió Arellano, sin embargo, todos pudimos ver ese día la actitud temeraria de Arellano en mostrar las imágenes con fotos que nadie puede constatar, cuándo fueron tomadas, ni quiénes fueron las víctimas. No hay una sóla constancia del momento, ni de un médico, ni de un médico policial, ni una autoridad del hospital. Lo que él muy livianamente viene aquí a mostrar no se sabe su origen, explicó Alcorta en relación a la fotos de supuestos golpes exhibidas por Arellano en su testimonio el día primero del juicio.

A la vez el juez cuando sobreseyó a Sala entendió que esas actuaciones no contaban con ninguna prueba de los hechos, y claramente en aquellas actuaciones se contaban las pruebas de Arellano y de Chauque.

12- Arellano dijo que no se pudo presentar en esa causa porque era una persona no pudiente, y sí se presentó en esa causa con un abogado particular, Josefina del Valle Herrera, quien se presenta luego de que se haya dictado el sobreseimiento a Milagro Sala, la abogada Herrera recusa al Juez Aróstegui, apela la decisión de no tenerla como querellante porque ya se había clausurado la investigación. Además Arellano dijo que ni siquiera había podido tener fotocopias, que el Juez se las había negado, en la FS 582 de esas actuaciones donde se encuentra desglosada un acta de constancia de extracción de las fotocopias íntegras de la causa que le fue entregada a la abogada de Arellano.

13- Arellano dijo que él no salía de su casa, ni a ningún lugar, después de declarar, no lo hizo por meses, por temor a que le sucediera algo. Por el contrario, su esposa Chauque relató un incidente en una manifestación a la que habían concurrido ella y su esposo, que estaban con custodia policial, pero ella y su marido siguieron militando en ese momento, a pesar, que Arellano dijo que apenas salía a veces para comprar la comida. El informe de la custodia FS 904 que fue firmado por el oficial principal, Gustavo Anunn (Cuerpo Especial de Operaciones Policiales) con fecha 10 de noviembre de 2010, pone de manifiesto que Arellano no era un pobre ciudadano, sin poder salir a la calle como dijera.

A FS 715 son 41 policías, tanto en el ámbito federal (15) como provincial (28) a cargo de la custodia, quienes relatan que Arellano dirigía el lavadero de su propiedad en el cual se venden estupefacientes, que se agredía en la calle con su hermano, un siniestro que tuvo en la vía pública con su hijo, también con un colectivero, y todo esto ocurrió en el momento de “pánico atroz” que dijo tener Arellano, según dio cuenta la defensa en el alegato.

14- Cuando Arellano declaró en 2010 dijo que lo hizo porque él no tenía ni para comer. Y que estaba sin trabajo y que le habían sacado las obras por culpa de Sala, cuando arranca con eso, luego dice que en realidad tenía algunas obras, después habla de una secretaria, y después de un lavadero, todo esto en aquel momento.

Luego de eso, y bastante avanzada su declaración en la reapertura de la causa, la defensa le preguntó si trabajaba actualmente. No tuvo ninguna duda y dijo que era presidente de una cooperativa. La Dra. Álvarez Carreras le preguntó ¿Alguna vez Sr. Arellano Ud. trabajó para el Estado? “No, nunca”, respondió Arellano. ¿Nunca? -le preguntó Carreras. “Ahh si, creo que una vez en el 85´como chofer”, contestó Arellano.

La defensa hizo el aporte del sistema Nosis que muestra que Arellano trabaja en la Gobernación de la Provincia desde julio de 2016. La respuesta de la misma gobernación dice que Arellano efectivamente se desempeña actualmente en la gobernación de Jujuy, con una categoría 24 -la más alta previa a la profesional, y es un empleado afectado en la Unidad Coordinadora Ejecutora de Planes y Programas Interministeriales.

Criminalizar la protesta

El inicio de la última audiencia del juicio contra Sala comenzó con casi una hora de videos de movilizaciones de jubilados, trabajadores estatales afiliados a ATE y miles de personas integrantes de la organización social Tupac Amaru del año 2008. A esto sumaban imágenes de un escrache de la Tupac al Canal 7, propiedad del ex vicegobernador Guillermo Jenefes un enemigo de primera hora de las organizaciones sociales y de los trabajadores a los que en un acto por el día de la policía ordenó reprimir.

Estos videos en un principio llamaron la atención de los presentes, puesto que no se comprendía qué valor -a los fines de un juicio penal que juzga hechos concretos- tienen esas “pruebas” aportadas por los abogados de Morales puesto que no se corresponden con los hechos del 16 de octubre de 2009 que hacen al juicio penal. El Tribunal y el Fiscal, sin embargo, los aceptaron como pruebas.

El fiscal Federico Zurueta en su alegato dejó en claro el aval a la presentación de estas pruebas por parte de los abogados de Gerardo Morales querellante en esta causa. Invocando el art. 41 del Código Penal que considera las “costumbres y conductas” de los acusados al momento de efectuar la sentencia es que entran en juego los videos para mostrar que Sala como dirigente social apelaba a “métodos violentos” y a la “acción directa en las calles con las movilizaciones”, marchas, actos, etc.

Similares palabras expresó el Juez Federal, Mariano W. Cardozo (quien como Fiscal durante la dictadura negaba los habeas corpus solicitado por los familiares de los desaparecidos), cuando se refirió a un “modus operandi” apuntando incluso a los hechos de 2008 que ahora fueron utilizados como prueba. Cardozo en declaraciones a un medio digital local afirmaba que “el modus operandi no es nuevo, prueba de ello es la manifestación que dirige contra la Casa de Gobierno en 2008 que termina en una gigantesca fogata contra las puertas principales del edificio y bajo el salón en donde se custodia la Bandera de Belgrano. Enancada en una protesta de jubilados por sus remuneraciones –que son nacionales- arremete contra la sede gubernativa provincial y provoca un principio de incendio que no pasó a mayores merced a la intervención de los bomberos que desde el interior extinguieron las llamas”.

Está claro que en este juicio no se juzgan los “huevazos”, si no que se pretende dar una sentencia ejemplificadora, a partir de penalizar a sus dirigentes, sobre el conjunto de los trabajadores y sectores populares que en la Provincia tienen una larga tradición combativa de resolver los profundos problemas estructurales y de la pobreza por medio del paro, el piquete y la movilización.

El amplio apoyo a Morales en la detención a Sala que dieron los grandes empresarios de la minería, el tabaco, Blaquier de Ledesma, la Cámara de la Construcción y el Comercio, entre otros, muestran que los criterios de Justicia tienen una clara impronta de clase.








Temas relacionados

Milagro Sala   /    Gerardo Morales   /    Juicio   /    Libertades Democráticas   /    Jujuy   /    Política

Comentarios

DEJAR COMENTARIO