Internacional

Tod@s l@s que luchan contra el “Jobs Act”

El “Jobs Act” del Premier Matteo Renzi fue aprobado con voto de confianza en el Senado pero en las fábricas y entre la juventud, muchos son los que ya lo están cuestionando. Ya bajaron a la calle los metalmecánicos, los trabajadores de la logística, los docentes, los estudiantes y la próxima etapa es la manifestación nacional del 25 de octubre.

Sábado 18 de octubre de 2014 | Edición del día

El Jobs Act es el nombre dado por el gobierno de centroizquierda a la nueva reforma del mercado laboral. A pesar de las discrepancias internas en el Partido Demócrata y de las divergencias expresadas por los sindicatos, el texto fue ratificado.

El punto más controvertido del texto votado es el séptimo que propone “simplificar” las diferentes formas de contratos precarios que existen en Italia (46 hoy en día) introduciendo el “contrato indeterminado de protecciones crecientes” que pretende resolver la cuestión de la precariedad laboral reforzando en realidad el poder de control la patronal (cambios de convenio en función de las exigencias productivas de la empresa, etc.). Además, deja entrever una abolición definitiva del Artículo 18 del Código del Trabajo.

El Código del Trabajo (“Statuto dei Lavoratori”) fue adoptado en 1970 después del “Otoño caliente” italiano. El Artículo 18 obliga “la reintegración del trabajador despedido sin justa causa” en cualquier empresa de más de 15 empleados. La reforma Fornero de 2012, adoptada bajo el gobierno del “tecnócrata” Mario Monti, redujo considerablemente la protección del Artículo 18, que, no obstante, sigue abarcando a un 60% de los trabajadores del sector privado a pesar de la variedad de contratos. Presentando el Jobs Act, Renzi dijo las cosas sin tapujos:”no quiero que la decisión de despedir o contratar dependa de un juez. Tiene que depender del empresario”.

En 2002-2003, Silvio Berlusconi había tenido que retroceder en su voluntad de abolir el Artículo 18 ante una campaña de movilización masiva que había desembocado en la huelga general histórica del 23 de marzo de 2002. Renzi pretende ir hasta el final en la reforma. Sin embargo, aunque el Jobs Act fue ratificado, muchos son los que se plantean resistir una vez más ante semejante embestida.

El 10 de octubre, secundarios y docentes bajaron juntos a la calle en todo el país para protestar contra la nueva reforma educacional del gobierno pero agregando el “no al Jobs Act” a sus reivindicaciones. El 13 de octubre, los metalmecánicos de la FIOM-CGIL de Bérgamo (Lombardía), llamaron a movilizarse para escrachar a Renzi, invitado de la asamblea general de Confindustria, la principal organización patronal italiana que apoya las reformas del Premier. El 15 de octubre, la CGIL de Génova llamó a una huelga de 4 horas. El día siguiente, los trabajadores de la logística, organizados por los sindicatos de base protagonizaron una jornada de protesta en distintas estructuras (centros de almacenamientos, plataformas de correos, etc.) con altísimo acatamiento. Ayer, vienes 17 de octubre, la FIOM Piamonte llamó a un paro regional en ocasión de la Cumbre de ministros del Trabajo de la Unión Europea. Los metalmecánicos, los trabajadores de la logística del mercado central de Turín, los estudiantes y los movimientos de izquierda se citaron en Plaza Castello donde se registraron enfrentamientos con la policía.

Éste es el clima que se respira en Italia y dista lejos de la unanimidad centroizquierdista que se vio en el Senado. La próxima etapa es la huelga general llamada por el sindicalismo de base para el 24 de octubre y la manifestación nacional convocada por la FIOM y la CGIL el sábado 25 de octubre. Presionados por su base, Susanna Camusso, líder de la CGIL, dijo que el 25 era una etapa en el camino a la huelga general, mientras Maurizio Landini, dirigente de la FIOM, habló de la necesidad de ocupar las fábricas. Más allá de estas declaraciones, una cuestión central consiste en la unificación del conjunto de las luchas, actualmente fragmentadas, para que se transformen en un poderoso movimiento para hacer retroceder el gobierno y Confindustria.







Temas relacionados

Job Art   /    Internacional

Comentarios

DEJAR COMENTARIO