Internacional

México

CRISIS MIGRATORIA

Tijuana: la última frontera para los migrantes haitianos

Más de siete mil haitianos llegaron a Tijuana con la esperanza de pasar a Estados Unidos y poder trabajar allí. Les negarán el acceso.

Flora Ramírez

México D.F.

Lunes 3 de octubre | Edición del día

Desde el trágico terremoto que sacudió a ese país en el año 2010, Haití no ha podido recomponerse, y ante la inestabilidad política y económica, pero sobre todo la falta de trabajo, muchos haitianos han decidido migrar para poder garantizar mejores condiciones de vida.

Su primera opción fueron Brasil –donde trabajaron en las obras de los Juegos Olímpicos– y Ecuador. Pero con la crisis de ambos países, han decidido migrar hacia el norte.

Llegan a México, y muchos se hacen pasar por originarios del Congo, ya que esto les da un nivel de protección por parte del Alto Comisionado de Naciones Unidas para Refugiados (Acnur).

Baja California ha sido el estado mexicano que ha recibido a muchos de los migrantes. Al ser un estado fronterizo muchos de los que no logran el “sueño americano” adoptan al estado como su casa provisional, pero los gobiernos de Tijuana y Mexicali, las ciudades en donde la mayoría de los migrantes reside, tampoco tiene la capacidad o un plan para atender la crisis migratoria que se desata.

Varios activistas han denunciado esta situación crítica que ya definen como una crisis migratoria, y advierten que el flujo de migrantes de sur a norte no va a disminuir. El padre Alejandro Solalinde, activista mexicano por los derechos de los migrantes advirtió recientemente que la crisis puede agudizarse, pues el gobierno mexicano sólo tiene un plan –limitado– para los migrantes connacionales que son deportados del vecino del norte, y que de no asumir el compromiso de ayuda humanitaria con nacionales e internacionales, el problema puede generar un costo altísimo para los migrantes.

Ya se ha constituido un “barrio haitiano”, según dio a conocer El Universal. Viven en tiendas de campaña, sin espacios ni sumimistro de agua potable para asearse, en condiciones de hacinamiento.

Del lado estadounidense, las autoridades migratorias daban 100 números por día para atender los pedidos de migrantes. Luego bajaron a 50. Ahora, dejarán de entregarse. El gobierno estadounidense argumenta que no tiene capacidad de integrarlos. El secretario de Seguridad, Jeh Johnson informó que a partir del 22 de septiembre pasado se iniciarían las deportaciones y además no se entregarán permisos humanitarios para ingresar a territorio estadounidense.

Los migrantes haitianos se suman a los cubanos –los únicos que acceden a la condición de refugiados rápidamente– mexicanos y centroamericanos. Estos dos últimos son perseguidos, criminalizados y los que lograron afincarse son los trabajadores más explotados entre los explotados en el gigante del norte.

Te puede interesar: Tijuana: frontera en crisis




Temas relacionados

Estados Unidos   /    Baja California   /    Haití   /    Migrantes   /    Internacional

Comentarios

DEJAR COMENTARIO