Sociedad

TDF/CORONAVIRUS

Tierra del Fuego: la cuarentena total es la consecuencia de años de ajuste en la salud

El rápido paso de la nada misma a un estado policial, nos muestran cómo años de desinversión y ajuste de los diferentes gobiernos, han dejado a la salud en terapia intensiva.

Verónica De Bueno

Delegada docente SUTEF | PTS Ushuaia

Miércoles 18 de marzo | 14:48

Luego de la conferencia que brindó Alberto Fernández sobre las medidas a tomar con respecto a la pandemia del coronavirus, el gobernador de la provincia de Tierra del Fuego adhirió al protocolo con algunas reformas.

Permanecerán cerrados los bares, confiterías, restaurantes y edificios educativos de todos los niveles. Así mismo se prohibió todo tipo de reunión. Solo se podrá salir a la calle para ir al supermercado, farmacia o atención hospitalaria. A su vez se cancelaron todos los turnos médicos y consultas que no sean de urgencia y las operaciones programadas. Quedando a disposición las instalaciones solo para casos que presenten síntomas de coronavirus.

Estás medidas sanitarias lo único que hacen es confirmar la situación paupérrima que transita la salud pública en la provincia. El año pasado se destinaron 6 millones de pesos a la compra de aparatos de alta tecnología, pero la situación edilicia de los hospitales de Río Grande y Ushuaia, dificultaron su uso. Además, la ex gobernadora Rosana Bertone licitó la ampliación del Hospital Regional Ushuaia por 102 millones de pesos, obra que al día de la fecha se encuentra paralizada bajo auditoría por parte de profesionales de la Universidad de Buenos Aires (UBA), con el propósito de verificar el estado administrativo mediante el cual se tramitó el expediente y si el avance de obra se corresponde efectivamente con lo certificado.

Los distintos reclamos no solo salariales, si no también de infraestructura, o por falta de insumos que llevaron a cabo los profesionales de la salud, dejan en claro que no hay recursos ni humanos, ni de insumos para afrontar la pandemia.

Como toda respuesta, el estado de sitio

Las acciones del Gobierno provincial, encabezadas por el gobernador Gustavo Melella, pasaron de ser prácticamente nulas a una cuarentena policial "a la italiana". ¿Por qué el cambio brusco de estrategia para combatir la pandemia?

Una respuesta podría ser que subestimaron el alcance del contagio y esconden los números reales a la población. O que prefirieron privilegiar las suculentas ganancias de los empresarios del sector turístico y sus derivados, antes que la salud del pueblo trabajador.

Pero lo que le realmente confirman las medidas del Gobierno, son el estado calamitoso en que años de desinversiones y ajustes de parte de todos los gobiernos dejaron a la salud pública.

En las últimas horas se viralizaron videos que muestran a las patrullas policiales circulando por ambas ciudades dispersando e instando a la población a permanente en sus casas cual estado de sitio. La cuarentena total, el estado policial y el pedido constante a la población a denunciarse entre sí, hacen que la distopía creada por Orwell en 1984 parezca cosa de principiantes.

Ver esta publicación en Instagram

¿Estado de sitio? Así circula la policía de Tierra del Fuego por los barrios.¿ No debería el gobierno de Melella invertir plata en salud antes que salir a dispersar a la comunidad? Desde el PTS proponemos que es necesario invertir las prioridades: nuestras vidas valen más que sus ganancias. Es necesario tomar medidas urgentes en defensa de la población: 1) Que el estado garantice la distribución gratuita de todo lo necesario para la detección temprana: alcohol en gel, ¡jabón!, mascarillas, guantes, así como los kits de test para que se realicen en forma gratuita y masiva a todo el que tenga síntomas. Confiscación de las empresas que producen todo esto y puesta a producir bajo control de sus trabajadores y técnicos. Producción a cargo el estado de todos los medicamentos que tengan efectividad (probada por los organismos de control) para enfrentar la pandemia. 2) Centralización de todo el sistema de salud para crear todas las instalaciones necesarias para recibir a los eventuales infectados que necesiten internación, confiscando o fabricando los respiradores y salas que hagan falta (hoteles, etc.), tomando el control de todos los recursos necesarios de la sanidad privada. 3) Licencias con goce de sueldo (a cargo de las empresas) de toda persona enferma y mayor de 65 años, así como de padres y madres que no pueden enviar sus hijxs a las escuelas que cierren. Duplicación inmediata de emergencia de todos los planes de asistencia social, para que los beneficiarios que tienen empleo no se vean obligados a ir a trabajar enfermos. Prohibición de despidos y si hay licencias o suspensiones por cierre de establecimientos, que estas sean al 100 % del salario incluyendo presentismo. 4) Reincorporación de todo el personal médico y de enfermería despedido en los últimos años o desocupado. 5) Comisiones independientes integradas por profesionales idóneos, especialistas de las universidades públicas y miembros de las organizaciones de trabajadores y populares, que controlen toda la información que maneje el estado sin ningún tipo de censura: datos de la evolución de la epidemia, comparación con otras epidemias, medidas preventivas que se aconsejan a la población, etc.

Una publicación compartida por PTS-TDF (@pts.tdf) el

Las y los trabajadores tenemos que cuidarnos siguiendo las recomendaciones de quienes son especialistas en el tema. Pero no podemos permitir que la pandemia recaiga sobre los hombros de quienes son más vulnerables. Sobre todo quienes no poseen un ingreso en blanco y dependen de la diaria para llevar el pan a sus casas. Muchas de ellas mujeres sostenes de hogar. debemos exigir un subsidio de 20 mil pesos para los sectores en negro y precarizados (muchos de la salud y la educación), para que la cuarentena pueda ser cumplida efectivamente sin que muchas familias trabajadoras pasen hambre o frío.

La izquierda presentó a través de varios proyectos en diferentes ámbitos legislativos una serie de medidas de fondo para enfrentar la pandemia del COVID-19, que aplicadas en lo inmediato podrían hacer retroceder el contagio y la propagación antes incluso que en algunos países donde se han aplicado de manera parcial con mucho éxito como en Singapur.

Te puede interesar: Coronavirus: ocho medidas de emergencia para que Argentina no pase por lo mismo que Italia

Debemos poner también a aquellos sectores de la salud privada que viven de los subsidios del estado a disposición de las grandes mayorías sin acceso a una salud de calidad. Exigir tests, alcohol en gel, guantes y barbijos gratuitos, para evitar la especulación de quienes se aprovechan de la crisis y la emergencia sanitaria para lucrar con el sufrimiento de todos y todas.

Porque nuestras vidas y nuestra salud, valen más que sus ganacias.







Temas relacionados

Emergencia sanitaria   /    Coronavirus   /    Ushuaia   /    Río Grande   /    Rosana Bertone   /    Tierra del Fuego   /    Precarización laboral   /    Salud   /    Sociedad

Comentarios

DEJAR COMENTARIO