Tierra del Fuego//Educación

Tierra del Fuego: ataque a la educación

La intervención de los Institutos de Formación docente, precarización, congelamiento salarial y el ataque a la organización de los trabajadores y trabajadoras, forman parte del arsenal que el gobierno de Rosana Bertone esta desplegando en la provincia.

Alejandro Marin

Docente exonerado por luchar - Delegado del Sutef

Lunes 11 de junio | Edición del día

El feroz ajuste llevado adelante por el gobierno de Tierra del Fuego desde el inicio de la gestión peronista de Bertone, ratificado a partir de la firma del Pacto Fiscal, va en consonancia con las políticas que exigen el gobierno nacional y el FMI.

Lo que todavía no pudo lograr María Eugenia Vidal en la provincia de Buenos Aires por la resistencia de estudiantes y docentes, en Tierra del Fuego avanza con la complicidad de la justicia. El desmantelamiento de los Institutos de Formación Docente se produce a partir del recorte de 7 millones de pesos destinados a extensión, capacitaciones, proyectos de investigación y asesoramiento institucional a escuelas de otros niveles.

El argumento que utiliza el Ministro de Educación, Diego Romero, para la suspensión del rectorado, el equipo administrativo, y el Consejo Directivo elegido democráticamente, se funda en el supuesto “mal gasto” de las partidas presupuestarias. Sin embargo, la mentira, (en todo caso auto incriminatoria), esconde que la autonomía administrativa y pedagógica no incluye el manejo de los fondos.

Es el propio Ministerio, como en cualquier organismo público, quien asigna, ejecuta y controla esas partidas que no llegan al 1% de las 600 mil horas cátedras aprobadas para toda la provincia.

Se trata claramente de una denuncia que intenta crear en la opinión pública la idea de que el gobierno se esfuerza por el cuidado de los recursos, cuando en realidad se produce un ajuste económico y un verdadero vaciamiento sin precedentes. El recorte afecta a 9 profesorados y la certificación docente; casi 1000 estudiantes regulares, más de 1300 asistentes a talleres, cursos y seminarios y a los 14 equipos de investigación.

En el mismo sentido no se detiene la baja de auxiliares docentes, acompañantes en primaria y educación especial y el cierre de proyectos en la escuela media.

De esta manera, bajo el mismo paraguas ideológico que gestó el Plan Maestro, el gobierno de Bertone se dispone a profundizar el ataque a la educación pública que acompaña con la supresión de las paritarias, el congelamiento salarial, disciplinamiento a directivos y la ofensiva contra la organización sindical como herramienta central de la estrategia ajustadora.

El panorama provincial

En el sector industrial, por su parte, se sufren las consecuencias de la apertura e integración a los mercados bajo el festivo anuncio del proceso de “reconversión industrial”, que se traduce en el desmantelamiento de la rama textil por la quita de los aranceles a la importación fijados en el 35 %. Las y los trabajadores del sector metalúrgico también están siendo fuertemente golpeados con despidos, suspensiones y congelamiento salarial, un pre anuncio de la reforma laboral que en pocos días volverá a formar parte del debate parlamentario a nivel nacional.

Al igual que el macrismo, Bertone cuenta con algunos elementos que le garantizan “gobernabilidad”: la mayoría legislativa conformada por el PJ-FPV y la UCR, con el único programa político de posicionarse como alternativa en la provincia hacia el 2019.

Cuenta además, con una justicia absolutamente alineada al Ejecutivo y la colaboración de las burocracias de ATE, UPCN, y privados como UTHGRA y comercio (CECU), que actúan a favor del gobierno conteniendo los reclamos.

Si bien la gobernadora se jacta de haber logrado una relativa pacificación después de la represión y quema del acampe de junio de 2016; el castigo electoral de octubre pasado demuestra que su poder político quedó gravemente erosionado. La alianza con el kirchnerista intendente de Ushuaia, Walter Vouto (con quien se reparte el endeudamiento de 200 millones de dólares), difícilmente le alcance para revertir el daño social que se profundiza, al tiempo que los trabajadores y trabajadoras nos reorganizamos para enfrentar lo que se viene.

Las y los docentes y otros sectores sociales movilizados, sufren, como el resto del país, la falta de un plan de lucha de las centrales sindicales. La CGT por complicidad y las CTA por oportunismo, temen verse desbordadas por las bases y se niegan a llamar a un paro nacional y posan para la foto abandonando a su suerte las luchas en cada provincia.

El paro y un plan de lucha que incluya a todos los sectores es necesario para derrotar el ajuste y pararle la mano al gobierno nacional y a los provinciales, que como los de Bertone, se pelean por ver quien hace mejor los deberes, sobre todo ahora que el acuerdo con el FMI viene a profundizar este nuevo saqueo al pueblo trabajador.







Temas relacionados

Ushuaia   /    Cambiemos   /    Rosana Bertone   /    SUTEF   /    ATE

Comentarios

DEJAR COMENTARIO