Mundo Obrero Estado Español

TRABAJADOR INMIGRANTE DE KFC

“Tienes que poner tu tiempo a disposición de la empresa, con la amenaza de despido si no cumples”

En Madrid la crisis económica internacional significó para la inmensa mayoría de trabajadores un incremento de la precariedad en sus condiciones laborales. Entre la población inmigrante, la situación es aun mas grave, ya que se ve obligada a aceptar en muchos casos brutales condiciones de explotación para poder sobrevivir.

Jueves 2 de noviembre | 19:37

Todo esto en un contexto de aumento de la xenofobia y el racismo fomentado en demasiadas ocasiones desde los grandes medios de comunicación, que deja en una situación de extrema vulnerabilidad a cientos de miles de trabajadores y trabajadoras. Para conocer en profundidad esta situación y denunciarla, desde Izquierda Diario charlamos con Gabriel, ex trabajador de la multinacional de la hostelería KFC (Kentucky Fried Chicken).

Cuéntanos tu experiencia personal como trabajador inmigrante

Bueno yo como millones de trabajadores inmigrantes del Estado Español vengo de un país muy pobre, en mi caso Honduras. Ahí yo trabajaba en una fábrica de una multinacional farmacéutica. Las condiciones de trabajo eran totalmente miserables, con jornadas a veces de hasta 15 horas al día, sin derecho a vacaciones pagadas y con sueldos que no llegaban a los 100 euros al mes. Para la mayoría de las personas que vivimos esta realidad es un verdadero sueño poder salir de esta situación, y muchos tienen la tentación de arriesgarlo todo para poder viajar sobre todo a Estados Unidos y Europa. En mi caso esta oportunidad se presentó de la mano de un compañero de la fábrica, que podía conseguir un puesto de trabajo en una conocida empresa de ropa en España, que realizaba contratos en origen, es decir contrataba trabajadores directamente en los países más pobres del mundo. Yo tuve que pagar más de 4000 euros por adelantado sin ninguna garantía para poder acceder a este puesto.

Cuando finalmente pude llegar a España, me encontré con que la empresa que me había contratado no tenía donde ubicarme hasta dentro de 5 meses. Por tanto, estaba en Madrid una ciudad que no conocía y no tenía como ganarme la vida. Fueron momentos muy duros, pero no tenía otra opción que encontrar trabajo como sea, y después de dejar currículos por muchos sitios, por fin conseguí que me contratasen en el KFC.

¿Cómo son las condiciones laborales de los trabajadores de KFC?

Yo empecé a trabajar en esta empresa a mediados de el 2010. Me hicieron un contrato por un año, con una jornada de 20 horas por lo cual ganaba alrededor de 570 euros al mes. Era un momento en el que la marca estaba intentando entrar con fuerza en el Estado Español, por lo que muchos de sus establecimientos acababan de inaugurarse. Esto hacia que la empresa se esforzara por dar un “buen servicio” a sus clientes, lo cual también hacia que los ritmos de trabajo no fueran excesivamente duros, ya que tenían suficiente personal contratado. En la actualidad eso ha cambiado, al compás de la barra libre que supone para la patronal las últimas reformas laborales, en el KFC se generalizaron los contratos a tiempo parcial. Los ritmos de trabajo comenzaron a aumentar vertiginosamente a la vez que se rebajaban los salarios. La mayoría de trabajadores de la compañía tienen que recurrir a hacer horas complementarias para poder llegar a fin de mes. Con lo cual tienes que poner tu tiempo a disposición de la empresa, sin horario fijo y con la amenaza de despido si no cumples con las exigencias que te imponen los gerentes.

¿Cómo afectan estas condiciones a la salud de los trabajadores?

Desde luego la salud de los compañeros se ha visto resentida. Hay que tener en cuenta que muchos de los que trabajan actualmente en KFC son mujeres inmigrantes, que en la mayoría de casos son el principal sostén económico de sus familias, y por tanto están sometidas a mucho estrés. También se han empezado a generalizar los accidentes laborales, causados por el aumento de los ritmos de trabajo. Sin embargo, muchos trabajadores se ven obligados a intentar recurrir lo menos posible a las bajas médicas, ya que para muchos es vital poder completar su sueldo con la mayor cantidad de horas complementarias que les sea posible.

¿Por qué te despidió la empresa?

A raíz de las jornadas excesivas y el estrés laboral empecé a ponerme enfermo con más frecuencia. Esto la empresa no lo tolera, y me “sugirieron” que me fuese por voluntad propia. Yo me negué y a partir de ese momento empezaron a acosarme laboralmente para desmoralizarme. Estas medidas fueron desde trasladarme de tienda, hasta cambiarme los horarios sin previo aviso. Ante esta situación me puse en contacto con CCOO, que era el único sindicato que actuaba en la empresa. Estos me dijeron que lo mejor que podía hacer era negociar el despido, pues si la empresa se proponía echarme no tenía ninguna posibilidad de evitarlo. Me pareció una actitud terrible por parte de un sindicato, porque no era solo yo que estaba pasando por una situación parecida, es la manera de actuar que tiene la empresa habitualmente en estos casos. Finalmente, la empresa me acusó falsamente de haber faltado el respeto a un gerente y me despidieron por falta de disciplina y bajo rendimiento.

Por último, ¿cómo crees que la clase trabajadora podría enfrentar esta situación de precariedad generalizada?

La inmensa mayoría de los trabajadores estamos viviendo un gran deterioro de nuestras condiciones de trabajo, llevándonos en muchos casos a situaciones límite. Para la población inmigrante esto es mucho más grave, porque se le suma el racismo y la xenofobia, lo cual nos obliga a tener los trabajos peores pagados y con la precariedad más alta. En esto los jefes de los principales sindicatos tienen una importante responsabilidad porque nos han abandonado a nuestra suerte, adaptándose cada vez más al Régimen. Es por eso que los trabajadores solo podemos confiar en nosotros mismos para defendernos de los ataques de la patronal y volver a recuperar nuestros sindicatos. En ese sentido me parece positiva la iniciativa que se lanza de Izquierda Diario de abrir sus páginas para que trabajadores como yo puedan denunciar las condiciones insoportables a las que nos somete el capitalismo, tanto aquí como en los países de dónde venimos. Y que esto nos ayude a tomar conciencia de la necesidad de organizarnos como trabajadores y empezar a construir con nuestros compañeros de trabajo las herramientas que nos permitan conquistar mejores condiciones de vida.






Temas relacionados

KFC   /   #ValemosMasQueEsto   /   Campaña Precariedad Laboral   /   Mundo Obrero Estado Español   /   Precariedad laboral   /   Explotación   /   Inmigrantes   /   Madrid

Comentarios

DEJAR COMENTARIO