Economía

AMÉRICA DEL NORTE

Tibio rechazo de Canadá y México ante amenaza de arancel de 25% a importaciones de autos

Con la negociación del TLCAN estancada, Trump sube la apuesta para obtener el alza de las reglas de origen. Choca con los intereses de las trasnacionales automotrices.

Viernes 25 de mayo

Responden el gobierno de Peña Nieto y el de Trudeau ante la amenaza con un arancel de hasta el 25% sobre la importación de automóviles si la investigación que ordenó determina que ponen en riesgo la economía estadounidense.

Según The Washington Post, el impuesto a la importación propuesto fue visto como un punto de presión adicional en las negociaciones, con México y Canadá programando perder su exención de las tarifas de metales de Trump en poco más de una semana.

William Reinsch, un ex funcionario de comercio de la administración Clinton, señaló que la propuesta rompió con las interpretaciones legales tradicionales y que perturbaría las cadenas de suministro de la industria y probablemente conduciría a pérdidas de empleos en los Estados Unidos y en otros lugares. Y aclaró que un arancel para vehículos también perjudicaría a las automotrices estadounidenses con operaciones en México y Canadá.

Te puede interesar: Trump amenaza con aranceles de hasta el 25 % a la importación de autos

“México no renegociará el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) en base a presiones”, anunció el gobierno mexicano.

Pero mientras tanto, se hizo pública la existencia de fricciones al interior de su equipo de negociadores.

Riva Palacio, columnista de El Financiero, explicó “Lo que se puede colegir de la información en medios estadounidenses y canadienses, es que México, en voz de (Luis) Videgaray (secretario de Relaciones Exteriores), aceptó los términos impuestos por la Casa Blanca. Pero (Ildefonso) Guajardo (secretario de Economía) ha dicho que no, porque ceder afectaría significativamente a la industria automotriz mexicana, quizás hasta en 40%”.

Es decir, Videgaray se alineó incondicionalmente con Trump y Guajardo es el paladín de las trasnacionales automotrices que operan en México, beneficiarias directas de los bajos salarios y la precarización laboral implementadas con la aprobación de las reformas estructurales en la presidencia de Peña Nieto.

Por su parte, Justin Trudeau, primer ministro de Canadá, declaró a Global News, “Llevar eso un paso más adelante en autos me parece estar en bases lógicas aún más endebles. Pero sabemos que esto está muy relacionado con las negociaciones en curso para avanzar en el TLCAN”.

A su vez, en Ottawa, la canciller canadiense Chrystia Freeland declaró a la prensa que la idea de que los autos fabricados en Canadá representaran una amenaza a la seguridad era “francamente absurda, y ese es un punto que estamos dejando muy claro a nuestros socios y aliados de EE. UU.”

El sector automotriz en América del Norte

El país que gobierna Trump produjo cerca 12 millones de automóviles y camiones en 2017 e importó 8,3 millones por un valor de 192.000 millones de dólares. De ese total, 2,4 millones de unidades se fabricaron en México, 1,8 millones de Canadá y 1,7 millones de Japón. Le siguen Corea del Sur, con casi un millón, y Alemania, el medio millón, muchas de ellas a través de México. En cuanto a las automotrices estadounidenses, éstas exportaron dos millones de vehículos, por valor de 57.000 millones de dólares.

Según Kenneth Smith Ramos, jefe por México de la negociación técnica del TLCAN, “Cada auto producido en Estados Unidos contiene tres mil 800 dólares de partes mexicanas, mientras que cada auto producido en México contiene cinco mil 500 dólares de partes estadunidenses”.

En México están instaladas plantas de Audi, Mazda, Honda, Fiat Chrysler, Ford, Volkswagen, Kia, Suzuki, Nissan, Hyundai, Isuzu, Toyota, Volvo, Mercedes Benz, BMW, Volvo y Subaru.

A su vez, también la industria automotriz canadiense está profundamente integrada en la economía de América del Norte. El país de la hoja del maple es sede de importantes plantas operadas por General Motors, Ford, Fiat Chrysler, Honda y Toyota.

Lo cierto es que en la agenda de la cumbre del Grupo de los 7, que tendrá lugar del 8 al 9 de junio, estarán los aranceles y las posibles guerras comerciales.

Como señala Paula Bach en su artículo The Trump Show “La ‘globalización’ –en tanto ‘empresa neoliberal’ pujante desde los años ‘80– se fue convirtiendo en una estructura estancada luego de la crisis de 2008. No obstante y ante la inexistencia de una ‘nueva empresa’ promisoria para el capital, el terreno se presenta como una suerte campo de batalla en el que se enfrentan tendencias nacionalistas insurgentes y una ‘globalización’ resistente.” Esa es la disputa de fondo.






Temas relacionados

TLCAN   /   México   /   Industria automotriz   /   Canadá   /   Estados Unidos   /   Economía

Comentarios

DEJAR COMENTARIO