Juventud

MUNDO OBRERO

Textil Neuquén: hijas de una lucha

Morena Ortiz y Paloma Ruiz son hijas de dos obreras textiles, tienen 13 y 10 respectivamente y desde enero del 2017 sus vidas cambiaron para siempre, junto a la de sus madres y el resto de las obreras textiles.

Jueves 9 de noviembre | 12:19

1 / 1

La mañana estaba pesada en el parque industrial, amenazaba con llover y el sol calentaba el vapor de las nubes que cubría bastante parejo el cielo del último día de la toma de las instalaciones de La Textil Neuquén. Las familias de las obreras que siempre estuvieron presentes tomaban mate en el predio mientras los abogados de la empresa terminaban el inventario y las obreras, junto a las manos de otros trabajadores, cargaban el camión que llevaría las maquinas a la nueva planta.

Quien haya pasado alguna vez por la textil seguro las vió ahí, bancando la toma junto a sus madres. Y este día, ese que se llega luchando, no se lo iban a perder, porque ellas también son “Leonas del Parque Industrial”.

Paloma es pura alegría, tiene 10 años, si te ve, seguro ligas un abrazo o un susto por la espalda, es la hija de “Fachi”. Morena parece callada, seria, pero tiene una sonrisa pícara que tira abajo todo eso, es hija de Laura Godoy.

Mi nombre es Morena y voy a primer año. Yo soy paloma, voy a quinto grado y ayer avisé en la escuela que no iba a ir porque quería estar acá el último día en la fábrica. Así se presentaron.

¿Qué significa este día para ustedes, cómo se sienten?

Morena: Bien, contenta, pero un poco angustiada, porque me quiero quedar acá. Porque a pesar de que dejamos de hacer muchas cosas, que nos quedamos sin trabajo pasaron cosas re lindas acá.

Paloma: conocimos mucha gente nueva.

Morena: Si no hubiera vivido esta experiencia, no conocería nada de esto.

¿Y qué aprendieron?

Morena: que hay que luchar.

Paloma: Los patrones sólo quieren tener la plata, y estar molestando a la gente cuando trabaja.

Morena: Y tampoco les importa la familia de los trabajadores.

¿Se acuerdan cómo fue el día en el que se enteraron que la fábrica había sido vaciada?

Paloma: Me enteré al otro día por una prima que se había quedado a dormir en mi casa, por suerte estábamos acá. Mi prima estaba conmigo porque mi mamá ya estaba en la fábrica.

Morena: Habíamos terminado de comer y mi mamá estaba lavando los platos y la llamó una compañera y mi mamá dijo " No te puedo creer que vaciaron la fábrica", y lo primero que se me vino a la cabeza fue la idea de que estuvieran remodelando. Le dije a mi mamá esa idea pero no, se estaban llevando las maquinas.

Paloma: Cuando me dijeron me sentí re mal porque ella, mi mamá hacía 9 años que había entrado y de un día para el otro dejó de trabajar.

¿En todos estos meses qué fue lo que hicieron para salir adelante?

Morena: Volanteadas, fiestas, peñas, ventas de las cosas que cosían acá, se hacían encargos de las pecheras para los maestros, ambos para los trabajadroes del hospital.

Paloma: ¡Escraches! lo que más me gustó fue hacer stenciles y pintar en la calle, volantear, aprender nuevas cosas, entender qué pasaba en la izquierda, porque no los querían tanto. Mi mamá antes no estaba de acuerdo con los cortes y las protestas, pero porque no los conocía.

¿Y este año cómo fue arrancar después del verano que tuvieron?

Paloma: Yo una vez para un día del trabajador, alguien llevó un diario y estaba la imagen del primer maquinazo y me preguntaron si quería contar, y sí, me animé y hablé para toda la escuela.

Morena: yo voy al secundario y hablé sólo con los profesores, todavía no con mis compañeros, por ahí no preguntaban mucho y yo por eso no contaba.

Paloma: A los chicos no les gustan las noticias. Yo tengo mi carpeta toda con fotos de Santiago (Maldonado), de cosas de las luchas, y uno de mis compañeros se interesó y siempre me pregunta.

Morena: También es cierto que hasta que no te pase no tomas conciencia.

Paloma: yo tenía como que estaba mal cortar las calles, que hacían mal. Ahora nos pasa a nosotras.

¿Participaban de las guardias que hicieron durante todo este tiempo?

Paloma: al principio como era verano veníamos todos los días, después empezó la escuela veníamos menos y a lo último teníamos grupos para venir a las guardias, yo siempre venía con mi mamá y mi abuelo también venía.

Una organización tremenda tuvieron

Paloma: Ay si! me encantó. Porque conocí mucha gente piola, me empezó a interesar el por qué cortaban las rutas y fue un giro así de repente en mi vida.

¿Qué le dirían a otros hijos e hijas de padres que están en estos momentos en lucha?

Morena: Que entiendan a sus padres que cuando pasan por estos momentos capaz que no pueden comprar muchas cosas y entonces que no le reclamen cosas.

Paloma: Que luchen y que acompañen a sus papas en esos momentos que vayan haciendo nuevas cosas porque si siguen luchando y siguen hasta el triunfo, van a aprender cosas nuevas y que le va a gustar.

Morena: Yo después de esto tengo planeado seguir bancando otras luchas, como la de los madereros.

Paloma: Yo quisiera cuando sea más grande estar en los grupos que acompañan a las personas que luchan como el frente de izquierda y seguir bancando. Quisiera decirles a todos los que están luchando que no bajen los brazos.

Morena: que hay que resistir, plantarse.

Esta entrevista es un reconocimiento a esa lucha. Los cierres de fábricas afectan no sólo al trabajador, como dice Raúl Godoy, detrás de cada obrera despedida hay una familia, ellas decidieron ponerse al costado, en la misma fila en la que luchan sus madres.








Temas relacionados

Textil Neuquén   /    Neuquén   /    Juventud   /    Mundo Obrero

Comentarios

DEJAR COMENTARIO