Internacional

INMIGRACIÓN

Texas: mueren diez inmigrantes encerrados en un camión

Víctimas de las redes de tráfico de personas, 10 inmigrantes, fallecieron asfixiados en la caja de un camión. La hipocresía de los funcionarios ante la inhumanidad extrema.

Lunes 24 de julio | 12:12

Nueve inmigrantes, entre ellos dos menores, que estaban encerrados en un camión de carga en San Antonio, en la ciudad de Texas, fueron encontrados muertos por asfixia. El camión estaba en el estacionamiento de Waltmart, uno de cuyos empleados fue quien alertó a la Policía en horas de la madrugada del domingo. Dos de los fallecidos tenían unos 15 años y el resto de los ocupantes del camión, entre 20 y 30 años, según la policía.

La Policía llegó y se encontró con que en la parte de la carga había unas 38 personas, de las cuales ocho estaban ya muertas aparentemente por asfixia o un golpe de calor, ya que no funcionaba el aire acondicionado, mientras que los termómetros marcaban una máxima de 37,7 grados a las seis de la tarde de este sábado en San Antonio.

Las otras 30 personas fueron llevadas a hospitales de la zona, donde dos de ellas murieron más tarde, una este lunes. Diecisiete personas fueron trasladadas desde el estacionamiento en helicópteros a dos centros de salud en "estado crítico o muy grave" y las restantes fueron llevadas a cinco hospitales de la zona, informó la Policía.

El conductor del camión, identificado como James Bradley, es por ahora el único detenido y puede llegar a ser acusado de cargos penales tanto estatales como federales.

El Consulado General de México en San Antonio "trabaja estrechamente con las autoridades locales y federales, de los hospitales y el forense, para identificar la nacionalidad de las víctimas", indicó el comunicado. Según medios locales, la cónsul de México en San Antonio, Reyna Torres, confirmó que varios mexicanos figuran entre los nueve muertos y los 29 sobrevivientes de esta masacre, si bien no precisó todavía el número.

Con un alto nivel de hipocresía, aparecieron voces “indignadas” que condenaron el tráfico de personas y se “solidarizaron” con los familiares de las víctimas, pero que son quienes sostienen un sistema basado en la expulsión, el tráfico, la explotación y hasta el asesinato de miles de personas que llegan a suelo americano en un intento de mejorar su vida.

Por ejemplo, Thomas Homan, director interino de la Oficina de Inmigración y Aduanas (ICE), catalogó el suceso como un "acto atroz" liderado por una red de tráfico de personas sin escrúpulos, a la que "no le importa la vida de las personas con las que comercia".

Otro que se mostró “dolido” fue el congresista demócrata por Texas, Joaquín Castro, quien manifestó a través de un comunicado su pesar e hizo extensas sus condolencias con los familiares de las víctimas de lo que calificó como "una tragedia que pudo evitarse". Castro hizo un llamado también para que "juzguen y castiguen a los traficantes de personas con todo el peso de la ley".

También Richard Durbin Jr., fiscal federal de la Corte del Distrito Oeste de la ciudad, afirmó que la muerte de los inmigrantes fue un "crimen cometido por personas despiadadas, indiferentes al bienestar de la frágil carga que transportaban".

Medios locales de San Antonio indicaron que las cámaras de seguridad del estacionamiento grabaron a varios vehículos que se acercaron al camión y se llevaron a personas, lo que evidencia a que hubo más personas que hicieron el viaje dentro del vehículo.

Según datos proporcionados por el Departamento de Seguridad Nacional de Estados Unidos, en el año 2016 hubo un total de 2.110 investigaciones relacionadas con el tráfico de personas que llevaron a la presentación de 1.522 acusaciones penales. La misma fuente señaló que se efectuaron 2.734 arrestos y más de 3.000 detenciones administrativas relacionadas con casos de trata de personas en el año fiscal 2016.

Recientemente la Patrulla Fronteriza en la zona de Laredo anunció un incremento en los intentos por “infiltrar” inmigrantes indocumentados al país provenientes de México en camiones de carga, como el caso de 44 personas de México y Guatemala que fueron detenidas el pasado 19 de junio.

La misma “suerte” tuvieron 72 indocumentados procedentes de México, Guatemala, El Salvador y Ecuador el 7 de julio de este año. Pero la peor tragedia de este tipo ocurrió en 2003 con la muerte por asfixia de 19 inmigrantes encerrados en un remolque abandonado en Victoria (Texas), entre ellos un bebé.

Esta masacre ocurrida el domingo en Texas, no es un rayo en cielo sereno, sino que expresa la política antiinmigratoria pregonada por Estados Unidos, y fortalecida por Donald Trump, quien desde su cuenta de twitter vuelve a la carga con su decreto antiinmigrantes.

Las políticas antimigratoria en Estados Unidos se recrudecen y cientos de miles de familias migrantes están a la expectativa de ser separadas, detenidas o deportadas con las redadas y el ataque policial. Otras, incluso, llegan al suicidio al ser detenidos por la policía. Postales de la administración Trump.






Temas relacionados

Donald Trump   /    Estado de México   /    Inmigración   /    Estados Unidos   /    Internacional

Comentarios

DEJAR COMENTARIO