Economía

DEUDA

Alberto Fernández y el FMI: entre la dura crítica y la promesa de pagar hasta el último dólar

El candidato presidencial y su equipo económico se reunieron con los enviados del organismo internacional. Más tarde, en un comunicado, acusaron al Fondo y al Gobierno de la catástrofe social. Sin embargo, no rechazaron pagar una deuda que presentan como fraudulenta.

Lunes 26 de agosto | 23:00

Alberto Fernández y tres miembros de su equipo económico se reunieron este lunes por la tarde con la misión técnica del Fondo Monetario Internacional (FMI) encabezada por Roberto Cardarelli.

Fuentes cercanas al equipo técnico de Fernández manifestaron que la reunión fue "positiva", aunque lo único que salió a luz públicamente fue un comunicado del Frente de Todos. El texto, difundido posteriormente, causó fuerte revuelo. En el mismo se acusa al FMI y al gobierno de Macri de haber generado una "catástrofe social" y de no haber alcanzado ninguno de los objetivos planteados en el acuerdo inicial.

El comunicado expresa la coincidencia del "Dr. Alberto Fernández con los cuatro objetivos principales del acuerdo con el FMI, a saber: (i) recuperar el crecimiento de la economía, (ii) generar empleo para combatir la pobreza, (iii) reducir la inflación, y (iv) lograr una trayectoria decreciente de la deuda pública."

Pero cuestiona que "de estos cuatro objetivos no sólo ninguno fue alcanzado, sino que todo empeoró desde la celebración de aquel acuerdo: la economía cayó -1,7%, la deuda pública subió 29 puntos porcentuales del PBI, el desempleo aumentó al 10,1%, la pobreza creció a más del 32% y la inflación se disparó al 53,9%".

Y agrega que "el préstamo recibido por el país y el conjunto de condicionalidades asociado al mismo no han generado ninguno de los resultados esperados: la economía real no ha dejado de contraerse, el empleo y la situación de las empresas y las familias de empeorar, la inflación no ha tenido una trayectoria descendente sostenida y el endeudamiento público no ha dejado de crecer". Todo esto se afirma sin realizar ninguna crítica concreta al ajuste fiscal, la devaluación y las reformas estructurales (jubilatoria, laboral y tributaria) que impulsa el organismo.

Asimismo, el documento plantea que el gobierno y el FMI "tienen la responsabilidad de poner fin y revertir la catástrofe social que hoy atraviesa a una porción cada vez mayor de la sociedad argentina. Para ello deberían arbitrar todos y cada uno de los medios y las políticas necesarias". De esta forma, se omite mencionar la forma en que, en caso de ser gobierno a partir de diciembre, se conciliaría la continuidad de los abultados pagos de la deuda y los puntos del acuerdo con el FMI con un "sendero de crecimiento y reducción de la pobreza".

Te puede interesar: [Video] Las consecuencias económicas del FMI y las alternativas para “salir del Fondo”

El comunicado condena en duros términos la finalidad que tuvieron los montos otorgados por el FMI. Por ejemplo, se afirma que "el último desembolso ha sido íntegramente destinado a financiar la fuga. Este fenómeno constituye un incumplimiento flagrante a lo dispuesto por Artículo VI del Acta Constitutiva del organismo".

Sin embargo, a pesar de estas tensiones y cuestionamientos -que podrían ser parte de un intento de negociar con el organismo internacional- ni el candidato presidencial ni sus economistas plantean intención alguna de cuestionar el pago de los vencimientos de deuda.

Desde el organismo internacional, por su parte, no se emitieron declaraciones sobre el contenido de la reunión. De hecho, el encuentro se había mantenido con mucha reserva. Poco se sabía previamente del lugar y horario del encuentro. Al terminar se conoció que tuvo lugar en la Universidad Metropolitana para la Educación y el Trabajo (UMET). Del Frente de Todos participaron de la reunión Santiago Cafiero, Guillermo Nielsen, Cecilia Todesca Bocco y el mismo Alberto Fernández.

Te puede interesar: Claves económicas: el FMI monitorea el ajuste y se reúne con los economistas de Fernández

El duro comunicado de este lunes no debe hacer perder de vista que todos los gestos del candidato del Frente de Todos buscan congraciarse con los grandes especuladores y empresarios. Empezando por avalar un dólar a $ 60 pocos días después de las PASO, pasando por sus recurrentes compromiso de priorizar los pagos de deuda pública, hasta el encuentro que mantuvo con los sectores más alto del empresariado, bajo el auspicio de Clarín

Tanto Nielsen y Todesca, los economistas de su equipo, como el propio Alberto Fernández, han repetido reiteradas veces en las últimas semanas que su única prioridad será cumplir con los compromisos del pago de la deuda. Para el resto de los problemas sociales que dicen ser preocupación en el documento difundido, no existe ninguna certeza ni plan económico que se proponga revertir el deterioro de las condiciones de vida y el salario de la era Macri.

Te puede interesar: Festejan los especuladores: Nielsen afirmó que "la voluntad de pago de la deuda es total”

El planteo del Frente de Todos sostiene que "la recuperación del crecimiento a través del impulso de la producción y el empleo debe ser la componente central de un modelo económico alternativo. La recuperación de la economía real es, a su vez, una condición sine qua non para estabilizar la economía y reencauzar su situación financiera".

Pero las vías de recuperación de cualquier economía capitalista, y más aún dentro de los contornos del acuerdo de ajuste el FMI del cual no existe una perspectiva de ruptura, está siempre sostenido sobre la base del ataque al salario y las condiciones de vida de los trabajadores.

Alberto Fernández intenta presentar la situación como similar a la salida de la crisis de 2001, apoyada sobre el profundo saqueo al salario mediante la salida de la convertibilidad y la devaluación del 300 %. Pero las condiciones actuales son muy distintas, tanto por la situación internacional de una desaceleración económica y tendencias a una recesión mundial, como en relación a los abultados vencimientos de deuda por venir, a diferencia del momento en que asumió Nestor Kirchner, en que Rodríguez Saa ya había declarado el default, aliviando la sangría de recursos en el pago a los acreedores.

En la actualidad, la deuda neta como porcentaje del PBI (sin contar la deuda intra Estado) ya es mayor que en el 2001. En los años que se vienen el peso de la deuda será el mayor condicionante de la política económica. Cumplir con esa montaña de pagos hace inevitable una profundización del ajuste, más allá de las promesas de campaña. El propio Fernández indicó que no buscará ni siquiera una reestructuración de la deuda externa, apenas un intento de renegociar plazos de la parte de deuda que corresponde al FMI, para lo cual indudablemente vendrán mayores condicionalidades.

Te puede interesa: El tránsito al “posmacrismo” y una nueva crisis nacional







Temas relacionados

Guillermo Nielsen   /    Endeudamiento   /    Alberto Fernández   /    Deuda   /    Deuda externa   /    FMI   /    Deuda pública   /    Economía Nacional   /    Economía

Comentarios

DEJAR COMENTARIO