Mundo Obrero

Tercerizados de Trenes Argentinos se organizan ante el fraude laboral pese a los aprietes

Los trabajadores tercerizados que se desempeñan en el área de seguridad del ferrocarril, pelean por sus derechos ante un claro caso de fraude laboral. Ante el traspaso de tercerizada perderían antigüedad y tiempo de vacaciones, además de peligrar los puestos de trabajo de quienes tienen licencias por ART o problemas de salud.

Viernes 23 de octubre | 01:25

Los tercerizados de las empresas Murata (Líneas Mitre/San Martín) y Ci5 (Línea Sarmiento) prestadoras de servicios de seguridad en el Ferrocarril terminan su concesión. Comahue, Líderes y Watchmen son las empresas que toman el servicio. A los trabajadores se los viene presionando a presentar la renuncia para ser incorporados en las nuevas empresas, sin indemnización ni respetando la antigüedad, vacaciones, aguinaldo, etc.

Ante esta extorsión, los trabajadores no se dejaron engañar y se organizaron para definir los pasos a seguir con el objetivo de garantizar los puestos de trabajo, las condiciones laborales y definir un camino por el pase a planta permanente.

En la empresa Murata de la Línea San Martín hicieron asambleas autoconvocadas dónde definieron su primer cuerpo de delegados, un gran primer paso de organización a través de asambleas. En la Línea Mitre el cuerpo se conformó de hecho por un sector activista, mientras que los trabajadores de Ci5 ya tenían delegados y se sumaron; también confluyeron los compañeros de la empresa Hunter.

Esta incipiente organización confluyó en una asamblea en Haedo con la presencia de Rubén Sobrero, Marcelo Riquelme y miembros de la Agrupación Naranja que definió los primeros pasos. El primero fue la entrega de un petitorio en el Ministerio de Trabajo y en Trenes Argentinos con seis puntos, suscrito por 600 compañeros entre las tres líneas: mantener la fuente de trabajo de todo el personal afectado sin excepción, el establecimiento de un comisión revisora para el ajuste de haberes desde el comienzo del ASPO, un bono por personal esencial, el reconocimiento de la antigüedad, el pase a planta permanente (de acuerdo al Art. 14 bis de la Constitución Nacional) y por último encuadramiento sindical.

Luego de la entrega del petitorio se realizaron asambleas por línea, en forma escalonada (San Martín, luego en el Mitre. Una importante cantidad de vigiladores pasaron por el conjunto de las asambleas, las más numerosas desde el conflicto de 2010 en tercerizadas ferroviarios, donde se resolvió refrendar a los delegados, aguardar la respuesta de Trenes Argentinos y buscar cobertura legal para el conflicto.

Los días posteriores se dieron entre una escalada de aprietes de parte de las empresas, dirigidas principalmente contra el bloque más activo de trabajadores, y promesas abstractas de antigüedad y otras concesiones. Murata amenazó a sus empleados con no pagar las liquidaciones de quienes no presentaran la renuncia anticipadamente vía telegrama, por su parte Comahue y Líderes comenzaron a voltear preocupacionales en forma persecutoria, y a discriminar personal por enfermedades, peso y nacionalidad.

Si bien se dieron distintas instancias de negociación y hubo un compromiso de palabra de las empresas para no dejar a nadie afuera, obligadas a reconocer como interlocutor válido a los representantes surgidos de la organización de los tercerizados, al día de hoy existen compañeros que continúan en la total incertidumbre: ya sea porque les fue denegada la firma de los papeles de ingreso, o fueron avisados telefónicamente para no presentarse a los exámenes preocupacionales, sin ningún acta formal que los respalde. El pasado lunes fue entregada una nueva petición al Estado a través del Ministerio de Transporte, con movilización incluida, que tampoco ha tenido respuesta hasta el momento. La Izquierda Diario habló en el lugar con un trabajador discriminado por estar bajo licencia por razones de salud. "Están pasando muchísimas cosas. Acá tenemos compañeros que fallecieron. Compañeros que perdimos por negligencia empresarial, y esto no tiene que pasar más".

El sindicato Unión Ferroviaria, dirigido por la lista Verde que encabezan Walter Fernández y Mario "Oso" Rodríguez (miembros del directorio nacional de la UF y de la Comisión de Reclamos en sus respectivas líneas) ignoró deliberadamente el reclamo de los tercerizados. Esta dirección burocrática ningunea el reclamo de los trabajadores y avala la tercerización y la precarización laboral desde hace años.

Algunos de los trabajadores ya están haciendo el paso de firma de una empresa a otra, los delegados están controlados que todos pasen y la empresa amenaza y aprieta a los activistas para que se callen o renuncien. Un sector de trabajadores sigue resistiendo a los aprietes y defendiendo su antigüedad y fortaleciendo su organización, con asambleas y el cuerpo de delegados. Denuncian que actualmente para alcanzar el sueldo básico los empleados de seguridad deben trabajar más de 200 horas semanales.

Ante la falta de respuesta, hay una nueva convocatoria para este viernes 23 a las 10 horas frente al Ministerio de Transporte, en la calle Defensa.







Temas relacionados

Murata S.A.   /    Trenes Argentinos   /    Precarización laboral   /    Tercerización   /    Mundo Obrero

Comentarios

DEJAR COMENTARIO