Sociedad

SANTA FE

Tenía prisión preventiva y no juntaron para la fianza: “El juez lo dejó morir por $ 6.000”

A Emanuel le negaron la posibilidad de cumplir arresto domiciliario por no contar con $ 10.000 para la fianza, mientras cumplía prisión preventiva. Como contracara, al empresario Dutra lo dejaron en libertad luego de violar quince veces la cuarentena, exigiendo además que le devuelvan la fianza de $ 1.000.000 que el empresario había pagado. Dutra goza de impunidad. Pero no corrió la misma suerte Emanuel, que el 3 de abril murió luego de descompensarse en su celda.

Martes 7 de abril | 22:28

Emanuel Rodas era un joven que se encontraba en prisión preventiva en la cárcel de Piñero desde el mes de septiembre. Estaba detenido por hechos menores pero en más de 6 meses la investigación no había avanzado un ápice. El pasado 29 de marzo el juez Nicolás Foppiani resolvió otorgarle la libertad pero a condición del pago de una fianza de $10.000 que, por supuesto, era un monto inalcanzable para esa familia. Haciendo un enorme esfuerzo, ofrecieron pagar $4000 en dos cuotas, monto que seguramente implicaba pasar días sin comer.

Sin embargo, el juez se opuso y determinó que continúe preso hasta tanto pague la cantidad de dinero impuesta. En la noche del viernes 3 de abril, Emanuel empezó a vomitar sangre en su celda, sus compañeros desesperados pedían a gritos la asistencia médica, que como siempre sucede cuando sos pobre y estás en prisión, tardó en llegar. Emanuel, sobre el que no pesaba ninguna condena firme y estaba en prisión sólo de forma preventiva, murió en una ambulancia camino al hospital, sólo, lejos de su madre y sus 6 hermanos.

Este mismo juez, hace unos días recorrió las noticias de todos los medios de la ciudad por haber ordenado la liberación del empresario Dutra, luego de que éste evadiera 14 veces la cuarentena. Evidentemente Dutra sí contaba con el dinero necesario para comprar su libertad. Pero el juez Nicolás Foppiani no sólo lo liberó, contradiciendo a su colega y a la mismísima OMS, sino que además ordenó que le devuelvan los $2 millones que Dutra había pagado de fianza y el auto importado que la policía le había incautado en una de sus tantas infracciones. No sabemos cuánto habrá pagado Dutra por tremendo favor.

Nicolás Foppiani

Te puede interesar: Empresario viola 14 veces la cuarentena y amenaza con 400 despidos

Emanuel día a día intentaba ganarse el mango limpiando vidrios. Era un pibe pobre que, como tantos otros, pueblan las cárceles esperando avances que nunca llegan en sus causas, mientras se los condena a vivir hacinados y a la violencia policial. Su defensor, en numerosas oportunidades, había solicitado su libertad con las medidas alternativas a la prisión preventiva que fueran necesarias o, en su defecto, su arresto domiciliario. Sus hermanos y su madre, esperaban alojarlo en su humilde vivienda. Es claro que para la justicia la libertad tiene un precio que Emanuel y su familia no pudieron pagar.

Hace unos días, cientos de presos de las cárceles de Coronda y Las Flores llevaron adelante un reclamo para solicitar que se tomen medidas básicas de prevención frente al coronavirus. Sin embargo ninguno de esos reclamos fueron atendidos. Emanuel falleció a causa de las condiciones inhumanas en las que se vive en las cárceles de nuestro país.

Muy diferente es la realidad que viven millones de pibes y pibas pobres en las cárceles o en los barrios de la ciudad, con la comodidad y el lujo con las que vive el empresario Dutra en las torres Maui. El empresario, dueño de Catering Gourmet, violó la cuarentena después de haber viajado al exterior.

Su empresa, de 400 trabajadores, brinda viandas para hospitales y sanatorios de la ciudad. Sus empleados lo venían denunciando por no respetar las condiciones mínimas de higiene y seguridad. Estando detenido, usó a sus empleados como forma de extorsión para que salieran a defenderlo, de no hacerlo arriesgaban sus puestos de trabajo. Como si todo esto fuera poco, después de que el juez Nicolás Foppiani lo liberó, alegando que Dutra nunca había violado la cuarentena ya que, según el juez, estaba exento por su actividad, el empresario echó a un empleado por ser población de riesgo y no querer otorgarle la licencia correspondiente.

Esto fue denunciado en un comunicado por: Familiares de Desaparecidos y Detenidos por Razones Políticas – Rosario, Asociación Anahí Filial Rosario, Colectivo Nacional de Ex [email protected] Polí[email protected] – Rosario, Pedro Peretti, CeProDH, Asociación DDHH Cañada de Gomez, AMSAFe prov, CTA de los trabajadores, y siguen las firmas. Estos organismos de Derechos Humanos remarcaron además el carácter de clase del accionar de Nicolás Foppiani, denunciando además que en el año 2013 fue defensor oficial en causas de lesa humanidad y trabajó para la liberación de conocidos genocidas de la ciudad de San Lorenzo.

Como si no fuera suficiente con el currículum arriba mencionado, este mismo juez se encuentra a cargo de la causa de Carlos "Bocacha" Orellano, joven que desapareció cuando fue a bailar al boliche de la Estación Fluvial y fue encontrado sin vida en el río Paraná, con claros indicios de una muerte violenta. El hecho tiene comprometido al personal de seguridad del boliche y a los dos agentes de la policía provincial que estaban haciendo adicionales. La familia Orellano y la perito de la causa por la familia vienen denunciando “una connivencia entre el IML (Instituto Médico Legal), los fiscales y algunos jueces” para encubrir las responsabilidades de un crimen. Hoy la causa se encuentra parada, sin imputados ni avances.

Ver más: Caso Carlos Orellano: la familia denuncia encubrimiento por parte de fiscales y el Instituto Médico Legal

Mientras los empresarios gozan de completa impunidad desde sus torres de lujo, las cárceles de nuestro país se encuentran atestadas por jóvenes de los sectores más empobrecidos de la población, que en su gran mayoría no tienen condena firme y que muchas veces, son condenados a morir en prisión. Es necesario terminar con esta justicia de clase que busca criminalizar la pobreza y a la juventud.







Temas relacionados

Genocidas   /    Omar Perotti   /    Gatillo fácil   /    Libertades Democráticas   /    Santa Fe   /    Sociedad

Comentarios

DEJAR COMENTARIO