OPINIÓN

"Tenemos que luchar para que el machismo se termine de un buena vez"

La Izquierda Diario conversó con el hermano de Laura Iglesias, Manuel. Laura era trabajadora social del Patronato de Liberados en Miramar. El 29 de Mayo de 2013 fue violada, golpeada y brutalmente asesinada durante una jornada laboral.

Miércoles 11 de octubre | 14:43

Desde ese terrible día Manuel Iglesias busca justicia por su hermana. En tiempos generalmente ajenos a la Justicia, Aunque se imputó y juzgó a Esteban Cuello por el aberrante femicidio, aunque en la escena del crimen quedó demostrado que participaron más personas. Manuel nos cuenta de una causa llena de irregularidades desde el comienzo.

Una causa llena de irregularidades

A cuatro años del femicidio de Laura, ¿Qué nos podés decir acerca de la investigación?

Manuel: Se llevó de una forma pésima. El que fue condenado en definitiva que es Esteban Cuello tenía 19 años cuando pasó. Había sobreabundantes pruebas para incriminarlo pero el tema es que no fue solo porque no tenía un solo rasguño, sino porque había una escena del crimen que no pudo haberla armado él, y hubo también una modificación de la escena del crimen. Hubo una liviandad en la investigación realmente inconcebible, cuando Laura trabajaba para el Patronato de Liberados, o sea era una auxiliar de la justicia.

Tal cual, y había personas que estaban bajo la tutela de Laura que habían sido amenazadas por la policía.

Manuel: Mirá, lo que decían varias trabajadoras del Patronato de Liberados, es que los tutelados –personas a las que ellas asisten- le confían a las asistentes sociales que la policía los aprieta para que trabajen para ellos, esta es una cosa bastante común que ocurra. En principio la causa la tuvo el fiscal Rodolfo Moure, él fue el mayor responsable porque en el inicio de la causa, los primeros días son los más importantes. A fin del 2013 separan la causa y recae en una fiscal mujer, Ana María Caro. Yo no la conocía pero, por el hecho de ser mujer y creyendo que defendería al género, yo tenía una alegría, decía ‘qué suerte, qué suerte que tuvimos’.

Nada, la misma postura que el fiscal, no investigó nada, nos hizo chicanas, demoró todo, y todo tiene un tiempo, un plazo, no se puede dejar detenida a una persona más de dos años sin proceso. Hubo que elevar el juicio a Cuello porque se vencían los plazos. Y ella no investigó, no dio la orden a ninguna otra fuerza para que investigue. Y por otro lado, el abogado que tuvimos no cuestionó y dilató un montón de cosas. Hubo unas videofilmaciones a las que nunca pudimos acceder. No pudimos lograr que nuestro perito pueda peritar las manchas aparentemente de semen que había en el abrigo de Laura y si realmente son de semen y si pertenecían a Cuello (o a otra persona). O sea, se dieron tal cantidad de irregularidades que te preguntás ‘¿cómo puede ser que haya pasado todo eso?’, es incomprensible realmente. Así que te digo, la labor de la fiscalía, el primer fiscal, Rodolfo Moure como la fiscal Ana María Caro, una porquería. Nuestro abogado Roberto Alejandro Bois casi que actuó en beneficio de esa postura de la fiscalía porque no avanzó, no se pudo hacer nada. Otra cosa, en una de las fotos que estaba en el informe, el perito se tomó el trabajo de hacer una aproximación de la mano hasta que en la hoja solamente quedaba la mano de Laura, y había un número, el abogado no lo vio y podía ser una pista.

A Laura se le había quedado el auto, es cuando va a buscar el auto que no sabemos nada de ella. Lo que yo creo es que ella habrá pedido un teléfono de alguna remisería que hiciera remolque, y le habrán pasado ese número que era de una remisería. Bueno, no se investigó, a lo mejor ella sí pidió un remolque.

Ustedes pidieron la separación de la policía bonaerense de la investigación

Manuel: Así es, sí.

¿Y vos creés que cambió algo en la investigación a partir de este apartamiento?

Manuel: No. En realidad la fiscal como argumentaba que no contaba con una fuerza para que investigue, era como que tenía las manos atadas, que no podía investigar porque no tenía una fuerza que hiciera la parte investigativa. Ella tendría que haber impartido la orden de investigar a una de las fuerzas de seguridad, pero no lo hizo. Siempre chicaneando y siempre dilatando y tirando la pelota a la tribuna para no llevar la investigación adelante.

Las precarias condiciones de trabajo como escenario del femicidio

Laura era una gran luchadora por las mejoras en las condiciones de trabajo en su sector y bueno, terriblemente lo que le hacen tiene que ver justamente con en qué condiciones desarrollaba su trabajo.

Manuel: ¿Te cuento algo? Hará unos tres meses quien era intendente de Miramar cuando pasó lo de Laura, tardé mucho tiempo en saber quién era porque no dio la cara, se llama Patricio Hogan. Hace unos tres meses sacó una nota en infobae firmada por él donde habla de su preocupación de las condiciones de trabajo de las trabajadoras del patronato de liberados y dice en un momento: porque ya sabemos, conocemos el caso de lo que le ha pasado a Laura Iglesias, trabajadora del patronato de liberados de Mar del Plata . Y Laura trabajaba en Miramar. Un mentiroso.

La impunidad queda en familia

Manuel, investigando a los responsables políticos de las fuerzas estatales sospechadas en el femicidio, descubre que Patricio Hogan -senador provincial por el Frente Renovador de la Provincia. de Buenos Aires desde Diciembre de 2013 - es hijo de Tomás Hogan - presidente del Partido Justicialista de General Alvarado – y quien fuera anteriormente intendente. La hermana de Patricio Hogan es Florencia Hogan, una jueza de Miramar cuya secretaria era la ya citada en esta nota, fiscal del caso Ana María Caro. Y el actual intendente de Miramar Germán Di Cesare es el marido de Florencia Hogan.

¿Ustedes ahora, a cuatro años ya del crimen y con todos los elementos que me comentás a la vista, ¿Cuál piensan que fue el motor principal?

Manuel: Yo creo que Laura algo vio, algo se enteró, iba a hacer alguna denuncia o alguna cosa y había que sacarla del medio, borrarla, yo creo que algo de eso pasó. No sé si tenía que ver con drogas, si con apremios ilegales o no sé bien con qué, pero ella sabría algo y lo podía llegar a denunciar. Por momentos tenía la teoría de que por ahí alguno de estos muchachos tutelados les pudo haber dicho: mire señora, usted nos trata de ayudar, pero a nosotros nos viene a apretar la policía. Entonces Laura por ahí capaz que le dijo, porque Laura era bastante osada: bueno, decile a ese fulano que si te llega a molestar que lo voy a denunciar. Y el muchacho quizá en algún momento ante un apriete contestó: mire que a mí me dijo la señora Iglesias que si me siguen jodiendo los va a denunciar, y la respuesta sería más o menos así: Ah, sí? Esta turra nos quiere cagar el negocio? Ya nos vamos a encargar. Solo había que esperar el momento, se le quedó el auto, si venía sola ya se sabía que hacer. Y estaba sola.

El castigo al cuerpo de Laura por ser mujer

Y bueno, con los elementos terribles de castigo hacia el cuerpo de las mujeres

Manuel: La cuestión del patriarcado y el machismo es una cosa que existe, y el que la niega, no sé, es un tarado. Existe, es algo en lo que tenemos que luchar para que se termine de un buena vez y darnos cuenta que todos merecemos tener igualdad de derechos, la misma cantidad de oportunidades y terminar con estas cuestiones, a igual trabajo igual remuneración y todas las cosas que nos igualen, eso de la supremacía del macho, bueno, basta ya. No sé cómo se puede seguir sosteniendo. Yo creo que en las iglesias, en los clubes, en los sindicatos, en todos los lugares hay que empezar a actuar y hay que empezar a cambiar estas matrices, este concepto cultural del machismo, del patriarcado porque sino estas cosas van a seguir sucediendo. Tenemos que avanzar en un plano de igualdad, no va más esto.

Similitudes con otros femicidios en Miramar con la policía involucrada

LID: Y otra cosa que te quería preguntar es acerca de las similitudes con otros casos en la costa en las escenas del crimen.

Manuel: Yo tengo contacto con Gustavo Melmann y con Leónidas Mateu, sus hijas fueron golpeadas, violadas por ambas vías y estranguladas con el cordón de la zapatilla izquierda. En ambos casos los responsables fueron policías. Los policías condenados por el femicidio de Natalia Melmann en el 2012, un año antes de que pasara lo de Laura, empezaron a tener salidas transitorias. Es algo que no me cabe en la cabeza que con tan poco tiempo tras las rejas empiecen a tener salidas transitorias y sobre todo para mí siendo policías la pena tiene que ser mucho mayor, mucho más contundente. Y por otro lado, en el caso de Mara Mateu, fueron condenados dos personas: uno que era el que traía la droga a la costa y otro el que la distribuía. Pero hubo un detalle muy significativo, encontraron el chip del celular de Mara Mateu en el celular de la hermana de un policía. Tantas similitudes entre estos dos casos y el de Laura me llevan a pensar que la policía fue partícipe.

A Cuello le dictaron prisión perpetua.

Manuel: Así es.

¿Y está cumpliendo la condena?

Manuel: Sí. Está en Batán, en el sector diferenciado de evangelistas, con algunos privilegios. No estoy de acuerdo para nada con eso, en absoluto.

La justicia reconoció que fue un femicidio

Cuando se dictó la sentencia en el fallo quedó establecido algo muy importante que es que se trató de un femicidio y que también estaba relacionado con las condiciones de trabajo. ¿Es así?

Manuel: Sí.

Y también que la causa iba a seguir abierta e iban a continuar con otras líneas de investigación. ¿Eso sucede?

Manuel: La fiscal investiga todo con una inexplicable liviandad, sino se la obliga de alguna forma más contundente, yo no creo que vaya a hacer nada. Busca subterfugios, inventa pretextos como para no cumplir con lo que tiene que cumplir.

Un genocida como fiscal general

A Manuel en un momento, cansado de tanta impunidad, le recomendaron que recurra al fiscal general. Consigue una audiencia con quien era fiscal general en ese momento, Fabián Fernández Garello. Nos cuenta que se sintió muy mal tratado, tanto que no pudo ni plantear las cuestiones que había llevado anotadas de la causa que no habían sido investigadas. El fiscal, acorde al apuro que tuvo la justicia para intentar cerrar la causa, le planteó a Manuel que él no sabía qué más pretendían si ya se había conseguido la condena perpetua para Cuello. Manuel se sintió bastardeado. Unos meses después se entera que la Comisión por la Memoria había estado investigando y había denunciado a Fabián Fernández Garello por haber sido policía y haber actuado en secuestros y torturas durante la dictadura. Fue miembro de la Dirección de Inteligencia de la Policía de la Provincia de Buenos Aires (Dippba), por lo menos, entre los años 1978 y 1982. Actualmente se encuentra apartado como fiscal.

Las expectativas de Manuel

LID: Y ustedes, digo vos y el resto de la familia, ¿Tienen expectativas de lograr que se castigue a los demás responsables materiales e ideológicos del crimen?

Manuel: Mirá, yo si tengo que hablar con sinceridad me parece que no va a pasar eso. Yo voy a seguir insistiendo, voy a intentar por todos los medios, y aunque no lo logre lo que sí quisiera es que quede la denuncia, que queden expuestos todos los que ayudaron a crear esta impunidad, son copartícipes o encubridores, y son los que tienen algún tipo de responsabilidad en que las cosas queden así como están.

¿Ahora tienen otro abogado o abogada?

Manuel: Ahora Oscar De Isasi, el secretario general de ATE Provincia, se comprometió con nosotros a conseguirnos un abogado, bueno, a patrocinarnos con un abogado, así que estamos esperando esa respuesta.

A partir del crimen de Laura se realizaron jornadas sobre condiciones laborales llevadas adelante por trabajadoras y trabajadores sociales, o sea que a partir del crimen de Laura se puso mucho en el tapete, se acentuó este tema de la lucha por el cambio en la condiciones laborales dentro del Estado.

Manuel: Sí, yo, como hermano, lo que quiero es llegar a todos los responsables y a todos los culpables. Como sé que era parte de la lucha de Laura me gustaría que cambien las condiciones laborales, pero es una cosa que tienen que hacer las trabajadoras del patronato, ellas tienen que llevar adelante esa lucha.

¿Cómo van a seguir la lucha, están organizados con otros familiares de víctimas de femicidios?

Manuel: Yo estoy en contacto con familiares de otras víctimas de femicidios y vemos...justamente eso, una justicia que no está a tono, a la altura de las cosas, de los reclamos y entonces se frena, obstaculiza, es una lucha bastante ardua, bastante despareja, muy dolorosa, muy intrincada, difícil, muy difícil pero bueno, no hay que abandonarla.








Comentarios

DEJAR COMENTARIO