Internacional

BRASIL POLÍTICA

Temer plantea una “agenda popular” para contrarrestar la impopularidad de su gobierno

Con un bajo índice de aprobación, el presidente de Brasil busca crear una agenda de medidas populares, preparando ataques a los derechos de los trabajadores.

Viernes 17 de febrero | Edición del día

Con el resultado de la última encuesta de opinión señalando impopularidad récord, el equipo de gobierno de Michel Temer planea una agenda de medidas populares para intentar revertir los 44,1% de desaprobación. El jefe de Gabinete, Eliseu Padilha, junto con el equipo económico del Planalto (ejecutivo) fue encargado de planificar la agenda.

Además de la liberación de cuentas inactivas del FGTS, un fondo de retiro obligatorio, que alcanza a cerca de 30 millones de trabajadores y pone en circulación a cerca de 35.000 millones de reales, el gobierno estudia la posibilidad de aumentar el piso de exención del IRPF, similar al impuesto a las ganancias.

La renta tope para la exención todavía está en discusión, pero se difundió que el ala política del gobierno habría sugerido los 8.000 reales, valor cuatro veces mayor que los actuales 1903,98. Esta información, sin embargo, fue negada por el ministro Padilha.

La definición de la agenda se ha topado con la dificultad de acercar los intereses del núcleo político del gobierno con los compromisos asumidos por el equipo económico. Temer intenta, con estas dos medidas, ganar simpatía popular para seguir adelante en el conjunto de reformas que recortarán derechos a los trabajadores.

Subiendo el techo de exención en el IRPF, busca conseguir más espacio de apoyo dentro de los sectores de clase media, por eso su núcleo político aparece con una propuesta ansiosa de 8.000 reales para el punto de corte. Mientras tanto, la liberación de cuentas inactivas del FGTS busca alcanzar camadas más populares, aunque también favorezca a los banqueros.

La presión sobre el gobierno golpista creció luego del resultado de la encuesta divulgada ayer por la Confederación Nacional de Transporte (CNT). El índice de desaprobación del gobierno subió de 36,7% a 44,1% desde fines del año pasado a mediados de febrero, un notorio aumento de 7,4%. La aprobación del gobierno también presentó un índice amenazador, de apenas 10,4%.

La preocupación es aun mayor si recordamos que los ataques a los trabajadores recién comienzan. Según la agenda del gobierno, todavía quedan por delante recortes de derechos sensibles que alcanzarán de lleno a los trabajadores de Brasil, como la reforma previsional, que pretende aumentar la edad mínima de tiempo de trabajo para la jubilación, y todo el conjunto de reformas laborales, que buscan flexibilizar los derechos de los trabajadores.

Temer intenta soplar la herida de los trabajadores después de morderlos ferozmente con la aprobación de la reforma de la enseñanza secundaria, la constitución de un gobierno antidemocrático lleno de “amigos de larga data” y la encaminada reforma previsional, sin perder de vista el próximo bocado que herirá aun más a los trabajadores.






Temas relacionados

Michel Temer   /    Reforma previsional Brasil   /    Reforma laboral en Brasil   /    Brasil   /    Internacional

Comentarios

DEJAR COMENTARIO