Sociedad

TELETON

Teletón: ¿abrazamos la inclusión?

Como todos los años comienzan los preparativos para la Teletón, maratón televisiva que reúne millonarias cifras monetarias. ¿Cuál es el problema de fondo con esta situación?

Jueves 9 de noviembre

Cada año grandes empresarios y sus familias como los grupos Matte, Luksic o Larraín donan grandes sumas de dinero a la institución de la Teletón. Sin embargo, también gran parte de la clase trabajadora aporta a esta causa ya sea depositando “lo que pueden” o comprando los productos de dichos empresarios. Este año todo es igual, sin embargo, entre los cuestionamientos a la colusión empresarial es necesario preguntarse ¿de qué forma y quién debería apoyar a quienes tienen capacidades diferentes?

La exclusión social en el capitalismo

La doble moral de los empresarios se puede visibilizar en la precarización laboral de quienes tienen capacidades diferentes que, por lo demás, son diferentes porque se oponen a las necesidades productivas del capitalismo. Durante años hemos sido testigos de la gran precarización y exclusión laboral que enfrentan miles de personas que actualmente se apoyan en la Teletón, y no solo hablamos de los bajos salarios, sino que su expresión más clara es la infraestructura de las grandes empresas, las cuales construyen rampas para abrir sus puertas a un nuevo sector de consumidores pero no así para un nuevo sector de trabajadores.

Por otro lado, este show televisivo es una continua victimización a la comunidad que exponen como “discapacitados” cuando en realidad el problema de fondo es que sus capacidades no son funcionales a las líneas productivas de las empresas. Casi como para ganar una escalera al cielo, las familias más pudientes donan parte de sus ganancias a esta causa y otras tantas, una tendencia que en realidad pretende humanizar a las grandes marcas. Sin embargo, cabe mencionar que sus riquezas se constituyen con la explotación y precarización de millones de trabajadores, a los cuales algunos patrones incluso obligan a donar a esta causa parte del miserable sueldo que les pagan.

Y el Estado chileno, ¿por qué no se hace responsable?

Hoy en día este show mediático no es más que un intento de los grandes empresarios explotadores por lavar su imagen, donando cifras que ni siquiera sientes sus bolsillos mientras siguen evadiendo impuestos y sacando provecho de esta “noble causa” para aumentar sus ventas.

Fue una petición del Comité de las Naciones Unidas sobre Derechos Humanos de las personas con discapacidad el terminar con este circo mediático que promueve el estereotipo de las personas discapacitadas como sujetos de caridad. Asimismo, se emplazó al Estado chileno a hacerse responsable de asegurar los derechos humanos de estas personas.

Sin embargo, el Estado se sigue lavando las manos, dejando esta problemática a cargo de una institución privada. Es necesario que haya una real fiscalización a los impuestos de las grandes fortunas para mejorar de esta forma el servicio de salud público. Sin embargo es evidente que esta fiscalización no vendrá de parte de la derecha y los partidos del régimen, pues representan los intereses de los grupos privilegiados de la sociedad. Para solucionar este problema de raíz hay que afectar realmente las ganancias de los grandes empresarios.






Temas relacionados

Teletón   /   Empresas   /   Opinión   /   Sociedad

Comentarios

DEJAR COMENTARIO