Economía

GOLPE AL BOLSILLO

Tarifazos: en solo dos años con Macri, los servicios aumentaron hasta 1.600 %

Habrá nuevos ajustes de agua y gas. La quita de subsidios a las empresas fue compensada con los tarifazos. La inflación acumulada es del 85 %, pero las tarifas crecieron más.

Domingo 1ro de abril | Edición del día

Este 2018 llegó con tarifazos bajo el brazo. El Gobierno no conforme con los primeros aumentos de tarifas de los servicios públicos en 2016 volvió a la carga con nuevos precios.

El argumento oficial es reducir el gasto y para eso hay que disminuir los subsidios a las empresas. La quita fue compensada con las subas de tarifas que multiplicaron las ganancias de las compañías.

Este domingo comenzó a regir el segundo incremento del transporte público y la semana pasada se anunció una nueva suba del gas de hasta 40 %.

La inflación sigue en alza mientras los salarios se desinflan. El propio Indec estimó que en enero los salarios perdieron contra la suba de precios.

A continuación recopilamos los principales aumentos de servicios públicos desde la asunción de Cambiemos.

Transporte público

El transporte público en el Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA) desde fines de 2015 hasta la última suba que será en junio de este año tuvo un incremento de al menos 200 %, sólo si se analiza los pasajes mínimos, es decir un piso del ajuste.

El pasaje de colectivos mínimo en 2015 costaba 3 pesos y subirá a 10 pesos en junio de 2018. Una suba de 233 %.

Los pasajes de tren varían según los ramales y los tramos. Sólo observando los trayectos mínimos; los ramales Mitre, Sarmiento y San Martín costaban dos pesos en 2015 y a finales de junio de este año saldrán 6,75 pesos. Un ajuste de 238 %. En el mismo período el Roca, Belgrano Norte, Sur y Urquiza varió de un peso a 3,25 pesos (225 % más).

El subte costaba en 2015 4,50 pesos y en 2016 lo subieron a 7,50 pesos. Un alza de 67 %. Este año la audiencia pública para habilitar el ajuste será el 19 de abril. Se prevé que la nueva tarifa sea de $ 12,50, así con este precio el acumulado desde 2015 sería del 178 %.

Gas

La suba de la tarifa del gas le dio dolores de cabeza al macrismo. El ministro de Energía, Juan José Aranguren estuvo en el ojo de la tormenta por la brusca suba de las facturas. En 2016 hubo movilizaciones que expresaron la bronca por los ajustes. Ante el creciente malestar social la Corte Suprema frenó el incremento en el servicio público, el Gobierno tuvo que convocar a audiencias públicas en septiembre de 2016 y aplicó un aumento “gradual”.

Si se toma sólo el caso de Metrogas, según la resolución publicada el miércoles en el Boletín Oficial, el precio que abonan los usuarios residenciales por el metro cúbico del fluido, sin tener en cuenta la tarifa social ni los descuentos por ahorro, aumentará hasta un 40,4 %.

Según una estimación realizada por Página 12, con los nuevos valores, si en el bimestre mayo-junio un cliente residencial de Metrogas de la categoría más baja (R1) consume 80 m3, abonará 137,58 pesos de cargo fijo y 440,8 pesos de cargo variable (80 m3 x 5,51 pesos). Si se incorpora el IVA, la factura final sería de 699,8 pesos (sin considerar otros impuestos menores).

A fines de 2015, ese mismo usuario con un consumo bimestral de 80 m3 pagaba 13,55 pesos de cargo fijo y 38,4 pesos de cargo variable (80 m3 x 0,48 pesos), al sumar el IVA la factura era por 62,86 por bimestre. Con los incrementos que ya se aplicaron y el que regirá a partir de abril, ese cliente habrá pasado a pagar 699,8 pesos, un 1013 % más.

Electricidad

En febrero volvió a subir la luz. Según el ente regulador (ENRE), se trató de un aumento del 18 % que es el que deberá pagar el 90 % de los usuarios residenciales de Capital Federal y Gran Buenos Aires, y un 28 % de incremento tendrán el 10 % de los hogares, y un 15 % los comercios.

En base a datos del ENRE, si se toma como ejemplo una factura de Edesur con un consumo residencial de 300 kWh por mes, sin considerar la tarifa social (una familia tipo, consume entre 300 y 500 kilovatios/hora al mes), en febrero tendrá un cargo fijo por 51,99 pesos y un cargo variable por 446,10 pesos (300 kWh x 1,487 pesos). Al sumar el IVA pagará una factura final por 602,69 pesos (sin tener en cuenta otros impuestos menores).

A comienzos del Gobierno de Macri, el mismo usuario con el mismo consumo pagaba 4,44 pesos de cargo fijo, 24,60 pesos (300 kWh x 0,082 pesos) de cargo variable. Si se incorpora el IVA abonaba una factura de 35,14 pesos. Es decir, que desde fines de 2015 a la actualidad ese usuario tuvo un aumento de 1.615 %.

Agua

Este mes se realizó la audiencia pública donde la empresa Aysa solicitó una suba del 26 % sobre sus tarifas de servicios a partir del 1° de mayo.

Con el ajuste, la tarifa mínima mensual pasará a costar 130 pesos y la tarifa social 65 pesos, mientras que el promedio rondará en 208 pesos para el período de 30 días. Pero este no es el primer aumento. En 2016 hubo una suba de alrededor del 200 %.

Según datos de la página de AYSA, la tarifa promedio de un residencial por cada servicio (agua y desagües cloacales) pasó de 32 pesos a 131 pesos por mes de 2015 a 2016. En tanto, la tarifa mínima pasó de 25 pesos en 2015 a 83 pesos al año siguiente.

Si se incorpora el aumento pedido en la audiencia pública por Aysa para este año. La variación de la tarifa mínima de agua desde 2015 a la actualidad representará una suba del 420 %, y en el caso de la tarifa promedio 550 %.

Ataque al bolsillo

Los servicios públicos son esenciales para la vida de la población, uno no puede elegir si lo paga o no lo paga si aumenta, te cortarían servicios como la electricidad o el gas. Por este motivo, los legisladores del Frente de Izquierda en 2016 presentaron un proyecto de ley para frenar los tarifazos. Como se denunció en esa ocasión el gas, la electricidad, el agua son servicios públicos y no tienen por qué dar ganancia.

El Gobierno justificó las subas de tarifas por el atraso tarifario durante el kirchnerismo, pero no investigaron qué pasó con los millones de pesos que en los años anteriores las empresas se llevaron en subsidios, degradando la calidad del servicio.

Los tarifazos continúan y los servicios no mejoraron, los cortes de luz afectaron en el verano, se viaja hacinado en los colectivos y trenes, mientras se paga más caro las facturas y los boletos.

La suba de tarifas provocó una disminución del poder adquisitivo de los salarios. Según Alejandro Amor, Defensor del Pueblo de la Ciudad Autonóma de Buenos Aires, “más del 40 % del sueldo se destina al pago de servicios públicos, incluido el transporte”.

El salario real se recuperó levemente en 2017, tras el derrumbe de 2016, pero cuando se compara con el promedio 2015, el salario real en 2017 estuvo 4,4 % por debajo, según estimaciones de La Izquierda Diario. Una situación que será más crítica si el Gobierno logra imponer su techo salarial del 15 % en las paritarias de este año con nuevos tarifazos y una inflación que no da tregua.

La suba de tarifas fue superior a la inflación de estos años. La inflación de CABA, según datos de la Dirección General de Estadística y Censos porteña, acumuló desde diciembre de 2015 a febrero de este año una suba de aproximadamente el 85 %, mientras los tarifazos duplicaron en muchos casos este aumento.

Mientras el salario se erosiona, las ganancias de las empresas de estos servicios aumentaron exponencialmente gracias a los tarifazos. Las empresas están de fiesta en el gobierno de ricos.

Te puede interesar: Empresas de gas y luz registran millonarias ganancias tras los tarifazos








Temas relacionados

Tarifazo   /    Juan José Aranguren   /    Salario real   /    Mauricio Macri   /    Transporte   /    Inflación   /    Economía Nacional   /    Economía

Comentarios

DEJAR COMENTARIO